Castilla y LeónPortada

El Gobierno respalda la prudencia de Castilla y León en la desescalada

Solo pasarán a la Fase '1' un total de 26 zonas de salud en el medio rural de la región, frente a las 39 que finalmente presentó la Junta

El Ministerio de Sanidad autorizó este viernes que 26 zonas básicas de salud de Castilla y León, que suman unos 53.000 habitantes, pasen a partir del lunes, 11 de mayo, a la fase 1 del plan de ‘desescalada’ o transición a la nueva normalidad, tras el impacto de la crisis sanitaria del coronavirus.

 

Así lo anunció en una comparecencia el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, tras la reunión de este viernes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Fernando Simón destacó que esta decisión se tomó tras una “intensa” discusión con la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, que esta misma mañana planteó al Ministerio de Sanidad la desescalada de 39 zonas básicas de salud rurales de la Comunidad, trece más que la propuesta aprobada.

En este sentido, fuentes de la Consejería de Sanidad confirmaron a Ical que no hubo ninguna comunicación previa por parte del Ministerio y que el departamento de Verónica Casado se enteró de la decisión durante la rueda de prensa.

Por provincias, Zamora cuenta con siete zonas básicas de salud, Burgos con seis, Salamanca con cuatro, Valladolid y León con tres, Ávila, Palencia y Soria con una y Segovia sin ninguna.

Las zonas básicas de salud que el lunes entrarán en fase uno son: Muñico en Ávila; Sedano, Valle de Losa, Quintanar de la Sierra, Espinosa de los Monteros, Pampliega y Valle de Mena en Burgos; Truchas, Matallana de Torio y Riaño, en León; Torquemada, en Palencia, Robleda, Aldeadavila de la Ribera, Miranda del Castañar y Lumbrales en Salamanca; San Pedro Manrique, en Soria; Alaejos , Mayorga de Campos y Esguevillas de Esgueva, en Valladolid  y Alta Sanabria, Carbajales de Alba, Tábara, Santibañez de Vidriales, Alcañices, Corrales del Vino y Villalpando, en Zamora.

En la rueda de prensa, el ministro de Sanidad subrayó que las propuestas de qué unidades territoriales avanzan en la desescalada han sido analizadas por funcionarios del Ministerio de Sanidad y evaluadas por este departamento junto con las comunidades y ciudades autónomas, y destacó que se trata de “decisiones consensuadas”.

Illa comentó que la disciplina social es “más necesaria que nunca” en la desescalada, así como atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias en cuanto a la distancia interpersonal de dos metros, el lavado frecuente de manos, la higiene en los espacios públicos y privados, y el uso de la mascarilla.

Recalcó que la transición hacia la “nueva normalidad” tiene como pilares la “cogobernanza” entre Sanidad y las comunidades autónomas, y la “cautela”. “Toda prudencia es poca en las decisiones de la desescalada, que son complejas y que no tienen precedentes”, concluyó.


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Estupendo que el gobierno apoye la decisión de Castilla y León, pero hay un colectivo olvidado tanto por las comunidades autónomas como el gobierno y son las personas que están en centros geriátricos que están viviendo en una pequeña habitación y llevan sin moverse desde principio de marzo sus facultades físicas y psíquicas están disminuyendo de una forma irreversible. Son demasiado mayores para luchar y para que se oiga su voz. Desde el Gobierno, servicios sociales o Comunidades Autónomas han pensado en hacer algo para paliar el sufrimiento de estas personas? Y que puedan darse un paseo o tomar el aire y no solo ver como los demás disfrutan un ratito de todo lo que a ellos se les niega.

Deja un comentario

Botón volver arriba