Deportes

Piojo, sobre Diego Hernansanz: «Este hombre me sembró el miedo en el cuerpo»

El ex jugador de Unionistas analizó, paso por paso, todo lo que le ha ocurrido en el peor verano de su vida

Ha pasado los peores meses de su vida, por una situación que se ha encontrado sin querer; su salida traumática de Unionistas CF aún no tiene pies ni cabeza ni una argumentación que pueda parecer creíble

Ya lo anunció Piojo, “a partir de ese momento, empezó el circo del director deportivo”. Y así ha sido una situación completamente surrealista que le ha tocado vivir, muy dolido por no haber recibido el apoyo del club y por haberse sentido ninguneado cuando su futuro solo pasaba por Unionistas CF.

Así ha sido el relato de los hechos por parte de Piojo:

“Pensé que era necesario estar aquí porque todo el mundo ha hablado de mi salida y es justo que se sepa lo que ha ocurrido en estos meses. No quiero meter mierda el club, pero sí quedarme tranquilo y poder dormir porque siempre he ido de cara. Todo lo que aquí voy a contar lo sabían mis amigos y parte de la directiva”.

3 de junio: “primera llamada del DD después de ver una noticia. Al colgar me escribe un whatsapp para que le diga al periodista que ya había recibido su llamada”.

9 junio: “me citan con Hernán y el DD en el hotel El Helmántico. Lo primero que me dice es que me va a bajar el sueldo un porcentaje alto y sin dejarme hablar, Hernán, me dice: a nivel deportivo vas a tener una competencia muy diferente a la de otros años, no a un sub-23. Voy a fichar a un senior, para hacerte una idea, a un Carvajal de la categoría”.

Siempre he estado por la labor de ayudar al club, peor que “el porcentaje de bajada era muy alto y el sueldo me lo bajo yo porque quiero. Al míster le digo que no iba a bajar los brazos y que le iba a quitar el puesto, y si está mejor que yo, aceptare sin problema mi rol de secundario y como buen capitán, busco lo mejor para el equipo. Nos despedimos y me voy… y a partir de aquí comienza el circo del director deportivo”.

“Llevo muchos años en esto y no he visto una cosa igual en mi vida; al final, no le cogía el teléfono porque las conversaciones me parecían surrealista y a veces miraba el teléfono para ver si realmente estaba hablando con un director deportivo. Prefería tener los mensajes guardados y la directiva actuó porque no iba a tener buen final; me reuní con un directivo por videollamada y en 5 minutos estaba todo arreglado”.

22 junio: “me escribe un mensaje diciendo si he hablado con la prensa y no lo he hecho; si alguien ha recibido una filtración por mi parte, que se levante y lo diga ahora. Tras esa conversación, crea un grupo de whatsapp en el que estamos X jugadores, yo y el DD y nos pasa una noticia de un medio sobre las bajadas de sueldo y que por el bien de todos, que saliera el culpable antes de las 7 y si no, habría consecuencias. No soy tonto y sabía que ese grupo era para pillar a Piojo y sacarlo a Piojo del club. Este hombre me sembró el miedo en el cuerpo. No he echado ni una pachanga y mi trabajo ha sido supervisado. No he contestado mensajes de periodistas por eso, y os pido perdón porque me decíais que cómo estaba y no para sacar información y sentía miedo y tener todo al milímetro”.

“Estaba preparado para asumir un nuevo reto, pero el primer día, antes del PCR me vuelven a citar el DD, Hernán y el segundo entrenador y me dice el DD que tiene la misma idea y le respondo que yo intentaré ganarme el puesto. Me dice que es mejor que salga cedido, pero le digo que no, que tengo 31 años y mi vida en Salamanca con un contrato para retirarme aquí”.

Piojo tampoco recibió “llamadas de la directiva para interesarse por mí y me escriben un mensaje para que hable con la prensa junto a otros jugadores, pero de repente me dicen que ha cambiado el protocolo y que no hablaré. Sandoval aparece en un entrenamiento y tuve una conversación rápida con él, pero me dijo que no me preocupara, cuando yo le comenté lo que me estaba pasando”:

15 de septiembre: “en la rueda de prensa de un jugador me entero de que no voy a seguir en el club porque la estaba viendo mi mujer y que saldré del club con todos los honores. También me entero de que no seré capitán del equipo, pero oficialmente nadie me lo dijo”.

17 de septiembre: “me reúno por primera vez con el club y le conté muchas cosas, me piden disculpas, pero me proponen una cesión; yo no quiero irme de mi ciudad y la rechazo. Me proponen lo de ser embajador y les digo que lo tengo que pensar”.

“Me reúno con ellos y no acepto el cargo por el trato de estos meses porque no puedo llevarlo sin ilusión y representar al club después de todo lo que ha pasado; se quedan decepcionados al decir que no”.

Para Piojo, hay algo que se “me escapa. Por ejemplo, el segundo entrenador… pasan los entrenadores y él sigue en su puesto agarrándose y tomando muchas decisiones”.

“Hablo en frío porque creo que la herida cicatrizará mejor porque siempre he sacado la cara por este club, pero nadie me ha obligado a hacerlo; lo hacía porque sentía este escudo y quiero dar carpetazo a esto ya de una vez, no hablaré más del tema. Pero, con el tiempo, si hace falta volveré y tiraré las puertas con la cabeza, porque Unionistas no es la directiva, ni los jugadores ni entrenadores, es la gente que hay detrás, los dueños, los socios… Gracias a Unionistas por hacerme tan feliz; me voy a hacer socio porque siento a este club muy dentro”.

Piojo no reconoce a Unionistas; “en parte, la verdad es que no por todo lo visto estos meses. No sé qué ha cambiado, pero sí sé lo que nunca va a cambiar: los aficionados, que pese a saber que igual no pueden ver al equipo, se hacen socios, están por encima de todo”.

Por último, Piojo lanzó un mensaje en favor de sus amigos, los que siempre han estado: “si puedo presumir de algo es de los amigos que tengo, que han estado conmigo en las malas, ahora, cuando les he necesitado”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba