Cosas de la vida

Dimes y diretes de cuaresma (X) Nunca llovió…

 

Este viernes, 27 de marzo, a las 15:41 horas, me dijeron que mi amor, mi Pili, enferma de alzhéimer, había contraído el coronavirus.

Por: Emiliano Jiménez

Tras el tremendo choque emocional, el mayor de mi vida, gracias a mis hijos y los amigos que me han llamado he conseguido levantar cabeza y os escribo para deciros el refrán que acompaña a mis palabras, en las cuales no veréis tristeza, sino esperanza.

Yo me acuerdo que hace muchos años cuando te decían que alguien tenía cáncer, le dabas ya por sentenciado. Y sin embargo hoy ¿cuántos han tenido cáncer y se han salvado? ¡Yo mismo, sin ir más lejos! ¡Ya no es una palabra sinónima de muerte, sino de lucha!

Pues en esto del coronavirus ocurre lo mismo: saber que una persona lo ha contraído no quiere decir que necesariamente se vaya a morir. Unos lo pasaran sin enterarse, otros tendrán ligeros síntomas, otros, algo más serios, y otros, desgraciadamente, se irán.

Posiblemente cuando os digan que vuestro amado, o tú mismo, tenéis un resultado positivo, recibiréis un impacto como yo lo acabo de tener. ¡Ojalá que tengáis a alguien que os anime, aunque sea por teléfono! Pero si no es así, tened valor y procurad sobreponeros. ¡Sacad fuerza de donde sea!

Y vamos con el refrán que hace al caso, que es el siguiente:

«Nunca llovió que no escampase»

Es un refrán tan explicito que no necesita ninguna aclaración Si os parece, mandad lo que se os ocurra sobre el mismo tema:

—————

 

Nuevos rerrefranes o refranes de hoy:

  1. De «Nunca llovió que no escampase»

«Después de la tormenta viene la calma» (E. Jiménez)

 


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba