Local

“Añadiría el contacto Universidad y empresa en la formación de los alumnos”

Óscar Charro es licenciado en Ingeniería Química por la Universidad de Salamanca y dirige varias empresas de energía solar en Polonia

 

La Universidad de Salamanca y La Crónica de Salamanca inician una serie de entrevistas y reportajes a egresados que se han formado en las aulas del Estudio Salmantina y están trabajando fuera de nuestro país

 

Óscar Charro, ingeniero químico por la Universidad de Salamanca, recuerda su paso por las aulas como una época muy extraña, de compañerismo, de aprender de la vida, no solo a nivel técnico, profesional,… también porque era la primera vez que salía de casa. «Es una de las mejores épocas de mi vida, por ese cambio. Fue todo muy interesante».

Asegura que los conocimientos que adquirió en la facultad de Ingeniería Química le han servicio, “pero menos de lo que me imaginaba que me iba a servir cuando comencé la Universidad”

Charro aclara que te dan conocimientos globales, en materias técnicas, “te vienen bien, porque los desarrollas en tu vida profesional, pero lo que aprendes en la Universidad pudo ser un 20% de los conocimientos que aplicas en el día a día”.

¿Qué te hubiera gustado que añadieran a tu formación de cara a la vida laboral?
Añadiría más contacto Universidad- empresa. Está muy bien tener profesores con experiencia, que trabajan en las aulas desde hace 15 o 20 años, que conocen la materia al detalle y son muy buenos. Esto es genial. Pero, si que se echa en falta más visitas de gente de empresa, visitas a empresas, que te cuenten que está haciendo la empresa, para que veas que lo que tú aprendes en el día a día de las clases, te va a servir. Tener más prácticas, en mi caso tuvimos dos o tres meses de prácticas, no solo el último año, sino desde segundo curso.

Óscar Charro ha estado en Alemania e Italia antes de afincarse en Polonia y apunta que en estos países existe un poco más de compenetración entre Universidad y empresa, “o es lo que aprecié, pero claro salí de la Universidad de Salamanca hace 15 años”.

Charro propone que una vez al mes vaya alguien de una empresa a contar lo que están haciendo, que no todas las materias son necesarias que las dé un catedrático o un doctor. “Que una persona que lleva trabajando en una empresa vaya a las aulas un par de días y dé una charla, nos va a aportar mucho, tanto o más que te ‘chapes’ un temario entero”.

Entre las alternativas que sugiere está la de que el planteamiento de los cursos sea más interactivos, que haya más foros, más plataformas web, aunque reconoce que esto último puede haber mejorado con respecto a cuando él estudio en la Universidad de Salamanca.

Óscar Charro, ingeniero químico por la Universidad de Salamanca.
Óscar Charro, ingeniero químico por la Universidad de Salamanca.

¿Dónde enviaste el primer curriculum?
No lo recuerdo, pero me imagino que sería a una empresa top: Cepsa, Repsol,… petroquímicas, no sabíamos que había un mercado mucho más amplio en empresas medianas y pequeñas…

¿Te costó mucho decidirte a trabajar fuera de España?
Me costó porque antes nos pensábamos más lo de salir de España, había que planificar más las cosas. Ahora, puedes comprar un vuelo desde el ordenador de tu casa. No se utilizaba tanto internet. Salí de Erasmus a Alemania, eso ya fue como salir a trabajar fuera. Luego, en Italia otro año. Le perdí el miedo.

¿Qué valoran en otros países de la formación que recibimos en España?
Creo que valoran que tenemos una base de conocimientos técnicos muy buena. Pero, por otra parte, tenemos menos capacidad práctica de hacer las cosas que en Alemania, Bélgica o Francia.

¿Cuánto llevas en Polonia?
Vine a Polonia, Varsovia, hace 8 años. Soy empresario, tengo mi propio negocio. Llevo temas de energía solar fotovoltaica, tanto en desarrollo puro y duro de los proyectos, construcción y venderlo o conectarlo a la red, como producción y comercialización de los componentes que necesitan las placas fotovoltaicas.

También realizan consultorías para inversores que necesitan conocimientos técnicos que no tienen, que alguien con experiencia le den esa formación. “Proyectos de I+D y es donde mantenemos un vínculo con las universidades, como el que tenemos ahora con la Universidad de Ulster, Belfast. También, con una Universidad de Suecia con la que colaboran enviándoles estudiantes en prácticas.

¿Te gustaría tener relación con la Universidad de Salamanca?
Sería estupendo. Encantado de la vida. Hemos tenido convenios de cooperación con la Universidad de León, de Murcia, de Vizcaya,... para que vengan alumnos. Si le interesa pueden ponerse en contacto con nosotros.

¿Con cuánta nacionales trabajas?
Con más de 25, tenemos proyectos en más de 25 países.

Llevas casi una década en Polonia. ¿Se notó la entrada en la Unión Europea para trabajar mejor?
Se notó muchísimo. Creo que como no se ha notado en ningún otro país de Europa. Empezaron a aterrizar muchas empresas de Europa. Por cierto, muchas de ellas eran de España, sobre todo de infraestructuras, de construcción, de servicios,… La situación ha cambiado en esta última década mucho. Cuando vine aquí pensé que era un país que estará por debajo de España en cuanto a calidad de vida, servicios, infraestructuras,… para nada. Esto es totalmente equiparable con España, ni mejor, ni peor. Quizá en la vida en el campo se parece más a lo que era en España en los años ochenta, pero en las ciudades estamos igual.

¿Tienes posibilidades de retorno?
Sí que lo tengo, pero ahora no quiero volver. Volveré cuando se acerque la jubilación. La idea es estar unos meses aquí y otros allí. La época de más frío estaré en España y la más agradable, en Polonia. Este es un poco el objetivo a largo plazo, pero la vida da muchas vueltas.

Por curiosidad, ¿a cuántos grados bajo cero podéis estar ahora?
Lo mínimo que he visto es -17º durante dos o tres días. Pero, es parecida a Salamanca o Zamora, quizá tres o cuatro grados menos. Es una de las cuestiones que más me toca defender cuando dices que eres de España. Creen que en España siempre hace calor. Me dicen: ¿Cómo debes estar sufriendo? Les digo. No, yo soy de Zamora. (Carcajada)

No todo es Marbella y la Costa de Sol.
Exacto.

Véndete al Gobierno. ¿Qué traerías a España si regresaras?
Lo que más noto desde fuera es la falta o el poco apoyo a los jóvenes emprendedores, a los proyectos de negocio,… no digo la falta de ayuda, me refiero a las trabas administrativas, legales,… Creen que hacer una empresa es muy sencillo y eso es lo que debería ser, mucho más sencillo.

Explícate.
Que se tenga que pagar una cuota de autónomo desde el primer día, por muy baja que sea, ¡pero si no sabes si te va a ir bien o no! Por favor, que te dejen abrir una empresa, que no te cueste casi nada, que puedas estar uno o dos años intentando sacar tu proyecto adelante, que no salgamos de la Universidad que nos habían vendido la moto de que nos teníamos que ponernos a trabajar en seguida en una empresa internacional o nacional, que ibas a ganar tantos miles de euros, por ser ingeniero, y viva la vida.

¿No es así? (con ironía)
No –sonrisa- Aquí no solo se vive de empresas multinacionales, necesitamos un tejido empresarial de jóvenes y pequeños empresarios, eso es lo que tenían que cuidar. Todos los partidos venden que van a mejorar la vida de los emprendedores, pero nunca se ve un cambio sustancial.

En otros países sí se ve.
Sí. En otros países es mucho más sencillo montar una empresa y tienes menos costes. Es una cuestión clave. Quizá por ello, los investigadores o personas que desarrollan una idea se ven obligados a irse fuera porque las condiciones que tienes en España no son equiparables con Francia, con Alemania,… al final se va la gente que tiene ese poder de sacar proyectos innovadores.

¿Qué te traerías a la Universidad de Salamanca?
Afianzar lazos de doble vía: Universidad/Empresa. Puedo aportar o sugerir empresas que puedan ir de vez en cuando a hacer seminarios, información a los alumnos de cómo está la empresa, de lo que se pueden esperar; que materias les conviene irse preparando para afrontar el trabajo en las empresas o que no piensen solo en empresas, sino que algunos de ellos tengan ideas empresariales, o que otros tengan ideas a nivel de doctorados de I+D, que tengan una idea extendida y global.

Por otro lado, a mí me gustaría que alguno de ellos vinieran a Polonía, aprendieran, aportaran,... que existiera una cooperación, pero no solo en el último año de Universidad, sino desde el segundo año de la carrera. No solo alumnos, también pueden venir profesores, que los hay que se tiran 20 años, y que la industria cambia mucho en esas décadas. La formación académica tiene que aplicarse a lo que es hoy en día la industria, no a lo que fue hace 20 años.

Alumnos y profesores se empaparan de lo que hay en la industria y que la industria vieran personas que hay en la Universidad que está deseando trabajar con ellos. Esa cooperación.

¿Qué es lo que más echas de menos?
La familia, el poder verlos, el saber qué les pasa, escucharles en directo,… La comida, los embutidos,… Aquí tienes otras cosas que son muy buenas. El calor de la gente, el estilo de vida, el ser un poco más desenfadados,… que entres en un bar y te pongas a charlar con el vecino de barra. Aquí no hay gente que vaya sola a un bar, porque no se le acerca nadie o nadie habla con él. Aquí no se dan dos besos, se dan la mano. Lo tengo tan automatizado que cuando voy a España me van a dar dos besos y pongo la mano y quedo fatal. (Risas)

Las empresas de Óscar Charro en Polonia:

KRD Global Group

DPSun

AC-S


Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Jóvenes como estos son los que en las ultimas décadas España ha dejado irse, y que están siendo reclamados con insistencia por países lejanos, mientras su país natal los ignora. Sus capacidades empresariales y formativas deberían ser ejemplo para nuestros políticos. Profesionales envidiables que hoy son demandados como técnicos muy capacitados y especializados incluso allá donde apenas si brilla el ve el sol para impulsar las energías renovables. Ojo, ¡España es esto!

  2. Este empresario se está ofreciendo a la universidad de Salamanca y además aporta ideas. Esperemos que el señor rector y los profesores que se puedan dar por aludidos tomen nota, se pongan las pilas, le tomen la palabra y colaboren con él.

Deja un comentario

Botón volver arriba