DeportesPortada

11-07-2010: diez años de la estrella que iluminará al fútbol español

Una década ha pasado ya desde que España ganó el primer Mundial de su historia en Sudáfrica después de un campeonato mágico. ¿Cómo fue aquella gesta?

Iker Casillas, Pepe Reina, Víctor Valdés, Raúl Albiol, Gerard Piqué, Carlos Marchena, Carles Puyol, Andrés Iniesta, David Villa, Xavi Hernández, Fernando Torres, Cesc Fábregas, Joan Capdevila, Juan Mata, Xabi Alonso, Sergio Ramos, Sergio Busquets, David Silva, Álvaro Arbeloa, Pedro Rodríguez, Fernando Llorente, Javi Martínez y Jesús Navas.

 

Estos fueron los 23 elegidos por el salmantino Vicente del Bosque para dar continuidad a un éxito que comenzó de la mano de Luis Aragonés tras la victoria de la Eurocopa de 2008 en Viena. Estos jugadores llegaron a un país diferente, exótico y con grandes recursos sin saber que justo antes de ese momento iban a emprender el viaje de sus vidas.

Cincuenta días duró esta aventura que tuvo el mejor final posible, aunque no todo fue de color de rosa, fácil y al alcance de la mano, ni mucho menos. Había dos jugadores fundamentales en ese momento que llegaban mermados por las lesiones y su estado de ánimo, cómo eran Fernando Torres y, especialmente, Andrés Iniesta, que habían vivido momentos muy duros.

Pero el trabajo del cuerpo técnico, la ilusión por lucir una estrella en el pecho para siempre y el compromiso de todos hicieron que los problemas se convirtieran en soluciones para alcanzar la gloria un 11 de julio del año 2010, que muchos españoles no olvidarán nunca.

Entonces, el país vivía instalado en una grave crisis económica por el colapso del sector financiero y la debacle del ‘ladrillo’; gobernaba el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero y en ese mismo año, la banda terrorista ETA anunció el cese definitivo de las armas y la violencia. En ese momento, en esos 50 días que duró la concentración, España se refugió en el fútbol para recuperar la ilusión perdida y olvidarse de los delicados momentos.

españa celebra mundial
La celebración de la victoria. (RFEF)

Una década después, la situación no ha cambiado mucho; gobierna el PSOE de Pedro Sánchez en coalición con Podemos y el apoyo de partidos minoritarios y tanto España como el mundo viven asolados por una brutal crisis sanitaria y económica derivada de la Covid-19; y no, este año no hay Eurocopa para paliar en cierto modo las penas, porque se disputará en 2021 tras su suspensión.

Todo esto en los planos social y económico, pero en el plano deportivo, el optimismo que rodeaba a la selección se vio truncado para muchos en el partido del debut contra Suiza, cuando ‘la Roja’ cayó derrotada contra todo pronóstico (0-1) con un gol inverosímil y que despertó viejos fantasmas… entre los aficionados, no así entre un equipo que salió reforzado de ese partido hasta el punto de terminar como primero de grupo con 6 puntos por delante de Chile. Una victoria (2-0) contra Honduras y otra sobre Chile (2-1) emparejó a España con la Portugal de Cristiano Ronaldo en octavos de final.

En ese partido, España volvió a mostrarse solvente y logró, con gol del ‘guaje’ Villa, superar a los lusos desplegando un fútbol que maravillaba a propios y extraños. Entonces, llegó el punto crucial para ‘la Roja’, los cuartos de final que iban a medir al equipo contra un rocoso Paraguay.

Las cosas no empezaron bien y un penalti de Piqué a la salida de un córner comenzó a poner las cosas complicadas para los de Del Bosque. Cardozo retó a Casillas y ‘el santo’ volvió a hacer de las suyas para darle a España una nueva oportunidad, que no iba a fallar; todo ello pese a que Xabi Alonso había errado una pena máxima ante Justo Villar en la segunda ejecución al no ser válida la primera. En el 83’, de nuevo Villa puso el 1-0 definitivo, para derribar el muro de cuartos.

españa holanda mundial
La camiseta conmemorativa.

En las ‘semis’ del Mundial de Sudáfrica esperaba la Alemania de Joachim Löw, que había desplegado también un gran fútbol en la competición; pero, con España dominando y con su fútbol de toque, el gol iba a llegar en una jugada de estrategia, cuando Xavi encontró a Puyol llegando desde atrás para elevarse al olimpo de los elegidos y sorprender a propios y extraños, poniendo el 1-0 definitivo que llevaría a España a la historia.

Y, qué decir de ese 11 de julio de 2010, que todos recordamos cómo si fuese ayer; quizá sin querer, ayudamos a Casillas a sacar un pie que valió un Mundial ante Robben, o pusimos el corazón en que el sueño se hiciese realidad, al igual que saltamos, reímos, lloramos, bailamos, gritamos… de alegría cuando se hizo el silencio para que Andrés Iniesta marcase el gol de todos. Igual que cuando Casillas elevó al cielo la bola del mundo para dar a España su primera estrella, ésa que siempre iluminará al fútbol español desde lo más alto. Eso ya nunca nos lo podrá arrebatar nadie…


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba