Provincia

Tenebrón y la curiosa historia de una promesa de hace 80 años

El manto de luto que viste la Virgen de la Soledad en su procesión del Viernes Santo fue una promesa de una madre porque su hijo volviera sano y salvo de la Guerra Civil

 

Hace 80 años, allá por 1939, una madre, Felipa García, muy devota de la Virgen de la Soledad de Tenebrón, le pidió que si su hijo, José Antonio Sánchez volvía sano y salvo de la Guerra Civil, le compraba un manto de luto.

Su hijo volvió de la Guerra Civil y su madre cumplió su promesa. El manto que luce desde hace 80 años la Virgen de la Soledad en la procesión de Viernes Santo en Tenebrón es el que mandó realizar Felipa García hace 80 años.

Es la única imagen que recorre las calles de Tenebrón en procesión en Semana Santa. Esta talla, junto con la del patrón del pueblo, San Ceferino, son las dos representaciones más antiguas de la parroquia. Actualmente, nadie conoce su origen, pero los vecinos más viejos oyeron contar a sus padres y abuelos que ya estaban en la parroquia cuando ellos eran pequeños, por lo que pueden tener casi dos siglos.

Los vecinos de Tenebrón procesionan por las calles del pueblo con la Virgen de la Soledad el Viernes Santo.

Indagamos un poco en la historia de los donantes y conocemos que el Hijo de la devota, José Antonio, llegó a ser un alto mando del ejército y terminó su carrera militar en Madrid. Tuvo una hija, pero vendieron todas las posesiones que tenían en Tenebrón y no se ha vuelto a saber de ellos. Lo que sí se conoce es que la benefactora del manto, Felipa García, está enterrada en el cementerio de Tenebrón, pero no hay familiares viviendo en el pueblo.

El manto es de seda y bordado con corales negros, lo adorna una puntilla de encaje blanco en derredor.

Los vecinos de Tenebrón siempre han visto vestida a la Virgen de la Soledad con este manto de luto los Viernes Santos que regaló hace 80 años una madre agradecida.



Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba