LocalPortada

En grave riesgo un servicio del hospital de Salamanca que atiende a más de 800 pacientes

El futuro de la unidad de Foniatría y Logopedia y el servicio de implante coclar de nuestra ciudad va a sufrir un "varapalo de gravísimas consecuencias", explica José Manuel Gorospe, medico foniatra de la Unidad

 

Hace 46 años, Salamanca fue la primera ciudad en tener una Unidad de Foniatría y Logopedia en España. Además, fue un lugar de referencia a nivel nacional por ser pionera en el implante coclear. En la actualidad, lo es en Castilla y León. Pero nada de esto importa ya, porque todo esto está en grave riesgo de que desaparezca. Ello afectará a más de 800 personas, desde niños de 11 meses a personas de más de 80 años.
«Atentar contra un programa como el implante coclear es peligroso, es vital, ya que merma la calidad de vida de una persona con deficiencia auditiva». Así de contundente se muestra Jose Manuel Gorospe, medico foniatra de la Unidad de Foniatría y Logopedia de Salamanca.

Además de preocupado por el devenir de la unidad y del programa de implante coclear, Gorospe está desconcertado porque las autoridades están «tomando decisiones sin saber qué patologías estamos tratando, ni a cuántas personas les afecta».

José Manuel Gorospe, médico foniatra de la Unidad de Foniatría y Logopedia del Hospital Universitario de Salamanca.

Comenta que de vez en cuando se pasaba por la Unidad una supervisora, pero «desde hace años no tenemos una reunión con el Servicio de Enfermería». Lo malo es que este hecho no ocurre solo en Salamanca o Castilla y León, es «común en toda España».

Gorospe explica que las autoridad, y eso que hay consenso en todos los partidos, no han querido consolidar la especialidad de Foniatría. Aunque como él también señala, desde 1985 no se ha creado ninguna especialidad, salvo la de Admisión y Documentación. En España hay una falta de regulación de todas las especialidades.

Quizá aquí radica el problema, que al no haber una plaza de especialista, sea más sencillo ‘cargarse’ la Unidad.
Repasemos la andadura de la Unidad de Foniatría y Logopedia de Salamanca. Cuando comenzó trabajaban en ella 9 logopedas, tres foniatras y un psicólogo. (Hay una placa en el centro de Garrido que lo indica). Paulatinamente, fue mermando y en la actualidad, entre bajas y reducción de plantilla, hay tres logopedas y uno que alterna Béjar y Salamanca y un foniatra, Joseba Gorospe, ni rastro del psicólogo.

¿Qué consecuencias tiene esta merma para los pacientes?
Somos el único equipo de Foniatría y Logopedia del Sacyl en Castilla y León. Aunque hay una dedicación especial al programa de implante coclear, toda la patología del lenguaje, habla, voz y audición tiene la misma relevancia. A lo largo de los últimos años hemos conformado un equipo multidisciplinar que comparte  competencias de manera eficaz, aun teniendo en cuenta las graves limitaciones de personal que venimos sufriendo.

Gorospe asegura que hay una falta de interesa hacía la patología del lenguaje por parte de las autoridades y pone el ejemplo de las personas que han sufrido un ictus. «Es necesaria la rehabilitación física, pero se olvidan de la afasia que padecen, que obliga a estos pacientes a no poderse comunicar y es esencial para su recuperación. Si es importante para un adulto, imaginen lo que es para un niño no poder comunicarse».

Futuro de la Unidad de Foniatría y Logopedia

Como consecuencia de los concursos de traslados de este mes, la Unidad de Foniatría y Logopedia del Hospital Universitario de Salamanca va a sufrir un varapalo de evidentes y gravísimas consecuencias. El día 14 de octubre cesaron al médico foniatra, José Manuel Gorospe, y está por especificar los logopedas que serán desplazados en relación con el concurso correspondiente. «A mí me han dicho que me hacen un contrato hasta finales de año. Los padres que se han enterado están pidiendo citas», puntualiza.

Gorospe cuenta que hace unos años les decía la dirección de enfermería: ‘Algo que funciona bien no vamos a ponerlo en riesgo’. «En ese momento pensamos que se referían a nuestro equipo».

Un niño con un implante coclear.

Escuela de Foniatría

Salamanca fue pionera en tener una Escuela de Foniatría, el Insalud, (Ministerio de Sanidad) aseguró en 1991 que era una buena forma de regular la especialidad de Foniatría. «Nos engañaron, también a los gerentes de los hospitales, porque nunca se formalizó la plaza de foniatras. Estoy en una posición de indefensión, cuando llevo 31 años formándome y no sabemos qué va a suceder».

¿Cómo están los pacientes?
Preocupados. Tenemos pacientes de implantes cocleares de 11 meses que necesitan un seguimiento de por vida, al igual que los otros implantados, por lo que están muy disgustados.

¿De cuántos pacientes hablamos?
De más de 800 personas. Tenemos lista de espera, pero como no tenemos personal, solo estamos respondiendo a los casos urgentes. Con la situación actual, no sé qué va a pasar con estos pacientes. No quiero poner la lápida al muerto antes que fallezca, porque tengo la confianza que Alfonso Montero, director general de Asistencia Sanitaria, obre a favor de la continuidad de la Unidad.

¿Qué proponen?
Proponemos la creación de la categoría profesional de médico foniatra en el Estatuto Jurídico del Personal Estatutario de Castilla y León. También, defender la continuidad de todos los logopedas actualmente implicados en el programa de implante coclear. A lo largo de los últimos años se ha reducido la plantilla de 10 a 4 logopedas. Y por último, es imprescindible que el concurso de traslados se resuelva incorporando nuevos logopedas sin afectar la estabilidad de los actuales.


Noticias relacionadas

3 comentarios

  1. Un servicio,, genial y muy importante para todos los ciudadanos salmantinos muy necesario una pena que esté tan lejos del hospital unos profesionales excepcionales

  2. Llevo mas de 40 años con el servicio foniatría y logopedia del hospital clínico de salamanca y tengo implante coclear. Gracias a ellos he podido hablar perfectamente como un oyente, gracias a ellos que puedo escuchar y oir con el implante coclear…..No deben cerrar este gran servicio que es una gran ayuda para las personas sordas y , sobre todo, los niños sordos. No mas discriminación hacia las personas sordas. NO DISCRIMINACION COMUNICATIVA, POR FAVOR. Hay que luchar a gritos entre todos debemos apoyar para seguir este buen servicio. Raúl.

  3. una pena
    hace bastantes años mi marido tuvo un tratamiento en foniatria, creo recordar que
    estuvo con el Dr.Málaga y tiene muy buenos recuerdos de su tratamiento y del personal y el resultado maravilloso mejoró su calidad de vida
    no entiendo que se quiten estas especialidades
    lo dicho:UNA PENA

Deja un comentario

Botón volver arriba