Local

Piden un gran pacto de Estado para «preparar a este país para algo más que servir cañas»

Joaquín Pérez, secretario general de la Unión Sindical Obrera -USO-

 

Joaquín Pérez, secretario general de la Confederación sindical, asegura que «con todo lo que hay que hacer, no suma un Gobierno de Podemos y PSOE», y reivindica un acuerdo de «todas las fuerzas políticas»   

 

C.T.M./ ICAL. El secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO), Joaquín Pérez, pidió este jueves «un gran pacto de Estado entre todas las fuerzas políticas» de cara a «preparar a este país para algo más que servir cañas» porque, en su opinión, «con todo lo que hay que hacer, no suma un Gobierno de Podemos y el PSOE».

Pérez se refirió así al reciente acuerdo firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para conformar un Gobierno en España. Una situación que, no obstante, no se acerca a los «grandes pactos de Estado» solicitados por el secretario confederal de USO, que pidió que «todos los partidos salgan de su encuadramiento tradicional, dejen de sacar brillo a las siglas, y empiecen a pensar más en los ciudadanos».

Y es que España se enfrenta a «retos que vienen marcados por un mercado laboral en el que no se han dado las políticas a largo plazo que se tenían que haber iniciado ya por la falta de madurez política que hemos sufrido en estos meses», explicó Pérez. El secretario confederal de USO incluyó así, entre dichas iniciativas solicitadas, «la inversión en I+D+i, una apuesta por la industria que sigue pendiente, y políticas sociales y de empleo que preparen a este país tecnológica y digitalmente para afrontar un futuro de empleo y alto valor añadido».

David Arranz / ICAL El secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO), Joaquín Pérez (En la imagen), y el actual secretario general de USO-Castilla y León y candidato a la reelección, Marco Antonio Martínez, inauguran el 8º Congreso Regional de USO-Castilla y León

También pidió «cambiar un poco el chip» en materia fiscal, esgrimiendo que «hay que pedir a las empresas, fiscalmente, de una manera diferente». Y es que, en su opinión, «no se puede tratar igual a las que devuelven a la sociedad parte de sus beneficios, en forma de empleo o de impuestos, que las que no están devolviendo nada, como las tecnológicas, o las que se lo están llevando a paraísos fiscales».

Pérez reivindicó entonces, de nuevo, un «gran pacto de Estado en materia fiscal y de protección social», para solucionar «cuestiones como el reto demográfico, que todo el mundo pone encima de la mesa pero que nadie ha afrontado en realidad».

Aseguró entonces el secretario confederal de USO que «el debate sigue siendo si se van a subir a los pensionistas el IPC, cuando el debate real es si vamos a tener pensiones en 10, 15 o 20 años». Un debate que, bajo su punto de vista, «no lo hacen ni PSOE ni Podemos, sino un conjunto de fuerzas políticas maduras que quieran sacar este país hacia adelante y proyectarlo para los próximos 20 años».

El máximo responsable de USO a nivel nacional realizó estas declaraciones minutos antes de inaugurar el octavo Congreso de la organización a nivel de Castilla y León, en un acto celebrado en Salamanca en el que se expuso el «crecimiento experimentado» por el sindicato que «se ha consolidado como tercera fuerza sindical, negociando más de 600 convenios colectivos y superando ampliamente los 8.000 delegados en toda España».

En cuanto a Castilla y León y Salamanca, Joaquín Pérez destacó el «crecimiento afiliativo importante», llegando a multiplicar «por dos» el número de afiliados en Salamanca, y asegurando que «dentro de muy poco» llegarán a 10.000 afiliados en Castilla y León, gracias al trabajo en «grandes batallas sindicales» como la de la reconversión minera, donde Pérez aseguró que lograron «una transición justa» como demuestra el reciente reconocimiento de la Confederación Sindical Internacional.

Negociación para frenar la despoblación

Al hilo de la reconversión minera, y en relación a lo que esta supone para la despoblación como «gran problema de Castilla y León», el secretario general de USO en Castilla y León, Marco Antonio Martínez, hizo un llamamiento de «auxilio» para revertir la situación en la región como «territorio de España al que se debe mucho» y que es «una tierra emigrante por naturaleza que no queremos que siga siendo así».

En ese sentido, y de cara a posibles soluciones, Martínez consideró que es necesaria «la negociación» para lograr «políticas que vengan bien dotadas de fondos europeos» y que sean «muy coherentes, objetivas y estudiadas para que no sean proyectos a bombo y platillo, que nos puedan callar durante tres o cuatro años, sino que sean consecuentes para que haya proyectos realmente ricos que generen empleo».


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba