LocalPortada

Los universitarios de Medicina: «Angustia, dolor, no me dejan ser doctor»

Un millar de universitarios se han concentrado frente a la facultad de Medicina para protestar sobre la modificación del número de créditos en primera matrícula en los grados de Medicina y Odontología

 

Un millar de universitarios de Medicina y Odontología ‘toman’ la Facultad para protestar sobre la modificación del número de créditos en primera matrícula en sus respectivas carreras.

 

Durante la protesta se escucharon consignas y lemas como:

  • No hay sitio pa’tanto enchufismo.
  • Decano, la lucha sin fonendo si se escucha.
  • Si somos el futuro ¿Por qué no dan por culo?
  • Dejad las tijeras para cirugía.
  • Nuestra docencia es una urgencia.
  • Este es el cante de los estudiantes.
  • No somos todos, faltan los créditos.
  • Esto es indignante, deshaucio al estudiante.
  • Angustia, dolor, no me dejan ser doctor.
  • No nos exportes con los recortes.
  • Vende un riñón, pagarás la matriculación.

Un plan de modificación de la actual normativa de matriculación en los grados de Medicina y Odontología ha llevado este martes a un millar de alumnos a protestar frente a la facultad de Medicina. Este plan contaba, entre sus medidas, con la reducción del número de crétidots de primera matrícula de 72 ECTS, tal y como se ha venido haciendo en cursos pretéritos, hasta los 62 ECTS.

Desde la delegación de estudiantes de medicina y odontología se han llevado a cabo una serie de reuniones con Decanato y Vicerrectorado de Políticas Académicas y participación social, todas ellas con resultados insatisfactorios para los alumnos, para tratar de negociar esta situación y buscar un beneficio para ambas partes.

«Es por ello, que el pasado 4 de marzo un grupo de alumnos constituidos en asamblea, decidimos realizar una nueva serie de negociaciones con Decanato. El 6 de marzo se envía un documento informativo para abrir de nuevo la vía de la negociación y el diálogo por parte del alumnado. «En vista de la falta de respuesta, se ha llevado a cabo una recogida de firmas en la Facultad que ha obtenido como resultado un total de 1.074 firmas de estudiantes de grados de Medicina y odontología en tan solo una semana«, explican en el manifiesto los estudiantes.

De este modo, quieren hacer visible la negativa por parte del alumnado a esta nueva medida y la capacidad de movilización del estudiantado ante esta situación que consideran injusta.

Los alumnos de Medicina protestaron por el despropósito que prevén para el próximo curso, en el que podrían matricularse de hasta 72 ECTS de primera matriculación (exceptuando el primer curso, siendo este de 60 ECTS). Pero con la nueva normativa solo podrían matricularse de 62 ECTS de primera matrícula a partir del segundo curso.

¿Que implica esta medida?

Esta medida puede alargar los años de estudio de los estudiantes de Medicina de la Usal, lo que supone un incremento del esfuerzo económico que las familias tienen que hacer, tanto por el gasto que supone vivir un año más en la ciudad, como por las posibles matriculaciones de asignaturas suspensas con un precio de 45,38€, 98,32€ y 136,14€ el crédito para las segundas, terceras y siguientes matrículas. Es decir, una asignatura suspensa en este Grado costaría entre 136,14€ y

635,32€ para una segunda matrícula, entre 294,96€ y 1376,32€ para una tercera matrícula y entre 408,42€ y 1905,96€ para las siguientes matriculaciones.

Igualmente, existirían grandes dificultades para los estudiantes que hacen un Erasmus o un Sicue, así como también para quienes vienen haciendo un traslado a la Universidad de Salamanca, ya que esta medida alargaría un año más la financiación del Grado. Además, los estudiantes de la Usal tendremos menos tiempo para preparar el MIR al no poder ir eliminando materia durante los cursos anteriores y no permitiendonos tener un sexto curso más ligero.

También cabe mencionar las claras deficiencias estructurales y la carencia de recursos que sufre la Facultad de Medicina. «Tenemos que afrontar casi 2000 euros por el pago de nuestras matrículas, ya que las matrículas de las universidades de Castilla y León son las terceras más caras del país y apenas contamos con profesorado para nuestras prácticas», explican.

 

Noticias relacionadas

Botón volver arriba