Cosas de la vida

Dimes y diretes (XXIX) de cuarentena. Zapatero a tus zapatos…

 

Queridos amigos: ¿quién no ha oído alguna vez, o muchas, la primera parte de este refrán? ¿Cuántas veces habría que estarla diciendo hoy, en que todo el mundo parece saber de leyes, de medicina, de ciencia, de arte, de todo, gracias al uso y abuso de los medios digitales? Luego resulta que el consejo que se da es erróneo, pero con la moderna tecnología es como si se estuviera dotado del anonimato. Antes se decía que no todo lo que está escrito había que creerlo. Ahora se piensa igual, pero más exageradamente, de lo que nos ofrece Internet. ¡Hay que ser precavidos!

Por: Emiliano Jiménez

Me estoy refiriendo a:

«Zapatero a tus zapatos, y déjate de otros tratos»

El origen de este refrán es muy antiguo. Se cuenta que cierto pintor exponía sus cuadros en una plaza pública. Un día pasó por allí un zapatero, que le dijo que en determinado cuadro el dibujo de una sandalia estaba mal. El pintor reconoció su error, retiro aquel cuadro y, luego, en el taller, lo corrigió. Al día siguiente, cuando el mismo zapatero vio que le habían hecho caso, quiso dar consejos al pintor sobre cómo debía usar los colores.  Y entonces recibió esta respuesta, que inmediatamente corrió de boca en boca.

¡Deberíamos aplicarnos el cuento y no tratar de ser tan «sabios»!

————-

Hoy nuestra habitual colaboradora Encarna de Cabo nos recuerda los siguientes: «No hay peor ciego que el que no quiere ver«, o «En el reino de los ciegos, el tuerto es rey«, ambos en relación con el presentado el otro día: «Ojos que no ven…».

También, L. J. Balmori me ha enviado un mensaje, de gran circulación informática, en el que figuran muchísimos refranes puestos en forma de «emoticonos». Es un buen entretenimiento, pero no lo voy a poner aquí.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba