Local

Internet, la fábrica de ‘fake news’

Estudios afirman que las noticias falsas reciben un 70% más de interacción que las noticias verídicas

 

Internet es una fábrica de noticias falsas. Según diversos estudios, las llamadas ‘fake news’ se difunden con más rapidez y amplitud que las informaciones verídicas debido a su naturaleza impactante. Las hay de todos los colores y categorías de información, desde política, terrorismo, finanzas, prensa rosa o salud.

Las redes sociales como Twitter favorecen que estos bulos se expandan, ya que se ha probado que su contenido recibe un 70% más de interacción que las noticias convencionales. Es por ello que multitud de gobiernos y organizaciones de todo el mundo están adoptando medidas para localizar estas noticias falsas y evitar que se propaguen.

Los ejemplos de bulos que todos tenemos en nuestra memoria reciente son relativos al proceso independentista catalán, en el cual se afirmaba con pruebas falsas que los niños estaban siendo adoctrinados en centros educativos o que los ataques policiales habían generado diversas heridas graves en civiles. Toda esta información fue difundida por más de 4.000 bots que actúan en Internet.

De hecho, Fundéu eligió el término “posverdad” como palabra del año 2016. Y es que hasta el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, hizo uso de los bulos para hacer campaña electoral. Sin ir más lejos, llegó a afirmar que su antecesor, Barack Obama, no era verdaderamente estadounidense y que una “fuente extremadamente creíble” señalaba que su certificado de nacimiento era un fraude. Evidentemente, no es así.

Precisamente fue Obama el protagonista de otro de estos bulos. Cuando el expresidente de EEUU visitó Cuba, se viralizó una supuesta frase que Fidel Castro había formulado en 1973, “Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un Papa latinoamericano”. No existen fuentes oficiales que afirmen que el líder cubano realmente dijera eso, pero a los usuarios les encanta una buena predicción.

Otro de los bulos más curiosos y originales de Internet comenzó en 2014 e implicaba a unos de los personajes más adorables de la animación, los Minions. Se aseguraba que el término provenía de cómo llamaban los alemanes a los niños judíos usados por los nazis para sus experimentos. Aquello no era cierto y, además, la imagen que acompañaba a la información pertenecía a unos submarinistas británicos cuyo traje se parecía al diseño de los personajes amarillos.

España tampoco se salva

En España, uno de los bulos que se hicieron más famosos en Internet fue el de una joven de Cáceres que se aseguraba había ganado las Olimpiadas de Física y Química 2018, pero que, como no era futbolista, no saldría en los medios. Podría haber sido cierto, pero la imagen que acompañaba al texto pertenecía en realidad a una conocida actriz porno y la joven en cuestión ni existía ni había ganado semejante título. Normal que no saliera en los medios.

Afortunadamente, la verdad se destapó inmediatamente y aquel bulo acabó convirtiéndose en una broma más de la red de la que muchos usuarios participaron subiendo imágenes de personajes y asociándoles un mérito claramente ficticio. No obstante, no siempre ocurre así y en muchas ocasiones no se expone la mentira de la información y pasa como cierta.

Esto es especialmente común en las noticias falsas que circulan sobre salud y alimentación. Es fácil desmentir información sobre políticos o personajes famosos, pero no tanto sobre asuntos más especializados que requieren cierto nivel de conocimientos en la materia.

Algunos de los bulos relacionados que han sido destapados han sido el que afirma que la leche que se caduca sin vender es re-pasteurizada y re-envasada, que algunas latas de bebida pueden causar la muerte por leptospirosis debido a la orina de ratas, que los imanes de nevera favorecen la aparición de cáncer o que el Actimel provoca que el organismo deje de fabricar L. Casei.

Eso sí, hay noticias falsas que son claramente identificables. Por ejemplo, todas aquellas informaciones conspiranoicas que comienzan con “este es el vídeo que cierta organización no quiere que veas” o “el remedio natural contra tal enfermedad que las farmacéuticas te ocultan”. Del mismo modo, cualquier concurso similar a “regalamos cientos de móviles de última generación que no podemos vender” es falso.

Existen cientos de artículos de múltiples medios que ayudan a diferenciar una ‘fake new’ de una información verídica, por lo que cada vez es más difícil ser engañado. Sin embargo, día a día se nos siguen colando bulos cuyo único objetivo es generar polémicas o deslegitimar a personas y organizaciones. Es necesario permanecer siempre alerta y contrastar la información en diferentes fuentes.

Por: Paula Castro Morán


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba