PortadaProvinciaSucesos

«Tengo un kilo de goma dos para matarte»

Condedano a un año de cárcel por propinarle dos puñetados al alcalde de Aldeadávila de la Ribera al no darle trabajo

 

La Audiencia Provincial de Salamanca condenó a un año de cárcel a un hombre por los delitos de atentado a la autoridad y lesiones, tras amenazar y agredir con dos puñetazos al alcalde de la localidad salmantina de Aldeadávila de la Ribera por no atender a su petición de empleo.

 

ICAL.  Tal y como establece la sentencia remitida por la Audiencia Provincial de Salamanca, el 21 de septiembre de 2017 el agresor acudió al Ayuntamiento de Aldeadávila de la Ribera contrariado porque sus reiteradas peticiones de empleo no eran atendidas por el alcalde, por lo que accedió a su despacho y le esperó sentado en una silla con los pies encima de la mesa.

Cuando el alcalde, Santiago Hernández, regresó a su despacho, invitó al hombre a abandonarlo, momento en el que el acusado le increpó con frases como «no tienes huevos», «no sirves para nada» o «eres un cobarde». Por ello, el alcalde abandonó el despacho, siendo perseguido por el condenado por las dependencias municipales.

A pesar de los requerimientos para que cesara en su actitud, el acusado mantuvo su persecución y amenazas como «ya te pillaré en la calle», «esto no se va a quedar así» o «tengo un kilo de goma dos para matarte» y, tras alcanzar al alcalde, ante la atónita mirada del resto de empleados municipales, le propinó dos puñetazos en la cara.

Como consecuencia de la agresión, el alcalde de Aldeadávila de la Ribera sufrió una contusión en la región molar izquierda y acúfenos en el oído izquierdo, que requirieron curación en una primera asistencia facultativa. Mientras, el acusado, tras ser detenido por la Guardia Civil, fue ingresado en la planta de Psiquiatría del hospital Clínico Universitario de Salamanca.

Por todos estos hechos, la Audiencia Provincial de Salamanca condenó a un año de prisión al acusado, por la atenuante de embriaguez al encontrarse en el momento de la agresión bajo los efectos del alcohol, y a dos multas: una de seis meses con una cuota diaria de cuatro euros y otra de un mes con la misma cuota. Además, fue condenado a pagar 170 euros al agredido y 73,75 euros a Sacyl en concepto de daños y perjuicios.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba