Local

De la Cueva de Salamanca a la cripta del muladar

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio denuncian que este símbolo de la ciudad, La Cueva de Salamanca, continúa sumida en el abandono que se muestra en forma de humedades y suciedad

 

La magia de la Cueva de Salamanca llegó a América del Sur, por eso, en muchas zonas las cuevas donde se situaban los ritos de brujería y de ciencias ocultas recibían el nombre de “salamancas”. La Cueva de Salamanca inspiró a Cervantes. Aquella, la de hace cinco siglos, la de hoy, no daría ni para una tira dramática, por su abandono

 

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio lamenta que más de un año después de que el Ayuntamiento de Salamanca redactase un proyecto de intervención sobre la Cueva de Salamanca la anunciada intervención todavía no se haya ejecutado o, al menos, iniciado con la intención principal de poner fin al problema de las humedades que afecta seriamente a la cripta de la antigua Iglesia de San Cebrián y a la Cerca Vieja, pero también al interior del aula arqueológica donde se conservan los restos hallados de la citada iglesia, al interior de la Torre del Marqués de Villena o al lienzo de la Cuesta de Carvajal.

La ausencia de lluvias en los últimos meses ha favorecido la conservación ya que, de haber llovido, las aguas pluviales del tejado del aula habrían caído sobre la Cerca Vieja al carecer el canalón de vierteaguas, pero sobre todo de bajantes que las canalicen hasta la red de alcantarillado. Una actuación, también sencilla y que contribuye a facilitar la conservación pasa por evitar la costumbre de subir la escalera de la cripta ya que los escalones humedecidos se desgastan y resultan peligrosos.

Reconociendo que hay actuaciones que requieren de un estudio, redacción de proyecto, trámites administrativos, autorizaciones y presupuestos, no es menos cierto que otras son sencillas, de muy reducido coste y aportan una notable ayuda para asegurar el mantenimiento de este bien. Como también lo es la limpieza periódica de la Cerca Vieja y donde ha prosperado la vegetación sin que se pueda decir que esto sea conveniente para el elemento defensivo.

«No existe una monitorización sobre el estado y evolución del monumento ni un plan o conjunto de labores de mantenimiento a realizar periódicamente para asegurar un correcto estado de funcionamiento de todos los elementos instalados; como tampoco existe una vigilancia o presencia de personal debidamente autorizado que persiga o disuada ante comportamientos incívicos (pintadas, residuos, orines, etc.)», explican.

 

En este sentido, y para evitar la suciedad procedente de las aves, también deberían haberse adoptado medidas en el espacio del aula arqueológica para completar su cerramiento. Si bien esto es insuficiente para lograr la conservación, control y vigilancia de las piezas allí expuestas ya que se encuentran sometidas a la temperatura ambiente, al sol y a la humedad y a todo ello los canecillos de madera son especialmente sensibles.

La única actuación acometida en el último año ha sido la reciente renovación de la cartelería que, si bien no se ha recuperado la totalidad de los paneles iniciales, ahora al menos se dispone de una versión en inglés del texto.

La impresión que causa este lugar, uno de los más visitados de la ciudad, por su fama mundial, es la de un notorio abandono prolongado desde hace demasiado tiempo e infravalorado por el Ayuntamiento de Salamanca, como propietario, y encargado de su conservación, gestión y promoción.

 

Cueva de Salamanca, suciedad.  (29)

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba