Cosas de la vida

El preso ‘resucitado’ en la cárcel de Asturias pide una indemnización al Estado

Se certificó su fallecimiento en el centro penitenciario

Gonzalo Montoya, el preso que fue dado por muerto en la prisión de Asturias en 2007, ha pasado al contraataque y ha anunciado que demandará al estado.

 

Le pide una indemnización de 50.000 euros por los daños psíquicos y morales que sufrieron él y su familia tras aquel episodio.

Fue una cadena de negligencias que estuvieron a punto de costarle la vida realmente.

Los hechos ocurrieron el 7 de enero de 2018 cuando en el recuento matinal los funcionarios vieron que estaba inmóvil y con baja temperatura en su celda.

Avisaron a los servicios médicos del centro penitenciario que certificaron su muerte. Se metió su cuerpo en una bolsa de plástico para cadáveres y los servicios forenses se lo llevaron para hacerle la autopsia. Cuando lo pusieron sobre la mesa sintieron gruñidos y que se movía, comprobando que estaba vivo.

El abogado del resucitado considera que la inspección del médico de la prisión fue superficial y precipitada, y que le habría bastado con hacer un electrocardiograma para ver que estaba vivo.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba