Cosas de la vida

Dimes y diretes (XI) de cuarentena. No hay mal…

 

Queridos amigos: sois tantos los que me habéis escrito que necesitaría varios días para contestaros a todos. Por eso lo hago desde aquí.

Por: Emiliano Jiménez

En primer lugar, gracias a todos. A todos los que me habéis llamado o escrito, pero también a aquellos que no se han atrevido a hacerlo por pensar que me molestarían en este trance. ¡¡¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!!!

Y después deciros que tras los momentos de desolación, vinieron los de esperanza. Y llegaron al oír la voz de alguien amado. Por eso no os hundáis, si llega el caso, en el fondo de la desesperación. ¡Compartid vuestra angustia! Y si sabéis de alguien que se está hundiendo haced como habéis hecho conmigo. ¡No sabéis el bien que me habéis hecho y que haréis a quien lo necesite!

Quizás vuestras oraciones o sentimientos hayan hecho que hoy brille una luz más espléndida en la residencia donde está Pili. ¡¡¡SE PRESIENTE LA MEJORÍA!!! ¡¡¡Gracias a Dios!!!

Hoy os digo el siguiente refrán o dicho:

¡No hay mal que cien años dure!

Como sobran las explicaciones, no las hago. Y tampoco os propongo que hagáis rerrefranes, porque es imposible mejorarlo

Un abrazo y, hasta mañana, si Dios quiere.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba