Castilla y León

La Junta apoya los criterios sobre las restricciones

Casado reitera la necesidad de disponer de mecanismos especiales de intervención que faciliten una respuesta rápida y efectiva

La consejera de Sanidad de la Junta, Verónica Casado, apoyó este miércoles las nuevas restricciones del Ministerio de Sanidad, que afectarán a los municipios de más de 100.000 habitantes cuando superen una incidencia acumulada en los últimos 14 días de más de 500 casos de infectados por COVID-19 por cada 100.000 habitantes, que además presente una positividad de más del 10 por ciento en las PCR y un índice de ocupación superior al 35 por ciento en las UCI de su comunidad autónoma.

 

ICAL. La decisión se tomó este miércoles en una nueva reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), donde también se acordó elaborar planes especiales para los territorios con menor población. El objetivo es “tomar el control” de los territorios frente al COVID-19 «todos unidos», según explicó al término de la reunión el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Las nuevas restricciones han sido apoyadas por la mayoría de las comunidades autónomas, excepto Madrid, Galicia, Cataluña, Andalucía y Ceuta. Se publicarán en el BOE y pasan por reducir la movilidad, con restricción de entradas y salidas; limitar las reuniones a seis personas, así como limitar los aforos, y el cierre de los parques infantiles, principalmente.

Por su parte, Casado reiteró la necesidad de disponer de mecanismos especiales de intervención que, adoptando criterios epidemiológicos y recursos administrativos y jurídicos, faciliten asimismo una respuesta rápida y efectiva para controlar contagios en municipios por debajo de esa población. Además, la consejera indicó que el documento ahora aprobado es un texto de mínimos que queda abierto a introducir nuevos indicadores que faciliten una unidad de acción y criterios comunes.

A su vez, durante el Consejo Interterritorial, Casado insistió en la necesidad de contar con niveles epidemiológicos identificables, con indicadores y estándares bien definidos que permitan, para el conjunto del Sistema Nacional de Salud, pasar de un nivel a otro, con las correspondientes actuaciones, cuando así sea necesario para la contención de la pandemia también en municipios con poblaciones por debajo de los 100.000 habitantes.

Estas medidas, según se explica desde la Junta, suponen la adopción de estándares mínimos para el conjunto español con el objetivo de minimizar el riesgo de expansión de situaciones epidemiológicas graves entre territorios, no sólo en cada comunidad autónoma. sino también entre comunidades. Además, se indica que “la asunción de estas acciones responde a la necesaria coordinación, en el conjunto del Sistema Nacional de Salud, de actuaciones de control homogéneas, suficientes y efectivas que eviten que una evolución extrema de la pandemia en una zona del territorio español pueda tener efectos negativos en otro territorio”.

El acuerdo de hoy se estructura a través once medidas de control y respuesta y dos recomendaciones, con el fin de controlar la expansión de la enfermedad y reducir la presión asistencial sobre el sistema sanitario.

Entre los aspectos en los que inciden estas actuaciones coordinadas, en lo referido a la limitación del contacto social entre personas que residen en diferentes municipios, al tratarse de una medida de urgencia para romper la cadena de transmisión del coronavirus y su expansión, se pretende disminuir la probabilidad de transmisión entre zonas con distinta situación epidemiológica.

Por otra parte, sobre la reducción a seis personas de la participación en grupos sociales, salvo entre convivientes, se argumenta que la mayoría de los brotes tienen un carácter social, relacionado con reuniones familiares y amigos.

Además, con la limitación de aforos en distintos ámbitos y sectores pretende garantizar un distanciamiento interpersonal en los espacios en los que se concurra, siendo esta medida una de las más eficaces para evitar la transmisión, junto con la higiene de manos y el uso de la mascarilla.

El horario de cierre de establecimientos, locales comerciales y servicios abiertos al público forma parte también de las medidas preventivas de contención incorporadas a las actuaciones coordinadas y persigue reducir el riesgo de transmisión, evitando o limitando la posibilidad de contagio en contextos y situaciones sociales que han demostrado ser importantes focos de transmisión.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba