Economía

‘Aparcadas’: así ha dejado el coronavirus a las terrazas de Salamanca

La crisis de la Covid-19 ha obligado a bares y restaurantes a ampliar su espacio destinados a las terrazas, aparcamientos incluidos

El coronavirus ha cambiado el mundo en multitud de apartados; la relación con los demás no es la misma, porque lo que antes hacíamos casi pegados ahora hay que hacerlo a una distancia prudencial y, encima, acompañados por una prenda que quizá nunca pensábamos utilizar: la mascarilla.

 

En fin, la vida no es igual a la de antes y por eso se habla de una nueva normalidad, que estará vigente hasta el final de la pandemia o la aparición de una milagrosa vacuna o un tratamiento. También, la Covid-19 ha modificado la actividad diaria de muchos negocios, limitando aforos y aumentando las medidas higiénicas obligatorias.

Sin duda, la hostelería es uno de los sectores que más ha notado la manera de actuar tras la crisis del coronavirus, y mucho más en una ciudad como Salamanca, que tiene en el turismo una de sus mayores fuentes de ingresos y de vida.

Ante esta situación, la administración, de acuerdo con los hosteleros, tomó la medida de poder facilitar un mayor espacio a los establecimientos en sus terrazas, para poder mantener la distancia de seguridad entre las mesas y paliar, en cierto modo, todas las pérdidas que hayan tenido y esto les pueda acarrear en el futuro.

Por ello, muchos locales hosteleros han visto como su espacio se ha aumentado en superficie y ya no es nada raro ver terrazas que ocupan más de lo normal porque así se ha fijado, al tiempo que el panorama de la hostelería deja imágenes que quizá nunca habíamos pensado ver: el coronavirus ha aparcado a las terrazas en los lugares reservados para los vehículos, ya sean o no de pago en todos los barrios de la ciudad.

Ahora ya no es extraño caminar por las calles de la capital y ver ‘aparcadas’ terrazas en lugares donde se veían coches e incluso ocupando algún carril de la calzada para poder ejercer su actividad tras más de dos meses sin abrir su negocio.

La zona de Van Dyck, el entorno del parque Garrido, una parte de la plaza del Oeste y María Auxiliadora (esta última fines de semana y festivos) suprimió plazas de aparcamiento para ampliar en igual medida espacios peatonales y, por tanto, la superficie destinada a las terrazas. También en zonas del paseo del Rollo y la avenida Campoamor, esta situación se puede identificar con claridad.

Ahora queda por saber si las terrazas se ‘aparcarán’ hasta mediados de octubre como demandan los hosteleros o la nueva normalidad devolverá a este sector a la realidad anterior a esta pandemia.

El Ayuntamiento ha indicado que las cosas seguirán así hasta que se permita a los bares ocupar todo su aforo interior, algo que parece improbable hasta que llegue la vacuna o un tratamiento.

Galería de fotos de las terrazas, aquí

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba