Castilla y León

Obras en las autovías

Las autovías sortean el COVID-19: Obras en unos 40 kilómetros y apertura en julio de la ronda de Segovia

 

Las obras de las grandes infraestructuras sortean, con algún tropiezo, la pandemia del coronavirus en Castilla y León con la construcción de unos 40 kilómetros. El COVID-19, que solo paralizó los trabajos durante el cierre de las actividades no esenciales, no impedirá que finalicen algunos proyectos este año. A la apertura del tramo de la Autovía del Duero (A-11) entre San Esteban de Gormaz y Langa de Duero, le seguirá en julio el vial pendiente de la circunvalación de Segovia (SG-20)

Por:  J.A. / ICAL

Igualmente, continúan las máquinas trabajando en otros puntos de la A-11 en Soria, como entre Venta Nueva y Santiuste, mientras entre El Burgo de Osma y San Esteban de Gormaz la empresa presentó un modificado y solicitó parar durante el estado de alarma.

También se trabaja en la futura Autovía Burgos-Aguilar de Campoo (A-73), entre Pedrosa de Valdelucio (Burgos) y Báscones de Valdivia (Palencia), que se pondrá en servicio en septiembre de 2021. Mientras se está tramitando un modificado ante la apertura de la AP-1 en Burgos y su conexión con el tramo de la A-12, entre la ciudad e Ibeas de Juarros.

En unas semanas los conductores podrán circular por el segundo tramo (A) de la circunvalación de Segovia. Hace cuatro años, el Ministerio adjudicó a Dragados en 28,03 millones las obras de este tramo, que se vieron paralizadas durante unos dos meses para solucionar el problema de la retirada de los residuos de un vertedero que se encontraba en la zona de apoyo de los pilares de ampliación del puente sobre el río Eresma.

El vial, que suma 8,4 kilómetros, va desde el enlace con la autovía de Pinares (Segovia-Valladolid) hasta la conexión con carretera autonómica CL-601. Rodea la capital de noroeste a suroeste, con cuatro enlaces y tres viaductos para salvar los ríos Cigüiñuela y Eresma y el arroyo Cerezo.

Máquinas en Soria

En concreto, se trabaja en la construcción del tramo Venta Nueva-Santiuste, de 16 kilómetros y un presupuesto de 76,2 millones, si bien se ha ejecutado algo más del 65 por ciento. Los trabajos, como en el caso del anterior, solo se detuvieron durante las dos semanas en las que se decretó el cierre de las actividades no esenciales, lo que junto a otros factores podría modificar las previsiones difundidas por el Ministerio hace meses situaban su apertura en noviembre de 2020.

ICAL. Obras previstas en las autovías de Castilla y León.
ICAL. Obras previstas en las autovías de Castilla y León.

Respecto a la A-11 entre El Burgo y San Esteban de Gormaz, Fomento estima que la ejecución ronda el 30 por ciento. La empresa adjudicataria ASCH pidió la suspensión temporal de los trabajos por el estado de alarma, si bien está pendiente de un modificado del proyecto para un total de 12,8 kilómetros, contratado por 52,5 millones en julio de 2009, con plazo de ejecución de 39 meses.

Además, sigue paralizado el tramo Langa de Duero-Aranda de Duero, que lleva tres años bloqueado en espera de una nueva licitación.

Obras, horizonte 2021

En el verano de 2021, se podría abrir todo el tramo de la Autovía de Castilla (A-62), entre Fuentes de Oñoro (Salamanca) y la frontera portuguesa (IP-5), ya terminado, tras una inversión de 19,6 millones. En noviembre del pasado año se pusieron en servicio los primeros 1,8 kilómetros, de los cinco que componen el nuevo vial que no se estrenará hasta que finalicen los trabajo en el lado luso, lo que se prevé para dentro de un año.

También las máquinas trabajan para cumplir con la previsión de poner en servicio en septiembre de 2021 el tramo de 12,1 kilómetros de la futura Autovía Burgos-Aguilar de Campoo (A-73), entre Pedrosa de Valdelucio (Burgos) y Báscones de Valdivia (Palencia). Los trabajos, con un presupuesto de 46,67 millones, se ha ejecutado en un 45,5 por ciento. Las obras avanzan “a buen ritmo”, habiéndose ya construido la casi totalidad de las estructuras y realizado una gran parte del movimiento de tierras.

Ahora, queda pendiente la finalización de desmontes y terraplenes, la ejecución de las obras de drenaje longitudinal, el asfaltado de la autovía y la colocación de sistemas de contención, fundamentalmente.

Cambios en la A-12

En relación a las obras de la A-12 entre Burgos e Ibeas de Juarros, fuentes del Gobierno indicaron que se tramita un modificado del proyecto, ya enviado desde la Demarcación de Carreteras, ante los cambios que exige la liberación del peaje de la AP-1 entre Burgos y Armiñón en diciembre de 2018.

Esto, explicaron las mismas fuentes, hace necesaria una reconfiguración del enlace de la nueva autovía con la A-1 y AP-1 en la que varios de los ramales del proyecto original se ven directamente afectados. Algunos, precisaron, son ahora innecesarios por la eliminación de las playas de peaje o se deben reconfigurar su diseño para amoldarse al nuevo reparto de tráficos, ya que se ha incrementado “notablemente” los usuarios de la AP-1.

También se contrataron hace meses los trabajos entre Villamayor del Río (Burgos) y Santo Domingo de la Calzada (La Rioja).


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba