Cosas de la vida

Rocío Flores, la estrella emergente del papel cuché

 

Tiene 23 años y se mueve con la misma soltura por las portadas de revistas, esta semana lo es de la ‘biblia’ del corazón, los platos de televisión y las redes sociales como lo hacía su abuela, La Más Grande, por los escenarios de medio mundo.

Rocío Flores Carrasco ha heredado de su abuela Rocío Jurado la forma directa de hablar a las cámaras que no deja a nadie indiferente, pero tampoco ofende al que lo escucha. Además de una seguridad a prueba de personas insidiosas que han querido minar su entereza mental, como el agua a una roca, sin tener en cuenta que este joven es un diamante, el metal más duro conocido. No se ha erosionado en ningún momento y sí ha mostrado sensibilidad al recordar a su madre y abuela.

La audiencia, televisiva y del papel cuché, ávida de encontrar personajes nuevos, esta entusiasmada con esta joven que acaba de entrar en la veintena, muy alejada de las influencer perfectas de su generación. Ella no luce medidas de 90-60-90, las míticas de Marilyn Monroe, pero sí un enorme misterio -la relación con su madre-, que si lo sabe dosificar bien, vivirá de él toda su vida.

No es baladí esa afirmación, hay precedentes. Tenemos a Isabel Preysler, la gran reina de corazones, que siempre deja una ventana entreabierta para que parezca que se conocen sus intimidades, pero nunca se llega ver el interior completo. Lo mismo que había hecho Belén Esteban, la princesa del pueblo, dosificando su vida por entregas como nadie lo había logrado hasta ahora. Aunque, tras el confinamiento, se ha metido a analista política y quizá a su audiencia esa cara le gusta menos, porque ya se sabe que en España todos llevamos un presidente del Gobierno y un seleccionador de fútbol dentro, y quizá ese presidente que lleva Belén no coincida con la legión de seguidores que la ha escuchado durante más de dos décadas sin pestañear.

View this post on Instagram

La combi completa ????

A post shared by Rocio Flores (@rotrece) on


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba