LocalPortada

Historia de un éxito. El residencial La Vega, todo el periodo libre de coronavirus

La residencia tiene en la actualidad 176 usuarios y todos ellos han estado dado negativo en los test realizados

 

 

Hay noticias que nos ha molestado mucho, porque las familias sufren. No todas las residencias han trabajado igual, las que han tenido malas gestiones, que se investiguen, pero no se puede generalizar, porque mimamos cada detalle, estamos pendiente de ellos y nos duele exactamente igual que a sus familiares. Es verdad que ha habido noticias muy feas, al igual que ha habido situaciones muy desagradables y duras, pero no ha sido la tónica general. Hay residencias que estamos limpias y somos grandes. El otro día, al hacer los test y ver que todos daban negativo, como si hubiéramos ganado el mundial”. Así de contundente y emocionada se muestra Cristina Díaz, directora del Residencial La Vega.

La directora se muestra muy agradecida al equipo humano con el que ha contado en todo momento. “Lo más importante en los centros es el personal con el que trabajas, son ellos los que levantan y tiran para arriba, desde el equipo de limpieza, importantísimo en esta crisis, hasta técnicos auxiliares, enfermeros, médicos,… Estamos pletóricos”.

El Residencial La Vega se adelantó diez días al cierre. Desde febrero han tenido mascarillas todos puestas, porque el contagio podía ser inminente y tuvieron en cuenta las patologías de base que tienen sus residentes, era un colectivo muy vulnerable.  Además, en febrero tanto como proveedores como familias que entraban en el centro, tenían que hacerlo con la mascarilla puesta. El día 5 de marzo se restringieron las visitas en la residencia. “Nos pusimos muy serios”.

¿Las familias entendieron esta medida?
En aquel momento, no mucho. Eso sí lo acataron.

Ahora os darán las gracias…
Ahora un montón. (Risas) Ahora nos dicen qué buena medida y nos dan las gracias. Pero, en ese momento era muy radical. El Gobierno no se lo había planteado todavía.

A partir del 13 de marzo, el Residencial La Vega comenzó a confinar a sus residentes en las habitaciones. Compraron muchísimo material durante esa semana, además de muchísimas normas, como cambiar las toallas por papel o llevar la comida a las habitaciones en bandejas. “Todo el equipo técnico adaptó sus horarios para apoyar a sus compañeros y el aumentamos el personal. Tenemos un ratio alto, pero se amplió aún más. Y lo más importante, les hemos dado mucho cariño, que es lo que mejor funciona”, puntualiza Cristina Díaz.

La directora asegura que ha funcionado porque el equipo ha respondido de la forma más responsable. “Nadie se quería dar de baja, pero nosotros, aunque nuestros trabajadores se sentían bien, si habían estado en contacto con su madre o padre que habían dado positivo en coronavirus, queríamos que estuvieran de baja. No pasaba nada y lo importante es que tuvieran cuidado. Nuestros trabajadores sabían que eso no iba a suponer un riesgo para perder su puesto de trabajo. Ellos se quedaban en casa por la seguridad de todos”, garantiza.

El Residencial La Vega cuenta en estos momentos con 176 usuarios, todos ellos han estado libres de coronavirus durante todo el periodo y el equipo lo conforman 147 personas, que han contado siempre con la protección adecuada de buzos, mascarillas, guantes, pantalles,… “Sabíamos que nuestros residentes estaban sanos, si traíamos el virus éramos nosotros, por lo que teníamos que estar bien protegidos para no contaminarlos a ellos”.

El Residencial La Vega ha hecho una inversión en material “muy potente” y también han contado con la colaboración de empresas, particulares, familiares que les han donado mascarillas, pantallas, incluso “embutido de la comarca de Guijuelo –Coto Ramos y Casa Cheti-; Gadis nos ha traído agua. La pandemia ha sacado lo mejor de cada uno”.

Esta semana les harán los test a los trabajadores, porque para la residencia es muy importante que estén bien y que no hayan corrido peligro en ningún momento.  “Las protecciones son muy importantes y en todo momento han estado protegidos, por ello el resultado es el que es”, matiza Díaz.

Todos los días a las 15.00 horas se da prevención de riesgo, es el momento en que coinciden varios turnos. Al concluir, se dan un aplauso, al igual que a las 20.00 horas que salen a aplaudir con los vecinos. Después se ponen el himno de la pandemia, Resistiré, y tanto trabajadores, como residentes en sus puertas, bailan todos.

Dale al play…


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Estamos muy contentos con el protocolo que a tomado las residencias saltea y del resultado obtenido pero ya es mucho tiempo los pobres encerrados les va a pasar factura tendrían que empezar actividades pasear etc por supuesto visitas no pero un poco de normalidad dentro ya les venía biennn están ya muy alterados.

Deja un comentario

Botón volver arriba