LocalPortada

Padres separados denuncian la disparidad de criterios judiciales que les impide ver a sus hijos durante el confinamiento

Solicitan la unificación de criterios a nivel nacional, puesto que los Juzgados de Familia de Salamanca, Burgos y Palencia han suspendido el régimen de visitas mientras que en León y Valladolid se mantiene

 

 

Más de una decena de padres separados de la provincia de Salamanca denuncian la existencia de disparidad en los criterios de los Juzgados de Familia para mantener o suspender los regímenes de visitas de los menores a los progenitores no custodios durante el confinamiento decretado por el Estado de Alarma para frenar la propagación del coronavirus COVID-19. Y es que, según la provincia en la que se encuentren, los padres no custodios están pudiendo ver a sus hijos los días que les corresponden según acuerdo o sentencia, como en León o Valladolid, mientras que en Salamanca, Burgos y Palencia se han suspendido los regímenes de visitas y los menores permanecen exclusivamente con el progenitor custodio, lo que genera un “claro agravio comparativo”.

 

C.T.M. / ICAL. Así lo explicita el presidente nacional de la Asociación de Padres de Familia Separados (APFS), Juan Carlos López Medina, quien recuerda que el interés principal de los Juzgados de Familia debe ser “mirar por el bien del menor, siempre en su beneficio y no en el de los progenitores”, pero que, al no existir un criterio común a nivel nacional durante este periodo “excepcional” de confinamiento, la decisión sobre el régimen de visitas está dependiendo “de cada juez de familia, que están desbordados, y no pueden ver las circunstancias de cada progenitor, que es lo que se debería hacer”.

“Pero no se puede consentir que en provincias y ciudades más grandes, como Madrid o Barcelona, que cuentan con 8 o 10 jueces de Familia, haya un criterio unificado y en Salamanca, con solo un juez, no se ponga de acuerdo y nos deje de la mano de Dios”, señala López Medina, quien culpa de una situación que “provoca daños” a la falta de un criterio unificado. Por ello, desde la Asociación nacional de Padres de Familia Separados, que cifra en más de una decena los progenitores afectados por esta disparidad de criterios en Salamanca, están preparando “algún tipo de documentación jurídica para que esto no se vuelva a producir y a los padres que se han quedado descompensados, con respecto a los días que debían pasar con el menor, se les pueda compensar este agravio”.

En ello también trabaja la abogada y presidenta de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Salamanca, Marta Bolívar, quien recuerda que el Juzgado de Primera Instancia número 8 de la provincia salmantina fue “de los primeros que sacaron sus criterios”, allá por el 19 de marzo, y que estos coincidían con los de un Juzgado de Familia de una ciudad más grande como Barcelona. Sin embargo, el juzgado de la ciudad catalana modificó posteriormente sus criterios, pasando de suspender los regímenes de visitas, como Salamanca, a “abogar porque se cumplan las sentencias”, algo que la abogada salmantina considera “lógico” puesto que el confinamiento por el Estado de Alarma “se está extendiendo mucho en el tiempo”.

Es por ello que la también socia fundadora de la Plataforma Familia y Derecho considera que “el Juzgado de Familia de Salamanca debe plantearse cambiar sus criterios”, poniendo como ejemplo, además del caso de Barcelona, la “disparidad y el agravio comparativo” existente entre los juzgados de Valladolid y Salamanca. Y es que en la ciudad del Pisuerga, “a apenas una hora de Salamanca”, se ordena “cumplir las resoluciones judiciales, efectuándose las entregas de los menores en las fechas fijadas para el intercambio”, a excepción de las visitas intersemanales que quedan suspendidas para “minimizar el riesgo de contagio y cumplir las medidas impuestas” por el Estado de Alarma.

Pero la resolución del Juzgado de Familia de Valladolid se repite “en la mayor parte de los juzgados de Familia del país”, que en un porcentaje “cercano al 75 por ciento” se han pronunciado “a favor del cumplimiento del régimen de visitas” para respetar “los derechos del menor” y evitar que “alguna de las partes aproveche la situación para impedir las relaciones paterno-filiales”. Y es que el único criterio que para Bolívar puede justificar la decisión del Juzgado de Familia de Salamanca es “el miedo al contagio” en el intercambio del menor. Un riesgo que, sin embargo, “no existe en la mayoría de los casos” puesto que los progenitores, custodios y no custodios, solo estarían autorizados a desplazarse “hasta el domicilio del otro progenitor para recoger al menor”. En cualquier caso, la petición mayoritaria de padres y abogados es, según Bolívar, “que haya un criterio unánime” porque “el interés del niño es el mismo en todos los sitios”.

“Humanidad” frente al “sufrimiento innecesario” del menor

Y, en el medio de esta situación, se encuentran los progenitores no custodios, padres y madres que, en el caso de provincias como Salamanca, Burgos o Palencia, llevan más de un mes sin poder ver a sus hijos. Tal es el caso de Miguel Rodero, que señala que “es difícil hacer entender a un niño que su padre o su madre puede ir a trabajar o a la compra pero que no puede ir a verle durante los 33 días que llevamos ya de confinamiento”. Y es que aunque Rodero reconoce que “la Sanidad siempre es una prioridad”, esta debe ir “de la mano de la humanidad”, por lo que considera que “igual que hay excepciones al confinamiento como para pasear a las mascotas, también debería estar entre esa excepcionalidad que los niños mantengan contacto directo con sus dos progenitores”.

Además, Rodero advierte que dejar paralizada la ejecución de las sentencias, que es lo que al final supone la orden de suspender el régimen de visitas de los menores, se sitúa como “un mal precedente” porque “va a generar una lluvia de demandas posteriores” por parte de los progenitores no custodios para recuperar los días en que no han podido estar con sus hijos. Esto tendrá como consecuencia, por un lado, la generación de “muchas tensiones en las familias” y, por otro, supondrá un “tapón judicial” de casos en los juzgados que los progenitores no custodios temen que “acaben en un cajón por no poder darle salida”.

“Todo esto sería totalmente subsanable si el Juzgado de Familia de Salamanca emitiera ya una nueva resolución para permitir que se cumplan las sentencias y acuerdos, y los menores pasen al menos un fin de semana de cada dos con sus padres no custodios, como pasa en la mayoría de provincias”, contempla Rodero, que relata que “duele mucho ver que, si en lugar de ser ciudadanos de Salamanca, lo fuéramos de Barcelona, estaríamos viendo a nuestros hijos cuando corresponde”.

En la misma situación se encuentra Antonio (nombre ficticio para preservar la intimidad de su hija), que lleva ya más de un mes sin poder ver a la pequeña de cinco años, y a quien además se le une la distancia por encontrarse esta con su madre en Madrid. Sin embargo, su caso de separación y custodia se llevó a cabo en el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Salamanca, lo que hace que, debido a la disparidad de criterios entre la capital de España y la ciudad salmantina, ahora no pueda ver a su hija. “Se está produciendo un agravio comparativo no ya solo con otras Comunidades Autónomas, si no con otras provincias como Valladolid”, explica este padre, que recuerda que “entre el 70 y el 80 por ciento de los Juzgados de Familia ordenan respetar las sentencias, pero aquí se suspenden a no ser que haya acuerdo entre las partes, lo que está generando más problemas de los que pretende resolver”.

En ese sentido, Antonio apela a seguir el criterio del Consejo General del Poder Judicial, que ha propuesto “medidas para modular o alterar los regímenes de visita, de manera que se respeten los tiempos marcados por las sentencias sin necesidad de poner en riesgo de contagio ni a los menores ni a sus progenitores”. Sin embargo, es un criterio orientativo y no una orden, que entra en colisión con la decisión del Juzgado de Familia de Salamanca, y que provocará, en opinión de este padre, que cuando acabe el Estado de Alarma “se sobrecargue el Juzgado con demandas de los progenitores no custodios agraviados”. Por ello pide, como el resto de padres que no están pudiendo ver a sus hijos, que el juzgado salmantino de familia “resuelva esta situación antes de que sea cada vez más crítica y que el perjuicio a los menores, los verdaderos damnificados de esta situación, sea cada vez mayor”.

De hecho, este padre explica que, en su caso particular, y cada vez que mantiene una comunicación telemática con su hija, observa que “la niña está irritable y se enfada con facilidad, acusa el encierro y la imposibilidad de verme, porque cada vez que la llamo muestra su tristeza por no poder estar conmigo”. Es por ello que Antonio considera que la resolución del Juzgado de Familia de Salamanca “está generando sufrimiento, en los padres que no podemos estar con nuestros hijos pero también en los menores, que es de quienes tiene que asegurar su bienestar”, y por ello pide al juzgado salmantino que “evalúe inmediatamente la eficiencia de la decisión tomada y cambie, para generar el menor impacto posible en los menores durante el confinamiento”.


Noticias relacionadas

21 comentarios

  1. Es muy injusto que los menores no puedan pasar tiempo con ambos progenitores. No entiendo está decisión del juzgado de Salamanca.

  2. Qué injusticia para estos niños salmantinos, además del confinamiento tienen que sufrir la privación gratuita de estar con uno de sus padres. Si el juzgado no resuelve ese agravio, que tomen nota las familias salmantinas que estén pensando en separarse tras la cuarentena: hay que mudarse de provincia, en Valladolid, Barcelona y en casi todo el resto del país sus hijos disfrutarán de todos sus derechos fundamentales. En Salamanca, no.

  3. ¡Qué injusticia para estos niños salmantinos! ¿Además del confinamiento, tienen que sufrir la privación innecesaria de estar con unos de sus padres?. Si el juzgado no resuelve este agravio pronto, ya pueden prepararse las familias salmantinas que estén pensando en separarse protegiendo el bienestar de sus hijos: hay que mudarse antes de provincia, en Valladolid, Barcelona, Madrid, y en la mayoría del resto del país, sus hijos disfrutarían de sus derechos fundamentales. En Salamanca, no.

  4. No puede haber en el siglo XXI desigualdades en torno a derechos fundamentales entre los ciudadanos de un mismo país, todos somos iguales ante la ley. No que según en la comunidad que vivas vas a tener unas ventajas que otros por su situación geográfica no tienen. se debe resolver esta situación. No pueden quedarse los niños/as sin ver a sus padres esta cuarentena. SOLUCIONES YA!

  5. Humanidad, igualdad y bienestar.
    El juzgado de familia de Salamanca debe rectificar lo antes posible para “subsanar”, si es que se puede subsanar el confinamiento sin derechos fundamentales para los niños y las niñas privados de la convivencia natural con uno de sus progenitores, el sufrimiento tanto de los menores como de los progenitores perjudicados.

  6. Es injusto que los niños estén perjudicados por situaciones como éstas, a demás del confinamiento general que se vive por la situación actual. Sería muy bueno que el juzgado revisara esta situación en beneficio de los menores y que estos puedan estar con sus progenitores de acuerdo a lo establecido en la ley.

  7. La falta de unidad de criterio en estas y otras cuestiones en nuestro país es terrible y genera injusticias. Asumamos eso… Pero.. En este caso concreto, ¿no sería posible que el juez de Salamanca leyera los criterios de valoración de los jueces de Madrid y Barcelona para que hayan tomado una medida completamente diferente a la suya? Quizás le diera otra visión del problema… No sé, pienso. Todos nos equivocamos a veces y no pasa nada por rectificar, que, además, es de sabios… Y justos.

  8. Parece increíble que dos ciudades que se encuentran a una hora de distancia tengan criterios totalmente opuestos en algo tan importante como el contacto de un padre y su hijo: no puede ser que a estas alturas el lugar en el que vives determine qué derechos tienes. El juzgado de Salamanca debería adoptar la actitud mayoritaria, que es la menos restrictiva, sobre todo ahora que ya quedó claro que el confinamiento va para largo.

  9. De por sí, una separación de cónyuges es in hecho traumático para el proceso psicoevolutivo del menor, más aún el probarlos de la presencia de sus padres, particularmente de aquél que está desprovisto de la guarda y custodia. El Papá Francisco denunció la comisión de actos «terroristas» de parte de un progenitor que impide la presencia de su contraparte respecto a prole, en casos dolorosos de separación.
    Urge reconstruir los valores de la familia, las consecuencias de menospreciar aquello son nefastas y evidentes, no sólo en el desarrollo del menor afectado, también en la sociedad.

  10. No entiendo la insensibilidad y falta de empatía del poder judicial. Los niños y las niñas necesitan tanto a sus padres como a sus madres

  11. Esta falta de criterio y no atención a los derechos fundamentales de los menores, pone de relieve la falta de formación en derecho de familia y, que, prima la imposición del progenitor custodio por delante de la del otro progenitor privándole, así, del derecho de ver y estar con su hijo/a.
    La maternidad/paternidad no es exclusiva de los sexos pues tanto una madre como un padre tiene el derecho de estar con el menor esté en la ciudad que esté. Ni una mujer porque es mujer es una buena madre ni el hombre por ser padre es un mero colaborador externo, luchemos porque está serie de tonterías dejen de salir en las sentencias, por eso también debe luchar el movimiento feminista, condenando este tipo de argumentaciones en los juzgados.
    El juzgado de Salamanca no puede actuar con una sentencia que «no se moja», sino que tiene que favorecer la comunicación y el acuerdo entre las partes y, si no lo hay, para eso está esta institución para poner en ese mismo comunicado cómo se deberían compensar las visitas de forma gratuita puesto que es un derecho que tiene tanto el progenitor como el menor.

    Salamanca tiene que dejar el EGO a un lado y velar que los derechos de los niños/as se cumplan y aliviar su duro confinamiento.
    RECTIFICACIÓN YA!!!!!

  12. La resolución del Juzgado de Familia de Salamanca atenta contra varios derechos fundamentales de la Infancia: el agravio comparativo frente a los niños que viven en otras provincias o comunidades autónomas; no se contempla una visión global del bienestar del niño, privilegiando el aspecto de salud física y minusvalorando el bienestar psicológico, afectivo y relacional del niño; y no se tiene en cuenta su opinión con respecto a su deseo de convivir con ambos padres. Confío en que el Juzgado rectifique su resolución, teniendo en cuenta lo prolongado de la cuarentena y la necesidad de que los niños disfruten del afecto y los cuidados de ambos padres.

  13. Ante, esta situación que viven los padres que por circunstancias de la vida ,deben compartir y ver crecer a sus hijos a distancia y no poder colmarle de atenciones .

    Que un solo juez les dejé con las manos vacías y el corazón roto no solo de los padres sino también de los niños que con vehemencia esperan llegué el día de su encuentro y poder realizar sueños , ,de alimento ,. Recreación ,son parte esencial de un niño con derechos . Ellos ,esperan vivir y disfrutar la compañía de su padre o madre a quien corresponda vivir su realidad compartida para el momento .

    Será posible ,que tanto los hijos como los padres vean compensado ese tiempo. Que por circunstancias ajenas a su voluntad ,de estar juntos se vio truncado el encuentro por la situación que se está viviendo actualmente en el país .

    Apelo,a la autoridad correspondiente con todo respeto y a Dios Nuestro Señor ,hoy día de la Divina Misericordia, Jesús toque el corazón de las autoridades competentes y sean por instantes niños que viven esta misma situación que no se explican o entienden el por qué aún no le han ido a su encuentro y ellos ansían verles. Ellos son los que más sufren en medio de esta cuarentena tan prolongada ,. Ellos son los héroes de esta situación haciendo deberes escolares y esperan con pasiencia el encuentro con su padre. O madre .

  14. La resolución del Juzgado de Familia de Salamanca vulnera, al menos, cinco derechos fundamentales de la Infancia: el derecho a la igualdad, al discriminarlos con respecto a aquellos que viven en otra provincia o comunidad autónoma; el derecho a que su opinión sea tenida en cuenta, ya que en varios casos su deseo de ver y convivir con el padre no custodio no se ha tenido en cuenta; el derecho a privilegiar su interés por encima de otros criterios; el derecho a tener un desarrollo adecuado, y el derecho a una familia que lo quiera y lo cuide, que se ven dificultados si sólo pueden ver o escuchar a su otro progenitor a través de un aparato, sin que se favorezca el contacto y la convivencia.
    Confío en que el Juzgado rectifique muy pronto y tenga en cuenta el interés del niño y sus derechos, inalienables aún en estas circunstancias de estado de alarma mundial.

  15. Sólo duele cuando se sufre en carne propia las injusticias de la vida. Se ve con indiferencia cuando es otro el que padece la separación de un ser querido, la fractura de la familia, no poder tocar a tus hijos, verlos crecer, ver su sonrisa, apoyalos en sus tristezas… pero bastaría que te toque vivir ésas experiencias, para sentir que se te movió el piso y tienes dos opciones: resignarte o luchar.
    Estoy segura que de ser ése el caso personal de la Juez de Familia de Salamanca, ya habría unificado criterios tomando en consideración su situación así como la resolución establecida en las provincias de León y Valladolid, donde los padres no custodios están pudiendo ver a sus hijos los días que les corresponden… porque se sesgaron hacía el bienestar del débil jurídico… «de los hijos».

  16. Desestabilizar aún más la difícil situación que los menores están padeciendo con el confinamiento, al impedirles mantener el régimen habitual de custodia de sus padres, no solo resulta cruel, sino una mala estrategia en la defensa de sus derechos. A esta injusticia se suma la disparidad de criterios que hace más absurda aún la decisión tomada por el juzgado salmantino. Siempre hay tiempo para rectificar pero los daños causados a estos padres e hijos serán difíciles de reparar. Los jueces, más que nadie en nuestro sistema de organización social, deberían ser conscientes de la influencia que sus decisiones tienen en la vida concreta de los ciudadanos; que no son abstracciones legales sino personas que sufren.

  17. Papelón

    Sólo duele cuando se sufre en carne propia las injusticias de la vida. Se ve con indiferencia cuando es otro el que padece la separación de un ser querido, la fractura de la familia, no poder tocar a tus hijos, verlos crecer, ver su sonrisa, apoyalos en sus tristezas… pero bastaría que te toque vivir ésas experiencias, para sentir que se te movió el piso y tienes dos opciones: resignarte o luchar.
    Estoy segura que de ser ése el caso personal de la Juez de Familia de Salamanca, ya habría unificado criterios tomando en consideración su situación así como la resolución establecida en las provincias de León y Valladolid, donde los padres no custodios están pudiendo ver a sus hijos los días que les corresponden… porque se sesgaron hacía el bienestar del débil jurídico… «de los hijos».

  18. Solo pedir, con urgencia, una rectificación de esta situación a las que se han visto sometidos, por no decir castigados tanto los padres como los hijos, como es la privación del derecho a verse. Pues un niño no solo necesita techo, comida, educación, sino demanda cariño, igualdad, generosidad. Por favor, no le neguemos sus auténticos derechos!

  19. Me parece totalmente injusto que se deje a la discreción de un juez un tema tan importante como las visitas de los menores, debería haber una norma igual para todos.
    La igualdad también es para los padres, no solamente para las madres. Pues son los que sufren junto con los menores, estás decisiones arbitrarias de algún juez.

  20. Mi hermano lleva 7 meses sin ver a sus hijas.Desde diciembre.Llego el día del juicio y ella presentó un parte por enfermedad.Nuevamente se propuso otra fecha y el juez suspendió el juicio porq la vidio llamada del abogado de mi hermano no tenía señal.
    Hoy a 4 de agosto del 2020 seguimos sin ver a mis sobrinas.Cuanto más tenemos que esperar? síndrome saparentan.
    Eso esta sucediendo con las niñas.
    Su abuela las llama y sus primos para felicitarles el cumpleaños y su madre no descuelga el teléfono.Es justo?
    Por no hablar ya de los beneficios que se obtienen ante una denuncia de malos tratos si eres funcionaria ,asciendes y elijes el destino que tu quieres.
    Ese tipo de mujeres en verdad son las que hacen verdadero daño a nuestra sociedad y a las mujeres que sufren violencia de género.
    Silencio,justicia,denuncias,dinero…calladito que sino pasas una noche en los calabozos.Es justo?

Deja un comentario

Botón volver arriba