Deportes

Homenaje del Salamanca CF UDS a Ángel Martín tras su triste fallecimiento

Fue un pilar clave en el inicio de la nueva andadura del club salmantino, entre 2015 y 2017

La muerte de Ángel Martín llevaba el luto en la tarde noche de este domingo al mundo de la empresa salmantina pero, sobre todo, al del fútbol.

Fue uno de los pilares fundamentales del Salamanca CF UDS, en especial en sus años más duros donde formó parte de la directiva, concretamente entre 2015 y 2017, aunque permaneciera vinculado varios meses más por motivos burocráticos.

Sentimentalmente, «Martín ha estado vinculado siempre al Salamanca. De hecho, incluso después de someterse a una delicada operación quiso acudir en varias ocasiones al Helmántico», señala el club salmantino, quien le ha rendido así homenaje en las redes sociales.

«Martín, nacido en Valdefuentes de Sangusín el 12 de diciembre de 1960, entró (siempre con su inseparable mujer, Sole) en el fútbol a la estela de su hijo, Miguel Ángel, que defendió los colores del Salamanca y fue uno de los artífices del retorno a Segunda B. Allí donde él iba, ellos le acompañaban. Siempre discreto, siempre en un segundo plano hasta que en 2015 decide incorporarse a la directiva del club. Bajo su vicepresidencia, el primer equipo ascendió desde Provincial hasta Segunda B, si bien el acuerdo para dejar el club llegó antes de subir en Compostela.

Pero su aportación fue más allá de la un simple directivo. Martín se convirtió en un soporte fundamental del club en todos los aspectos. Colaboró económicamente, pero, sobre todo en lo humano, donde dejó una huella imborrable. Sin duda, todos los que compartimos algún momento con él, por pequeño que fuera, percibimos su inmensa talla, siempre detrás de una sonrisa. Lo conocimos con el destornillador en la mano, reparando cualquier desperfecto para que los niños y los mayores pudieran jugar en las mejores condiciones. Lo conocimos con la fregona, con el paño o con lo que hiciera falta.

Lo conocimos con la cámara de fotos en mano. Ahí les dejamos la que le hizo un servidor en una charla con Taira y Rogerio como protagonistas (Todavía no he sido capaz de aclararla Ángel). Compartimos viajes, ilusiones, fracasos y éxitos con él. Siempre humilde, siempre rodeado de su familia, siempre pendiente de sus hijos y de ese ‘terremoto’ llamado Eric.

Siempre pendiente de que todo el mundo estuviera bien a su alrededor. Hace casi tres años dejaba el club de sus amores, por el que tanto trabajo y lucho, pero al que nunca abandonó. Desde aquí nunca olvidaremos cómo en Compostela, cuando más lo necesitábamos, nos transmitió cariño y consuelo. Hoy nos toca a nosotros devolvérselo a su familia y, desde estas líneas trasladamos nuestro más sentido pésame.

Son momentos duros para toda la familia blanquinegra, pero trataremos de recordarlo como era. Siempre con los suyos, siempre con una sonrisa».


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba