Economía

Mañueco confía en que CyL esté en el grupo de cabeza de la reactivación

Pide al Gobierno que mantenga las entregas a cuenta de 2020 en el año 2021

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, mostró hoy su confianza en que Castilla y León «se encuentre en el grupo de cabeza de las comunidades autónomas de la reactivación económica en los próximos meses», para lo que, según señaló el primer objetivo «sería conseguir que la economía concluya con una caída del PIB, de niveles de deuda y de paro inferiores a la media nacional».

 

Ical.- Durante el acto institucional de firma del Protocolo de colaboración con el Consejo de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Servicios de la Comunidad en la capital palentina, Mañueco recordó que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) ha posicionado a la Comunidad como «la quinta autonomía que resistió con mayor fortaleza a esa contracción». «No son datos para sentirse orgullosos, pero indican que lo peor ya ha pasado», añadió.

No obstante, el máximo representante de la Junta trasladó que «se está experimentando cierta reactivación, aunque las expectativas a corto y medio plazo todavía son poco alentadoras por la incertidumbre», dado que ni Castilla y León, ni España ni Europa «podrán alcanzar niveles económicos previos a la pandemia a lo largo de 2021 ni probablemente entrado el 2022».

Los gobiernos y la sociedad «deben mostrar la resistencia, la capacidad para actuar y voluntad de superación, algo que creo que estamos consiguiendo». Tal es así que, desde la Junta, se han querido mantener los compromisos con la generación de la actividad económica y el empleo, así como con el impulso de actuaciones para que los sectores productivos pudieran enfrentar la pandemia, puntualizó.

Es decir, mantener un periodo reducido de pago a proveedores, aplazar tributos y alquileres empresariales o líneas de financiación. Una serie de medidas que en su conjunto movilizan 500 millones de euros, las cuales «ponen en valor el esfuerzo que se está realizando desde el Gobierno autonómico», subrayó Mañueco.

Entregas a cuenta

Para lograr esta reactivación, el jefe del Ejecutivo autonómico aclaró que el Gobierno «debe dar certidumbre» por lo que le reclamó mantenga las entregas a cuentas en el año 2021 similares a las recibidas en el 2020. «Puede sonar algo simple, pero es esencial, ya que dos de cada tres euros del presupuesto de la Comunidad proceden de dichas entregas». En segundo lugar, pidió la flexibilización de los límites de déficit y deuda a las comunidades autónomas. «Es necesario que se eleve el nivel de endeudamiento, como mínimo, hasta el dos por ciento», frente al 0,2% previsto.

En tercer lugar, instará a un reparto de los fondos europeos para que se tengan en cuenta las competencias autonómicas, para que «así dicho reparto se haga de una manera justa, transparente y equilibrada». Por último, Mañueco consideró que, de cara al 2021, el Gobierno debe crear un fondo COVID extraordinario y no rembolsable.

En relación a los fondos europeos, el presidente de la Junta ha recordado la creación de una oficina de coordinación de fondos europeos, para aprovecharlos al máximo, abrirlos a la iniciativa empresarial y potenciar la colaboración público-privada. Con esta oficina, que contará con la participación de los empresarios, se abre una canal fluido con el sector empresarial, con el objetivo de poder poner encima de la mesa proyectos sólidos de recuperación, de modernización, de impulso económico y de empleo.

Presupuesto

Fernández Mañueco insistió también en su oferta de diálogo y colaboración con el resto de partidos para la presentación de los presupuestos del próximo año que, dijo, tendrán una “clara prioridad” por el gasto social y sanitario necesario, pero que destinarán los “recursos necesarios” para apoyar a todos los sectores productivos de la Comunidad y ejecutar el Pacto por la Recuperación. Asimismo, explicó, estarán enfocados hacia el proceso de modernización de Castilla y León, centrado en la apuesta por la nueva economía, la transformación digital, la sostenibilidad, los servicios de calidad y el desarrollo rural.

Entre sus objetivos, el impulso al crecimiento empresarial y a un nuevo Plan Director de Promoción Industrial; avanzar en el reequilibrio territorial a través de los Planes Territoriales Industriales, donde el reciente Plan de Ávila es buen ejemplo; apoyar los sectores agroalimentario y de automoción, que suponen la mitad del PIB industrial; y apostar por la apertura hacia el exterior, con un nuevo Plan de Internacionalización en 2021, que buscará duplicar la presencia de Castilla y León en 20 países.

Esta negociación aseguró que “debe ser independiente de la situación estatal” y reconoció que “se presenta como difícil pero no imposible”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba