Castilla y LeónSucesos

“Me sometí por el miedo a que me hiciera algo peor”

La Policía Nacional detiene a un hombre en Burgos que presuntamente violó a un joven ofreciéndole trabajo

 

Ofrecía falsas ofertas de trabajo de camareras, recepcionistas o masajistas, la mayoría con un componente erótico y les pedía fotografías suyas desnudas o con poca ropa        

 

ICAL.  Agentes de la Policía Nacional han detenido en Burgos a un hombre de 45 años como presunto autor de la violación a una joven con la que contactó bajo el pretexto de una falsa oferta de trabajo. La víctima fue agredida sexualmente en el interior de un spa donde ella pensaba que iba a trabajar como recepcionista, informaron fuentes de la Dirección General de la Policía Nacional.

Fue el pasado mes de abril cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de la existencia de un hombre que utilizaba foros y conocidas páginas de búsqueda de empleo para la publicación de anuncios de falsas ofertas de trabajo para camareras, recepcionistas o masajistas, la mayoría de los cuales tenían un componente erótico y ofrecían un sueldo elevado.

Cuando las candidatas llamaban para interesarse por el puesto, una supuesta secretaría, que resultaba ser el propio detenido, les solicita por WhatsApp fotografías de ellas desnudas o con la menor ropa posible. Posteriormente concertaban una cita con el supuesto jefe para que pudieran conocerse y para que él viera cómo se desenvolvían en el campo de trabajo que solicitaban.

En esa entrevista, el detenido, prevaliéndose de la superioridad que le otorgaba ser el supuesto jefe que decide si contrata a las candidatas, y aprovechando la ignorancia y la juventud de las víctimas, intentaba obtener favores sexuales de ellas, tratando de llevar a cabo tocamientos y actos sexuales contra su voluntad. También lo hacía de forma sorpresiva si no accedían a sus pretensiones, llegando incluso a hacer uso de la fuerza y la intimidación si era necesario.

En el transcurso de la investigación, y debido al eco mediático que provocó este asunto, una joven se puso en contacto con la Policía Nacional para manifestar su deseo de interponer una denuncia por una agresión sexual que sufrió hace unos cuatro años y cuyo agresor resultaría ser el investigado, quien habría utilizado el mismo ‘modus operandi’.

La denunciante manifestó en su declaración que vio un anuncio en una página web donde se ofrecía un puesto de recepcionista en un spa. Cuando trató de obtener más información acerca del puesto, una supuesta empleada contactó con ella y le indicó que el trabajo consistía en la recepción de clientes en un spa erótico y que, además, podía realizar si quería algunos masajes eróticos a ciertos clientes sin que estos pudieran tocarla. Por este servicio cobraría unos 2.000 euros, y le indicó que, si le interesaba el puesto, debería organizar una cita con el jefe para que la conociera y determinara si era apta para el desempeño del trabajo.

Dos días más tarde la víctima se personó en una boca del Metro de Madrid donde había quedado con el supuesto jefe, desde donde fueron a un spa erótico y, una vez en su interior y aprovechando que no había nadie más en ese momento, le indicó que tenía que tocarle para ver como se desenvolvía en el ambiente, a lo que la víctima se negó. En ese momento fue cuando el individuo procedió a la violación.

La víctima manifestó en su declaración que, presa del pánico y totalmente bloqueada, se sometió a la agresión por el miedo a que pudiera hacerle algo peor y que solo era capaz de llorar y de desear que aquello terminara. Desde ese momento, los investigadores policiales llevaron a cabo todo tipo de labores para localizar más víctimas, aunque la mayoría de ellas no ha interpuesto denuncia por vergüenza, por miedo o por sentimiento de culpabilidad.

Finalmente, y tras varias gestiones, los agentes le localizaron en la ciudad de Burgos y le arrestaron como presunto autor de un delito contra la indemnidad sexual, pasando a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Burgos.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba