Local

Nueva campaña de alcohol y drogas de la Policía Local

Controles especiales en la ciudad y la provincia entre los días 3 y 9 de junio

La Policía Local de Salamanca llevará a cabo entre los días 3 y 9 de junio una nueva campaña especial, intensiva y aleatoria para controlar las tasas de alcoholemia y drogas en la conducción. Estos controles se suman a los que, de forma habitual y periódica, se efectúan en el término municipal y suponen un incremento de las acciones preventivas en la materia, en coordinación directa con la Dirección General de Tráfico, informaron desde el Consistorio salmantino.

 

Según los datos aportados, durante 2017, el 33 por ciento de los conductores fallecidos y examinados por el Instituto Nacional de Toxicología, resultaron positivos a alcohol, drogas o psicofármacos. Si se consiguiera erradicar el consumo de alcohol y las drogas en la conducción podrían evitarse más de mil muertes anuales. No obstante, como apunte alentador, hay que señalar que el cambio de comportamiento y sensibilización de la ciudadanía en general hizo que el porcentaje de positivos en controles preventivos o aleatorios de alcohol y drogas descienda de una forma notable en el último decenio, pasando del 5,1 por ciento al 1,4 por ciento.

Aparte del alcohol, casi un 15 por ciento de los conductores se pone al volante tras haber consumido alguna sustancia o droga de abuso que puede afectar la capacidad para desarrollar una conducción segura. El cannabis y la cocaína son las dos sustancias más frecuentemente detectadas. El incremento de estos controles pretende reducir, en la medida de lo posible, la incidencia negativa que el consumo de alcohol y drogas tiene en zona urbana, especialmente durante los fines de semana y en determinados lugares próximos a locales de ocio. Resulta necesario vigilar y controlar las tasas de alcoholemia y drogas en el ámbito local con el objetivo de mejorar los niveles de seguridad vial. En las ciudades, el alcohol y las drogas suponen un riesgo añadido para los peatones, como usuarios de las vías que comparten el espacio público.

Según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Toxicología, el alcohol y las drogas de abuso suponen también un riesgo para los peatones, como demuestra el hecho de que la mitad de los viandantes fallecidos presentaron tasas positivas.

Los límites legales

El control de las tasas de intoxicación de los conductores se realizará de acuerdo con los preceptos establecidos en el Reglamento General de Circulación, cuyo artículo 20.1 establece que ningún conductor de vehículos podrá circular con una con una proporción de alcohol en aire espirado de 0,25 miligramos por litro. Estos límites se ajustan todavía más cuando se trata de conductores noveles, con menos de dos años de antigüedad, o cuando se conduzcan vehículos destinados al transporte de viajeros, mercancías o servicios especiales; en todos estos casos los límites quedan fijados en 0,15 miligramos por litro de aire espirado.

La negativa a someterse a los controles de alcoholemia y drogas está tipificada como delito en el Código Penal, que prevé incluso penas de prisión por este motivo. La Ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, quedando excluidas las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Esta infracción está castigada con una sanción de 1.000 euros y la detracción de 6 puntos. Cuando se denota que la ingesta de alcohol o drogas tuvo repercusión o influencia en la conducción, las denuncias se tramitarán siempre por la vía penal, tal y como se recoge en el artículo 379.2 del Código Penal.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba