Castilla y León

Segovia ya tiene la autovía de circunvalación

La inversión total en sus más de 15,5 kilómetros supera los 55 millones de euros

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, destacó hoy la importancia de puesta en servicio del segundo tramo, de 8,4 kilómetros, para “completar por fin” la autovía de circunvalación de Segovia (SG-20), que definió como una “obra compleja”, que ha sufrido “muchas vicisitudes y retrasos”, pero que consideró “muy necesaria y muy demandada”. Además, destacó que se trata de una vía “moderna” y de “altas prestaciones” realizada con estándares técnicos de alta calidad constructiva y respeto al medio ambiente.

 

Patricia Martín / ICAL El acto de inauguración y puesta en servicio tuvo lugar a poco metros de la glorieta de enlace con Cristóbal de Segovia, con un intenso calor y una temperatura de 35 grados. En este punto kilómetro se colocó un hito conmemorativo.

Ábalos aseguró que la ronda SG-20 va a beneficiar a muchos ciudadanos y remarcó que las obras, que comenzaron en mayo de 2016, “no han estado exenta de complicaciones”, por lo que agradeció la implicación y compromiso de las empresas, los técnicos y los profesionales, también de los propios usuarios, así como la colaboración de las administración hasta lograr la finalización de los trabajos.

El subtramo ‘A’, ejecutado por Dragados, de 8,4 kilómetros, ha sufrido un retraso de ocho meses, tras anunciarse el año pasado que se acabaría antes del 31 de diciembre para después, ampliar el plazo hasta la primavera. El ministro de Transporte recordó que cuenta con cuatro enlaces, tres viaductos, cuatro pasos superiores, donde se acometió “un gran trabajo profesional” para obstáculos, para “hacer obras de ingeniería a veces en espacios muy pequeños”.

Ábalos también recordó que esta puesta en marcha se suma a la que ya se realizó en octubre, en el tramo ‘B’, con lo que la inversión total es de 55 millones de euros. El Ministerio indicó que la conversión en autovía de la carretera SG-20 responde tanto a la funcionalidad de largo recorrido como a la mejora de las comunicaciones en el ámbito del transporte metropolitano de la ciudad de Segovia.

En cuanto a los largos desplazamientos, resumió el ministro, esta variante conecta con las vías principales: la carretera N-110, la autopista AP-61 (Segovia-San Rafael) y ésta con la A-6; la CL-601 hacia el Real Sitio de San Ildefonso y la Comunidad de Madrid por el puerto de Navacerrada, y la Autovía de Pinares, la A-601 (Segovia-Valladolid). Además, reducirá los tiempos de viaje y los desplazamientos para los segovianos.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, afirmó que es “imprescindible” la puesta en marcha de infraestructuras como la conversión en autovía de la SG-20, o como hace poco la LE-11 porque ser carreteras “especialmente significativas”. En el caso de Segovia, va a suponer “un antes y un después” para Castilla y León y para el norte de España para “realzar” el corredor de Madrid a Valladolid, por la autovía 601.

Suárez-Quiñones recordó que esta vía chocaba al llegar a Segovia con el complicado circular por la anterior variante de Segovia y que, de esta manera, la A-6 y la zona de Tordesillas (Valladolid) se va a ver “descongestionado” de Madrid a Valladolid y viceversa, así como hacia el norte de España. El consejero también sostuvo la mejora para el tráfico para una ciudad Patrimonio de la Humanidad y todos su alfoz, ya que esta nueva autovía va a suponer “un antes y un después” por la descongestión del tráfico, así como “de modernidad y movilidad”.

El ministro de Transportes señaló que esta obra cumple muchos de los objetivos y prioridades marcados por el Gobierno para ayudar al tejido productivo y las empresas de provincia de Segovia, así como ofrecer a los ciudadanos “una mejora de la conectividad y la movilidad”.

Demandas pendientes

José Luis Ábalos recordó el incremento en un 43 por ciento del presupuesto en esta provincia para la conservación y el mantenimiento de la red de carreteras, para la “revalorización de lo público”, y quiso dejar encima de la mesa que es consciente de las “cuestiones pendientes” con Segovia de la que son “buenos conocedores”, como la variante de San Rafael, la mejora de la conexión con la estación del AVE y el polígono de Hontoria, la rehabilitación del Teatro Cervantes, el nuevo Palacio de Justicia o lo servicios ferroviarios.

Temas pendientes pero que van avanzando, que sumarán a los 212 millones de euros de inversión, en los dos años que lleva al frente del Ministerio, que son “siete veces más que entre 2006 y 2017”. Ábalos dijo que no es una cuestión de “batalla de cifras” porque son proyectos que competen a muchos gobiernos y su compromiso.

Para que los temas pendientes salgan adelante, va a requerir dos cosas, según Ábalos, una actitud de colaboración y de consenso entre administraciones y “una visión estratégica y ordenada” para ser eficaces.

Ola de calor

Este acto de puesta en servicio del segundo tramo de la SG-20 estaba programado desde hace 15 días, coincidiendo con un aviso altas temperaturas. Los invitados al acto soportaron 35 grados, entre ellos, el consejero de Fomento de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones; el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo; la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín; el delegado Territorial, José Mazarías; los alcaldes de Segovia, La Lastrilla y San Cristóbal de Segovia, Clara Luquero, Vicente Calle y Óscar Moral, respectivamente, o el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente.

Hasta este punto de la SG-20 también se acercaron diputados, senadores y procuradores del PSOE y el PP. Muchos de los invitados con el traje oscuro que habían llevado en el acto de homenaje a las víctimas del COVID-19 celebrado hoy también en Segovia, a primera hora de la mañana.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba