Castilla y LeónPortada

Francisco Igea: “Espero que las elecciones no afecten al pacto de Gobierno”

  • El vicepresidente de la Junta por Cs, portavoz y consejero de Transparencia no vería motivos de conflicto con Mañueco mientras se cumpla el acuerdo programático
  • Afirma que antes de aplicar la jornada de 35 horas hay que pactar las condiciones de actividad, de control horario y hacer un plan de gestión en Sanidad

El vicepresidente de la Junta y Consejero de Transparencia, Francisco Igea, afirma en una entrevista concedida a La Crónica de Salamanca, que las elecciones generales del 10 de noviembre no deberían influir en la estabilidad del acuerdo de gobierno entre Cs y PP, y que antes de aplicar la jornada de 35 horas para los funcionarios de la Junta habría que pactar algunos aspectos sobre el horario y actividad.

 

Una de las primeras medidas que anunció el Equipo de Gobierno de la Junta fue la Ley de Sucesiones. ¿Creen que era prioritario comenzar por aquí?

La primera medida fue el impulso de la Ley de Muerte Digna. Fue una medida destinada a todo el mundo y a las personas en su peor momento. A veces por repetir las cosas se convierten en realidad, pero soy bastante terco en esto. Dicho esto: ¿Era necesario bajar los impuestos? Hay un informe reciente de la Unión de Contribuyentes que coloca a esta comunidad un puesto más abajo en competencias fiscales que el que tenía hace unos años. Cuando bajamos en esa escala nuestras empresas tienen más problemas y nuestro territorio es menos atractivo para la creación de empresas y empleo.

La bonificación, supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones nos permite transmitir empresas y explotaciones agrarias en unas condiciones a nuestros hijos cuando están en condiciones de pelear para que la empresa crezca. Eso supone una ventaja notable para nuestros empresarios y nuestras explotaciones agrarias.

Acaban de salir los datos de las listas de espera… ¿Creen que pueden solucionarlo o encauzarlo en cuatro años?

Si no lo creyera no nos hubiéramos encargado de la Consejería.

¿Qué es lo más urgente que hay que hacer?

Lo más urgente que hay que hacer en Sanidad, como en otras políticas en esta Comunidad y en nuestro país, es renunciar a la barita mágica, a la mentira, a la falsificación de los datos,… es poner medidas que de verdad afronten la realidad.

Lo primero y más urgente era saber cuál era la realidad.

¿Cuál era?

Aflorar todos los datos de la lista de espera. ¿La realidad nos ha mostrado más feos de lo que éramos? Sí y eso es lo que tenemos que afrontar, la realidad. Además, tenemos qué conocer por qué tenemos esos problemas.

¿Cuáles son las causas?

Son muchas. Exceso de demanda en unos sitios; falta de capacidad y personal, en otros; falta de medios u organización, en unos cuantos… Y todos estos problemas se conocen cuando uno sabe cuál es su lista, el rendimiento de los quirófanos, de las consultas, el número de consultas por facultativo, exploraciones por facultativo, donde tenemos que renunciar a las exploraciones, a las consultas,… Para eso tenemos que hacer público los datos de rendimiento que lo vamos a hacer en pocas semanas públicos. Los datos de rendimiento servicio por servicio, hospital por hospital para tener una idea más perfecta de nuestras listas en unos hospitales y otros.

Eso es los lo que nos permitirá gestionar. Hay que atender de manera racional, hay que saber que nos pasa con las demandas, con la actividad,…

¿Se potenciará el Sistema Público de Sanidad o los conciertos con la privada?

No hemos hecho ni una sola oferta de privatización. Teniendo en cuenta que todo lo que se paga con impuestos es público. ¿Las ambulancias son públicas o no? (Silencio) Se paga con impuestos, son públicas. No es nuestra propuesta. La realidad de esta comunidad es que es la tercera por abajo en el número de conciertos y eso son números.

Cuando a nosotros se nos acusa estos días por la reforma de la Atención Primeria de querer privatizar, le reto a cualquiera de las personas que lo han dicho, dónde está la propuesta por prestación de servicios públicos por la empresa privada en Atención Primaria. Simplemente es una falsedad.

¿Tienen alguna medida para luchar contra la despoblación en el medio rural?

Muchas. La rebaja fiscal de la que hablábamos al principio nos permite que las explotaciones agrarias permanezcan con el mejor rendimiento, que puedan desarrollarse. La rebaja fiscal en las zonas despobladas es una de las peticiones de Cs y de este Gobierno al futuro Gobierno y a la  nueva comisaria de Demografía de la UE, la croata Dubravka Suica, a la que hemos invitado a venir a Castilla y León para que vea in situ el problema demográfico de nuestra comunidad.

También vamos a apoyar mejoras para que nuestra industria alimentaria deje toda su cadena de valor en la Comunidad. Eso hace que haya empleo en los pueblos, que haya industria de transformación.

Pero, además, creemos que hay que hacer medidas de ordenación territorial para que la gente sepa que el futuro de los pueblos pequeños está en el buen funcionamiento de esas cabeceras de comarca de las que todos hablamos, porque si esas cabeceras tienen buenos servicios, escuelas, hospitales los pueblos podrán pervivir. Y sobre esto preguntamos una cosa: ¿No es lógico que los habitantes de los pueblos de esa cabecera puedan elegir al alcalde de esa localidad? Eso es lo que algunos llaman cerrar pueblos, fusionar municipios, pero es en el interés del buen funcionamiento de esas cabeceras de comarca donde vamos a conseguir la pervivencia, si es posible, de la vida en ese territorio.

Por tanto, tenemos medidas de ordenación territorial; de prestación de servicios sociales; de medidas económicas y de fiscalidad para luchar contra la despoblación.

Hay que frenar la sangría demográfica, porque no podremos sostener los servicios con un sistema de financiación autonómica que nos penaliza, que no entiende, y es otra de las medidas que vamos a proponer al nuevo Gobierno, si es que tal cosa ocurre en nuestro país, es que en la nueva Ley de Financiación Autonómica alguien tiene que comprender que hay servicios que no se prestan a las personas, se prestan al territorio.

¿Eso qué quiere decir?

Por ejemplo. Esta Comunidad tienen una extensión de 30.000 kilómetros de carreteras y le prestan servicio al territorio y sin ellos, no funciona el territorio. Lo mismo si hablo de la cobertura de telecomunicaciones. Tienes que hacer un gasto por el territorio, no por las personas. Ese servicio se presta al territorio. Lo mismo hablo de lo que ocurre en gran parte en Sanidad. Cuando hablamos, por ejemplo, de lo que ocurre en Aliste o en otras zonas, nosotros tenemos un médico para menos de 400 habitantes. La media es un médico por cada 1.500 habitantes en Atención Primaria. Si el gasto en personal es más de la mitad del gasto sanitario en nuestra comunidad, a nosotros nos cuesta tres veces más, pero como es la mitad, vamos a dejarlo en que nos cuesta una vez y media más, tendríamos que sobre financiar con un 50% nuestra Sanidad, con respecto a las demás. Pero no es así, nuestro gasto por habitante no es un 50% más elevado que la media nacional y eso es una realidad.

Otro dolor de cabeza son las 35 horas. ¿Comparte la gestión que se está haciendo de este conflicto donde hubo un acuerdo en mayo y puede parecer informalidad de lo que se acordó en su momento?

Creo que cuando uno firma un acuerdo tienen que saber qué está firmando, si es un acuerdo sindical, un acuerdo de mesa sectorial, de desconvocatoria de huelga y tiene que saber qué impacto económico tiene, que ya lo sabíamos. Hay días que cuando decíamos 120 millones de euros, resulta que eso no es verdad; los días siguientes, nos dicen que sí. Los mismos sindicatos que nos han dicho que no, nos dicen que sí porque tenemos que contratar a más personas. Hay un poco de lío.  No puede ser que los sindicatos que nos dicen que no hay impacto, salgan al día siguiente diciendo que tenemos que contratar a no sé cuantas personas. Esto tiene un coste, no solo económico, también en actividad.

Ponga un ejemplo…

Ahora, en el proyecto de Aliste, en los planes de atención, nosotros si tenemos 35 horas necesitamos dos personas más. Y necesitamos establecer un sistema en el cual, mediante el control horario y actividad, seamos capaces de asegurar al ciudadano que no se van a resentir sus servicios centrales. Nosotros seríamos unos irresponsables absolutos si, porque estamos a 10 días de las elecciones, aprobáramos una medida que ponga en riesgo el mantenimiento de servicios sociales como la Sanidad o la Educación. Y puede que alguien esperase de nosotros que como estamos en precampaña electoral, nos comportásemos como irresponsables. No es mi estilo.

¿Ese acuerdo no se puede aplicar con las condiciones en las que se firmó?

¿Estoy convencido de que se pueden hacer las 35 horas? Sí. ¿Estoy convencido de que se puede llevar a cabo en un tiempo prudencial? Sí. ¿Qué hay que pactar las condiciones de actividad, de control horario, de hacer un plan de gestión en Sanidad,… ? Hay unas cuantas cosas que hacer antes de decirle a la gente que sí.

¿Ha tenido impacto la aplicación de la jornada de 35 horas en verano?

Claro que sí. Pero, es que hay una cosa que conviene explicar. Los recursos son limitados y las medidas tienen un impacto presupuestario de actividad. No tengo ningún problema en sentarme con nadie y decirle que empezamos las 35 horas mañana. Solo les pongo una condición: que dentro de ocho meses, cuando vayamos a explicar lo que ha pasado con las listas de espera, tú también estés sentado conmigo. También les contamos que era imprescindible, necesario e importante cumplir las 35 horas, que lo es, y por eso vamos a pagar este precio.

¿Trabajar dos horas y media menos a la semana no tiene impacto? ¿Me está diciendo que en esas dos horas y media no se estaba haciendo nada?

(Silencio)

Entiendo que nadie está diciendo eso, pero el que dice que no tienen impacto, es lo que está diciendo en realidad.

(Silencio)

Mi opinión como responsable de una Administración es que nosotros tenemos que conseguir que con las horas que tenemos, los servicios públicos tienen que estar cubiertos. Para eso, hay que introducir medidas de control horario, que nos obliga la Unión Europea, para evitar que nadie sobrepase las 35 horas.

No se puede quejar de lo animado que ha sido el inicio de la legislatura gracias a nosotros. (Risas)

¿No tiene la sensación de que usted se está llevando todo el desgaste?

Me gusta torear.

¿Está siendo el ‘Alfonso Guerra’ de Mañueco?

Insisto, me gusta torear, no vine a estar en la barrera, ni hacer de monosabio. A mí hay una cosa que no me preocupa, tengo una edad y he vivido unas cuantas cosas y saber que lo único que importa es el día a día y lo que tú haces por cambiar las cosas. El futuro es igual para todos, es húmedo y oscuro y está debajo de la tierra. Ninguno nos vamos a quedar aquí. Lo que me importa es que el paso por esta actividad, que para mí es un paso muy emocionante y entusiasta, supone la posibilidad de cambiar la suerte de la gente. Si no fuera así, ¿quién aguantaría lo que aguantamos día tras día? Aquí si vienes solo por la vanidad, por la permanencia no hay quién lo aguante. Este es un oficio en el que ganas más o menos dinero, en mi caso no más, no diré menos de lo que ganaba en nuestra otra actividad. O se viene a otra cosa, se viene a no sufrir, a evitar conflictos, a procurar aparecer en la foto siempre bien y siempre guapo, pero no es mi caso. (Risas)

A veces da la sensación de que va por libre.

Soy libre. Eso es una de las cosas que más me importan en el mundo. Cuando empecé mi vida política comencé con un artículo citando una frase de El Quijote: La libertad, querido Sancho, es el mayor de los tesoros con el que los dioses regalan a los hombres’.

Que hay dos gobiernos, una bicefalia,…

No. Hay un gobierno que está funcionando razonablemente unido, con una portavocía en la cual nadie puede decirme que no hemos defendido la actividad del Gobierno en su conjunto, fuera nuestra o fuera del PP. Además, me parece que debe ser así. Eso sí, somos dos personas diferentes, con dos caracteres diferentes y creo que nos compenetramos bastante bien. Es verdad que hay un poco eso, que siempre ha habido en política, quién es Alfonso Guerra y quién Felipe González, desde los inicios de la Transición en nuestro país, pero, en mi caso no es porque yo asuma un papel predeterminado, yo no entiendo la política sin pasión, sin ganas de cambiar las cosas. Tampoco la política como el cálculo de qué va a pasar las siguientes elecciones. Este país está donde estás porque la mayoría de los políticos de nuestro país no son capaces de ir más allá de las siguientes elecciones.

¿Percibe lealtad por parte de su socio de Gobierno? El comentario de Raúl de la Hoz sobre las listas de espera no lo parecía, al menos desde fuera.

En los dos partidos hay mucha gente y muchas posibilidades de hacer una declaración que sea impertinente. Pero, es como un matrimonio, una familia que siempre hay un día, la cena de Navidad, en la que se discute. Eso no quiere decir que no seamos una familia.

¿Las elecciones del 10-N pueden alterar la convivencia de esta familia?

Espero que no. No es mi intención. Cuando firmamos el pacto de Gobierno, que es conocida mi postura antes, durante y después del pacto, una vez que firmo, hay que cumplirlo hasta el final. Los ciudadanos tienen que ver en nosotros un poco de seriedad y compromiso. ¿Eran las personas con las que yo personalmente hubiera querido pactar? No. Pero, también digo que hemos firmado un pacto que incluye el 80% de nuestro programa. Mientras se cumpla nuestro programa, nosotros estaremos en este Gobierno.

¿Qué puntos serían inexcusables?

Las medidas de regeneración. Tenemos en marcha el nuevo código ético, la nueva Ley de Transparencia, vamos a poner en marcha una agencia de lucha contra el fraude, protección del denunciante,… Todas estas cosas están saliendo. Ha comenzado la tramitación de la supresión de los aforamientos. Estamos haciendo las medidas. Mientras esto siga en marcha, hay gobierno. Si, de repente, tenemos a alguien imputado por corrupción y no sale; tenemos un problema con el código y no lo sacamos… entonces ya veremos. Mientras el programa esté, tiraremos para adelante.

¿Cree que el giro a la derecha que dio Ciudadanos tras las elecciones y los pactos con el PP pueden pasarle factura ahora en Castilla y León el 10-N?

Yo nunca me quejo cuando me dan la razón.

Puntualice…

Hubo quien en nuestro partido dijo unas cosas en su momento. Son públicas, están en las hemerotecas,… por lo que no me puedo quejar cuando me dan la razón.

¿Las encuestas dicen que les va a pasar factura?

Nosotros vamos a trabajar para cambiar las encuestas, eso es lo que hace cualquier político sensato. Hay gente que solo corre detrás de ellas y hay gente que procura cambiarlas, nosotros somos de estos últimos. Estamos trabajando para que la gente entienda por qué es necesario Ciudadanos. Creo que en Castilla y León están empezando a ver que no es lo mismo que esté Ciudadanos a que no. Mucha gente nos dijo que nos íbamos a convertir en Sánchez Reyes, creo que ahora mismo nadie en Castilla y León piensa que somos el CDS de Sánchez Reyes. Hay muchas personas en Castilla y León que saben hoy por los problemas en Sanidad, por la Ley de Transparencia o por el Código Ético que si nosotros no hubiéramos llegado aquí estas cosas no habrían pasado. Hemos venido a cambiar las cosas, lo están viendo y ese es nuestro trabajo.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba