Local

El 97% de los contratos del Ayuntamiento de Salamanca no pasarán por el pleno

PP y Cs vacían sus competencias y las transfieren a un órgano donde no está la oposición

PP y Ciudadanos han acordado devolver a la junta de gobierno local del Ayuntamiento de Salamanca todas las competencias que en la pasada legislatura se delegaron en el pleno municipal en aras de una mayor transparencia y participación. Esto supone, entre otras cosas, que el 97% de los asuntos relacionados con la contratación no pasarán por el pleno y se gestionarán en la junta de gobierno local, en la que en la legislatura que acaba de comenzar solo hay ediles del PP y Cs.

 

Precisamente, el traspaso de competencias de la junta local al pleno fue una de las exigencias de Cs a Mañueco para dejarle seguir como alcalde en 2015. Los portavoces de los cuatro partidos con representación en el pleno tuvieron un sitio en la junta de gobierno local.

Ahora que Cs se ha agenciado cargos y sueldazos y ha entrado en el equipo de gobierno se desdice de aquellas proclamas en favor de la transparencia y la participación y se ha repartido los asientos con el PP, excluyendo al PSOE y Ganemos.

El portavoz de Cs, Fernando Castaño, explicó del siguiente modo su cambio de postura. “Ahora, dada la composición del gobierno es lógico que esas competencias vuelvan a la junta por razones de eficacia, simplicidad y de mayor concreción, un mayor sentido, en resumen, una mayor eficacia en cuanto a las propuestas que se llevan al pleno, porque, eh, si bien, eh, en su día hace cuatro años entendimos dada la necesidad de dar mayor visibilidad a todas las decisiones que se tomaban desde este ayuntamiento, entendíamos que ello tenía una serie de inconvenientes como es que perdíamos tiempo, eficacia, eh, en la aprobación y propuesta delas decisiones que teníamos que adoptar, y esa mayor visibilidad no se tradujo en una redundancia en favor de los objetivos que estábamos buscando. No obstante, estos cuatro años hemos funcionado de una forma bastante correcta, se han realizado las propuestas que se han traído al pleno de una manera que entendemos ha sido, eh, la que pretendíamos, pero no obstante entendemos que debía producirse un cambio para los próximos cuatro años”.

Al escucharlo dos veces se llega a la conclusión de que Castaño cree que la fórmula anterior funcionó “de una forma bastante correcta”, pero que ahora que están en el gobierno mejor no tener al lado a la oposición “por razones de eficacia, simplicidad y de mayor concreción”.

Esto, para el PSOE, significa “vaciar de contenido los plenos municipales para delegar los principales asuntos y materias de la gestión municipal en la Junta de Gobierno Local, donde han excluido al resto de grupos, con el fin de evitar el control, la vigilancia y la fiscalización sobre las decisiones de gobierno”.

 José Luis Mateos aseguró que “la opacidad y la falta de transparencia volverán a ser las señas de identidad de la gestión y la tarea de gobierno por parte del PP en el Ayuntamiento de Salamanca”, por lo que está convencido de que “el alcalde del PP, Carlos García Carbayo, ha dejado muy claro cuáles van a ser sus intenciones a lo largo de esta legislatura y que no son otras que la de aplicar y recuperar el rodillo de anteriores legislaturas mediante el vaciado de competencias del Pleno municipal, máximo órgano de representación y decisión del Consistorio, para delegarlas en la Junta de Gobierno Local”.

El portavoz socialista considera que “Ciudadanos, a cambio de sueldos y cargos, se olvida de los principios democráticos, de la regeneración política, de la transparencia y, en definitiva, de todo lo defendido en la pasada legislaturas y vociferado en campaña, a cambio de sueldos y cargos, entregando y vendiendo la ciudad y a los salmantinos, y propiciando que la políticas clientelares, el amiguismo, la corrupción, la gestión opaca y el oscurantismo además de las decisiones dictatoriales no solo vuelvan al Ayuntamiento de Salamanca sino que se recuperen con mucha más fuerza y presencia”.

Asuntos claves

La Junta de Gobierno Local, que el PP y Ciudadanos han aprobado en el pleno de este viernes con la exclusión del resto de fuerzas políticas, trata asuntos claves como son los contratos públicos, su concesión, los proyectos urbanísticos, las obras y servicios, el ejercicio de acciones judiciales y la concertación de operaciones de crédito, entre otras cuestiones.

Todo eso “va a quedar fuera del control, la fiscalización, la vigilancia y las aportaciones de los representantes de la oposición y, por tanto, convirtiendo de nuevo el Ayuntamiento en un cortijo particular del PP donde no volverá a entrar ni la luz ni el aire, con puertas y ventanas cerradas, y donde el equipo de gobierno del PP encabezado por Carbayo va a hacer y deshacer en beneficio propio y de sus amigos y en contra de Salamanca, de la ciudad y de los intereses de la mayoría de los salmantinos”.

El PP argumentó que la junta de gobierno local recupera las competencias «para buscar agilidad en la toma de decisiones y no retrasarlas hasta el pleno», según dijo Fernando Rodríguez, portavoz del PP, en consonancia con Cs.

Explicó al detalle la triquiñuela que han utilizado para echar de la junta a la oposición de modo que parezca un accidente.

Solo pueden estar en ese órgano, como mucho, un tercio de los ediles del consistorio, o sea, nueve. Por esas casualidades de la vida resulta que entre los cinco tenientes de alcalde, cuya presencia es obligatoria, y los concejales con competencias con capacidad de adoptar resoluciones, se cubren las nueve plazas y no queda nada para la oposición.

 

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Con la ayuda de los penosos de ciudadanos más ocultación de todo lo que pase en el Ayuntamiento a si no nos enteraremos de sus corruptelas los ppcorruptos que lo controlan todo vamos a peor que penan da es pura vergüenza.

Deja un comentario

Botón volver arriba