Cosas de la vida

El Capea: “En una corrida, la sensación de soledad que tienes es impresionante”

El torero se encuentra en la finca familiar ‘Espino’ en Salamanca. Allí, se respira el toro. Hay pinturas, esculturas, trajes de luces, capotes y fuera braman los toros de la ganadería familiar que pastan tranquilamente en la dehesa.

¿Cómo se vive el mundo taurino desde dentro?

Pedro Gutiérrez Lorenzo, El Capea: Se pasa muchísimo miedo, que sólo lo siente la familia. Hay noches que dices: ‘Hasta aquí’. También tienes unos entrenamientos muy duros. Torear no es sólo ponerte el traje de luces, para ello hay que estar muy bien física y mentalmente, porque pueden surgir muchas cosas durante una corrida. Todo esto requiere de una gran preparación.

Ustedes son atletas de elite…

El Capea: No diría tanto, pero los toreros somos personas muy preparadas físicamente. Yo corro 10 kilómetros todos los días, toreo de salón más de una hora diaria, juego al frontón, toreo vacas en el campo… Fíjate si es duro el entrenamiento que este año un compañero, Rubén Piñar, sufrió un golpe con un toro cuando entrenaba y estuvo en coma varios días. Y es que, en el campo matas toros, que aunque se despuntan, siguen teniendo la misma fuerza y te puede partir una mano, una costilla, una vértebra… Te juegas la vida, menos que en una plaza, pero hay peligro. Mi vida está dedicada al toro bravo. Ahora, los únicos que le quita tiempo son Paulina y el niño.

En esa preparación, ¿usted ve corridas, como hacen los entrenadores de fútbol con los partidos?

El Capea: Sí, veo corridas en las que toreo yo y también corridas de toros que voy a lidiar. Ahora mismo estoy viendo corridas con ‘Victorinos’, porque el día 16 de agosto me encierro en la plaza de toros de Vitiguidino con seis toros de esta ganadería para celebrar mis 10 años de alternativa. Así estudiaré todos los detalles desde que salen los toros hasta que se lo llevan.

¿Cuidan la alimentación?

El Capea: Sí, porque si coges cuatro o cinco kilos luego cuesta perderlos. Lo que sí hacemos es una dieta muy equilibrada, en mi caso como un poco de todo, pero me privo de muchas cosas.

¿Por ejemplo que no prueba?

El Capea: Me encantan los donnus, pero sólo me permito cuatro o cinco al año. Y el cocido, pero también sólo como uno o dos al año. Intentas tener una dieta muy, muy equilibrada.

Pedro Gutiérrez 'El Capea' en la sala donde están las cabezas de los seis 'victorinos' que mató su padre 'El Niño de La Capea'.
Pedro Gutiérrez ‘El Capea’ en la sala donde están las cabezas de los seis ‘victorinos’ que mató su padre ‘El Niño de La Capea’.

Se habla mucho de la soledad de un torero…

El Capea: En una corrida, la sensación de soledad que tienes es impresionante. No la puedes comparar con nada en el mundo. He estado muchas veces solo en el campo, tanto aquí como en México, pero estar frente a un toro, que le escuchas la respiración, los pasos…, esa sensación es indescriptible, porque el más mínimo problema que te platee el toro, la más mínima dificultad, todo lo tienes que solucionar tú, no hay nadie más. Cualquier decisión que tomes, acertada o equivocada, es tuya. A mí me encanta, es una subida de adrenalina increíble, pero estás solo. Aunque oyes al público, porque hay que escucharlo, esto es un espectáculo donde hay toro, torero y público, estás tu solo en el ruedo.

Esa soledad se multiplicará por seis el día 16 de agosto cuando celebre sus diez años como matador.

El Capea: Sí, no me quiero imaginar lo que será encerrarme con seis ‘Victorinos’, más que nada porque es la primera vez en mi vida que mato una corrida completa.

Será una corrida benéfica. ¿A quién o a qué organización irá destinada la recaudación?

El Capea: Porque sé que hay muchas familias que están pasando necesidades reales, que llega fin de mes y no tienen para comprar comida. Esta corrida es un reto personal y por eso, quería que esos beneficios económicos revirtieran en familias que los necesitarán y así será. Afortunadamente, he sido un privilegiado y no me ha faltado nunca nada, pero sí sé que hay muchas personas que lo están pasando muy mal en estos momentos. Por eso, en la medida en la que pueda, quiero aportar mi granito de arena.

¿Quién lo acompañará en el callejón?

El Capea: Espero que esté mi padre y Matías Tejela, mi amigo del alma, pero va a ser una tarde en la que voy a estar solo. Si Dios quiere y me da fuerzas saldrá todo muy bien, pero tengo que mentalizarme de que estaré solo.

¿Y en tendido?

El Capea: ¡Cuántos más mejor! Así, recaudaremos más.

 

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba