LocalSucesos

4 años de cárcel por estafar 1,7 millones a 5 empresarios cárnicos

El acusado deberá abonar las cantidades adeudadas a las cuatro empresas afectadas y a un quinto varón a título nominal

 

 La Audiencia Provincial de Salamanca condenó a cuatro años de prisión a un hombre como autor de un delito de estafa continuada tras adeudar más de 1,7 millones de euros a cinco empresarios de la industria cárnica de la provincia salmantina que le suministraron productos durante cerca de un año sin recibir las cantidades adeudadas.

 

ICAL. Los hechos se remontan a finales del año 2006, cuando el acusado, socio mayoritario del Grupo Promotor Kipen Sociedad Limitada, inició una relación comercial con una de las víctimas para la compra de productos de alimentación. Paulatinamente, el acusado fue incrementando los pedidos a través de créditos con otras empresas que él mismo controlaba, para dar la apariencia de solvencia con la que consiguió buenos informes bancarios.

Los pedidos eran así abonados por el acusado a través de pagarés, con un vencimiento de 90 días, por lo que la facturación pendiente de pago fue en ascenso, motivo por el que la víctima constituyó una sociedad limitada, Ceibecal, para hacer frente a esa mayor facturación. Además, el ahora condenado, ayudado por la confianza que generaba su relación comercial con la primera víctima, la extendió a otras tres empresas a las que comenzó a realizar pedidos: Productos Cárnicos Chaca Campillo, Almacenes Benito García y Embutidos Ibéricos Artesanos.

No obstante, desde el 2 de agosto del año 2007, el acusado dejó de abonar los pagarés a la primera víctima y su empresa Ceibecal, por lo que se acordó como solución de cobro el endoso o peloteo de tales pagarés, mientras que con las restantes empresas, el hoy condenado les conminó a seguir suministrándole los productos para que vieran atendidos los pagos, hasta que en los meses de septiembre y octubre, el acusado dejó de pagar.

Así, el varón dejó defraudados un total de 1.114.210,37 euros a Ceibecal, que tuvo que solicitar concurso voluntario ante el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Salamanca, así como 476.545.29 euros, a título nominal, al responsable de dicha empresa. También defraudó 78.345,09 euros a Productos Cárnicos Chaca Campillo, 38.038,02 euros a Almacenes Benito García y 58.078 euros a Embutidos Ibéricos Artesanos.

Por todo ello, la Audiencia Provincial de Salamanca condenó al acusado, como responsable de un delito continuado de estafa, a la pena de cuatro años de prisión, así como a la pena de 10 meses de multa con una cuota diaria de 12 euros. El hoy condenado también deberá indemnizar a las empresas y personas defraudadas las cantidades adeudadas mencionadas anteriormente en concepto de responsabilidad civil.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba