Local

Los mejores motivos para visitar Salamanca

Cada año la ciudad acoge a miles de turistas que pasean por sus calles con el único objetivo de conocer el alma del lugar

Se acerca el otoño, y con él las personas comienzan a preparar pequeñas escapadas de fin de semana o de algún puente. Las ciudades del interior suelen ser las más visitadas cuando se va el calor, pues su gastronomía y clima invitan a pasear libremente por ellas.

 

Este es el caso de Salamanca, ciudad española que se encuentra en la comunidad autónoma de Castilla y León, específicamente en la comarca del Campo de Salamanca, en plena meseta Norte, cuadrante noreste de la península Ibérica. Es una ciudad muy antigua que data de hace más de 2700 años. Esto ha hecho que en ella se encuentren restos y monumentos que atraen cada año a miles de turistas.

Existe infinidad de razones por las cuales visitar esta ciudad. Sus monumentos y gastronomía son los puntos fuertes, de hecho fue en el año 1998 cuando la “ciudad vieja” fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Razones por las que visitar Salamanca

A continuación se elaborará una lista con los lugares más curiosos y emblemáticos, que hacen que todo el que la visite quiera volver. A través de la voyage prive se podrá encontrar todo lo necesario para viajar a esta maravillosa ciudad.

Curiosidades de varios lugares

Casi todo el mundo ha oído hablar de la rana que se encuentra en la Universidad de Salamanca, cuya leyenda dice que si la encuentras aprobarás todos los exámenes. Otra de las curiosidades es que hay una escultura pequeña de un astronauta en la Catedral y un dragón comiendo helado.

Los monumentos de la ciudad están plagados de pequeños detalles como este, como el de un ángel cabalgando un dragón, el de una cigüeña o un mono. Muchas personas se pasan los días buscando y fotografiando estas llamativas figuras, pues son un gran reclamo en la ciudad.

La gastronomía

El Jamón de Guijuelo es una delicia gastronómica, y nadie se puede ir de la ciudad sin probarlo. Lo mejor es acompañarlo con un buen plato de chorizo, salchichón, lomo y un buen vino.

Hay otros manjares menos conocidos, como el farinato, que es un embutido típico de Ciudad Rodrigo, o la jeta asada, que se puede degustar en muchos otros sitios, aunque la más famosa es la que se sirve en el bar La Viga.

Las fiestas y el ambiente estudiantil

La fiesta nocturna no tiene fecha en el calendario. No importa el día de la semana, allí siempre se podrá encontrar un bar abierto donde tomar algo con los amigos.

Si se visita la ciudad durante el curso universitario, se confirmará que las largas noches de fiestas salmantinas son las más populares del país. Son para todos los públicos, no importa la edad que se tenga, en Salamanca siempre se encuentra un local para cada generación.

Aquí no hay playa

Si eres de los que le gusta recorrer España en verano, pero eres más de centro que de costa, Salamanca es la mejor ciudad. En ella no se encuentran los “típicos” turistas de playa. Aunque si se echa de menos, siempre se pueden acercar a las orillas del río Tormes, allí se puede pasear, jugar con los niños, montar en bici o dar un paseo en barca.

Los atardeceres

Los atardeceres desde el Puente Romano cautivan a todos los que por allí pasean. Mientras cae el sol, la piedra de las catedrales tienen un romántico color que impresiona día tras día.

Este sencillo gesto de la naturaleza se ha convertido es uno de los grandes reclamos de la ciudad, debido a cómo se dibujan las luces y las sombras en los diferentes monumentos de lugar.

La famosa Universidad y su Tuna

Existe un dicho popular que dice así: “el que quiera saber, que vaya a Salamanca”. La Universidad de Salamanca cuenta con más de 800 años de historia y ha visto pasar por sus aulas a alumnos brillantes, como Unamuno, Fernando Rojas y Nebrija.

Si no se tiene la suerte de estudiar allí, lo único que se puede hacer es pasear por ella, buscar la famosa rana antes mencionada y respirar la esencia del lugar que emana saber. Al caer la noche se puede encontrar la Tuna, un grupo de chavales vestidos de manera peculiar, que se dedican a cantar por diferentes zonas acompañados de su bandurria.

La Plaza Mayor

Es un espacio urbano que se convirtió en el centro de la vida social de la ciudad. Actualmente es uno de los grandes reclamos debido a su belleza. Tal es su historia que fue declarada monumento histórico-artístico de carácter nacional en 1973.

La funcionalidad de la plaza ha ido cambiando a lo largo de los siglos y en la actualidad es un punto turístico, donde se puede hacer un alto en el camino y comer en alguno de los restaurantes que allí se encuentran. Es un lugar mágico y una de las razones por las que los turistas siempre quieren ir a Salamanca.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba