Local

La herencia envenenada de Herrera a Mañueco

Firmó un acuerdo para bajar la jornada a los funcionarios de la Junta antes de las elecciones y el salmantino solivianta a los sindicatos porque se niega a aplicarlo

Los sindicatos volvieron a salir a la calle este viernes en Salamanca para exigir a la Junta de Castilla y León el cumplimiento del acuerdo suscrito el pasado mes de mayo, en vísperas de las elecciones municipales autonómicas, con el equipo de Gobierno de Juan Vicente Herrera para rebajar la jornada laboral de los funcionarios regionales a las 35 horas.

 

Eso supondría restablecer la jornada que tenían previa a los recortes aplicados en 2012,  cuando se subió a las 37,5 horas semanales actuales.

Llegaron las elecciones y, aunque las ganó el PSOE, la derecha pactó y Mañueco se convirtió en el nuevo presidente regional.

Los sindicatos llamaron a su puerta para pedirle la aplicación del acuerdo con efectos desde el 1 de junio, pero tras algunas largas acabó diciendo que no se sentía comprometido con un acuerdo firmado por el anterior equipo de Gobierno, de su propio partido.

Alegó también que no había dinero para aplicar ese acuerdo porque el Ejecutivo central no les daba los 400millones que les debía, y cuando llegó el dinero (todo menos 138 millones) dijeron que era insuficiente y que, además, rebajar la jornada laboral afectaría a la calidad de los servicios al ciudadano.

Un incumplimiento de un acuerdo firmado y acompañado de los estudios económicos que lo respaldaban, pero que el ejecutivo presidio por Mañueco no quiere aplicar.

Un regalo o herencia envenenada que dejó Herrera, por si ganaba el PSOE, que los socialistas tuvieran que vérselas con los sindicatos si realmente no hay dinero para aplicarlo y, si ganaba Mañueco, para complicarle la vida a su enemigo íntimo.

Mientras tanto, los sindicatos reiteran que hay dinero para aplicarlo y que la calidad del servicio no se vería afectada como no lo hizo cuando estaban en vigor las 35 horas, antes de los recortes.

«No es nada más que voluntad política. Realmente, lo que hacen ahora es poner excusa tras excusa. Solo es voluntad política de cumplir un acuerdo que debería haberse aplicado ya desde el 1 de junio», explica Federico Martín, presidente provincial de CSIF.

El sindicalista salmantino espera que el ejecutivo regional lleve una propuesta «mínimamente aceptable» a la reunión prevista para este lunes «y no tengamos que ir más allá» en las movilizaciones, como la huelga de 24 horas convocada para el 6 de noviembre, cuatro días antes de las elecciones generales, a las que el gobierno de la comunidad se arriesga a llegar con 80.000 empleados públicos (y sus familias) cabreados.

De momento, este viernes hubo un paro parcial y concentración ante la sede de la delegación de la Junta en Salamanca.


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. NOSOTROS QUEREMOS LAS 35 HORAS Y TAMBIÉN QUEREMOS QUE NOS DEVUELVAN NUESTROS TRABAJOS. ///.EN LAS VACAS FLACAS NOS PUSIERON EN LA CALLE GRACIAS A UN ERE INFAME, PARA SACAR A ESPAÑA DE APUROS Y FUIMOS LOS PRIMEROS EN PAGAR LOS PLATOS ROTOS, AHORA QUE PARECE QUE VIENEN NUEVAS VACAS Y QUE VAN A ENGORDAR, PRIMERO PRIMERO PRIMERO PRIMERO, QUE NOS DEVUELVAN NUESTROS TRABAJOS Y LUEGO CUADRAMOS LOS HORARIOS ENTRE TODOS./// POR LO MENOS QUE TENGAN LA VERGUENZA DE REVISAR VIDA LABORAL, AÑOS COTIZADOS Y JUBILACIÓN.

Deja un comentario

Botón volver arriba