fbpx
LocalPortada

Sufre una grave crisis de ansiedad en pleno juicio y se aplaza

Los procesados son un matrimonio y su hijo por un delito de alzamiento de bienes

Una grave crisis de ansiedad sufrida por la acusada de un procedimiento judicial ha obligado a la Audiencia Provincial ha suspender y aplazar un juicio en la mañana de este martes. Se trataba de un presunto delito de alzamiento de bienes por el cual se acusaba a un matrimonio y su hijo de cometer algunas irregularidades con bienes que les habían sido embargados.

 

La Audiencia Provincial de Salamanca acogía el juicio contra un matrimonio, A.G.G. y F.G.H., y su hijo mayor de edad, A.G.G., cuando la mujer comenzó a sentirse indispuesta.

El procedimiento ha tenido que ser aplazado debido a que el médico forense que la atendió consideró que no estaba en plenas facultades para decidir si quería participar en la prueba testimonial o si continuaban sin su presencia.

La crisis de ansiedad que sufrió fue tan grave que apenas podía reaccionar a los intentos de sus familiares por tranquilizarla.

A los tres acusados se les atribuye un delito de alzamiento de bienes. Tras cosechar una deuda de más de 50.000 euros con Agrosalamanca con motivo de una alpacadora, se cree que el acusado, A.G.G., traspasó piezas de esa alpacadora a otra de su hijo después de que se le embargara en diciembre de 2014.

Del mismo modo, pidió un crédito al banco ofreciendo como aval las ayudas de la PAC, que también le fueron embargadas. Por último, vendió su ganado bovino, compuesto por unos 40 animales, a pesar de que su explotación agraria estaba embargada.

Debido al incidente, el único interrogatorio que se pudo llevar a cabo fue el del marido ante las preguntas del Ministerio Fiscal, por lo tanto se desconoce la versión de los otros dos acusados.

Lo que A.G.G. ha afirmado es que la pieza que quitó de la alpacadora era suya y no venía con ese modelo, por lo que se la instaló a la otra que ya tenían. Por otro lado, argumentó que llevaba más tiempo vendiendo su ganado debido a que le daba pérdidas y que no tiene nada que ver con el embargo de la explotación.

La pena que se pide para el matrimonio es de tres años de prisión para cada uno de ellos más el pago de una multa durante 18 meses a razón de diez euros por día, mientras que para el hijo se piden dos años de cárcel más el pago de una multa durante 12 meses a razón de seis euros por día. Se entiende que fueron sus progenitores quienes realizaron la actividad delictiva, aunque en el juicio se ha expuesto que ella desconocía las operaciones y simplemente figuraba como titular.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Lo que pasa que las FARC respondan a una realidad del campo colombiano y de toda latinoamrica en realidad, donde nunca se ha hecho una reforma agraria en condiciones. Y hay que recordar que cuando intentaron defender sus ideas polticamente la masacre de sus afiliados les oblig a volver a las armas No soy en absoluto simpatizante de las FARC, pero las cosas deben considerarse en su contexto. De la misma forma, no es lo mismo en mi opinin que un seor feudal matara a 10 campesinos que el alzamiento de estos y la muerte del seor feudal. Porque el punto de partida es una explotacin feudal y, si bien esto no justifica el asesinato, si lo hace ms entendible. Y la solucin debe pasar por terminar con la violencia, pero tambin por dar voz y respuesta poltica a las necesidades de los explotados customer essay

Deja una respuesta

Botón volver arriba