Cosas de la vidaTelevisión

‘GH’ fue demasiado lejos

Permitió una presunta violación, al día siguiente expulsó al autor y se lo mostró a la víctima, que estaba inconsciente

Fue en 2017, en la última edición en la que ‘GH revolution’ lo protagonizaron concursantes anónimos. Ocurrió en noviembre tras una fiesta organizada para los participantes en la que les sirvieron alcohol.

 

José María López y Carlota Prado (que entonces tenía 24 años) habían congeniado desde el inicio del reality e incluso llegaron a tener sexo en una hora sin cámaras que les concedió la dirección.

Pero aquella noche de noviembre, Carlota bebió más de la cuenta y José María quería sexo con ella. Tras algunos escarceos en el sofá del salón, se retiraron a la habitación y allí presuntamente ocurrió todo, delante de las cámaras del programa y de los responsables del programa, que no hicieron nada por evitarlo. Tampoco creyeron oportuno entrar para que no se consumaran los hechos, a pesar de que cada cuarto tiene una trampilla en el techo por si alguien del programa tiene que entrar de urgencia.

Carlota estaba inconsciente o semiinconsciente y él mantuvo relaciones con ella, a pesar de que la joven acertó a decirle que no quería.

Al día siguiente, el programa expulsó a José María sin dar explicaciones a los concursantes ni a la audiencia, y puso en conocimiento los hechos de la Guardia Civil.

El programa siguió como si tal cosa. Avisaron a Carlota de que le iban aponer un vídeo y le pusieron la presunta violación, mientras grababan su reacción.

Tuvo que entrar la psicóloga para atenderla y la sacaron de la casa. Ella dice que entonces no denunció porque le daba mucha vergüenza.

El programa y su presentador, Jorge Javier Vázquez, taparon el asunto a la audiencia y al resto de concursantes. «La expulsión solo es de José María, ha sido por una conducta intolerable. Carlota está fuera pero no ha sido expulsada. Ha sido invitada a abandonar momentáneamente, y fuera de la casa está recibiendo información. Ha sido invitada a estar fuera, a que piense, pero no ha sido expulsada», dijo el popular presentador en ‘Viva la vida’.

Cuatro días después Carlota regresó al concurso y en la siguiente nominación fue expulsada. Al ir al plató el asunto no se trató en la entrevista con el presentador. Pero ella denunció los hechos que están a la espera de juicio.

ghr jose maria y carlota
La pareja, durante el reality.

Luego El Confidencial desveló la existencia de la denuncia. Poco a poco se han ido conociendo los detalles de lo que corrió aquel día hasta que recientemente se supo que el programa sometió a Carlota a la crueldad de presenciar su propia presunta violación sin saber para qué le habían hecho ir a aquella sala vip que era el confesionario, por lo que había emisión desde allí todo el día y se grabó su reacción.

Este asunto ha motivado una campaña en contra del programa, la cadena y el presentador de GH, Jorge Javier Vázquez, y sus tertulianos por intentar tapar aquello.

Lideran la campaña Coto Matamoros, extertuliano de ‘Crónicas marcianas’ y hermano de Kiko, colaborador habitual de Sálvame. Coto pide presionar por las redes sociales a los anunciantes de GH para que retiren su apoyo y la cadena se vea obligada a eliminarlo de la parrilla.

El otro aliado es Pepe Herrero, ganador de GH7, que acusa a Jorge Javier. “Tapaste una violación, pedazo de cabrón. Ahora si quieres nos das otra lección de moralidad” y arremete contra el programa y la cadena, a sabiendas de que «probablemente se avecina el vídeo más duro de mi vida y mi adiós definitivo a las microscópicas posibilidades de aparecer más en Telecinco… pero hay líneas que no se pueden cruzar… ni realidades que se puedan callar».

Endemol Shine, empresa a la que pertenece Zeppelin TV, productora del formato, ha emitido un comunicado a «Variety» en el que trata de esclarecer lo sucedido. “Nos gustaría resaltar que ningún contenido se grabó con la intención de ser emitido. Sin embargo, viéndolo ahora con perspectiva, lamentamos que la conversación en la que se informó a Carlota tuviera lugar en el Confesionario. El material videográfico solo se proporcionó como prueba cuando las autoridades así lo solicitaron, encriptado y protegido. La decisión de no informar al resto de concursantes sobre el incidente, así como el motivo por el que se le pidió a Carlota que no lo mencionase en aquel momento, fue tomada por el equipo de producción de buena fe, con el fin de proteger su privacidad y porque el incidente iba a ser notificado a la Policía. Por motivos judiciales, respetamos el proceso legal en curso”, decía el comunicado.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba