Economía

Unicaja Banco gana 77 millones hasta septiembre

Tras provisionar 166 millones por la covid-19

El Grupo Unicaja Banco obtuvo un beneficio neto de 77 millones de euros al cierre de los nueve primeros meses de 2020, lo que supone un descenso del 51,4% respecto al mismo periodo de 2019, tras efectuar una dotación extraordinaria de 166 millones con objeto de cubrir el potencial impacto económico de la pandemia. Excluida esta dotación extraordinaria, el resultado del ejercicio habría ascendido a 194 millones de euros, con un aumento del 21,7por ciento, respecto al mismo período del ejercicio 2019.

 

Según informó hoy la entidad, las principales claves de los resultados de Unicaja Banco en los nueve primeros meses han sido:  la capacidad de generación de resultados, que permite mitigar los impactos del COVID-19; el crecimiento de la actividad; la reducción continuada de los gastos de explotación; la disminución de los activos no productivos, reforzando los altos niveles de coberturas; y las elevadas ratios de solvencia y liquidez, junto con el refuerzo de las ratios de capital, que confirman la fortaleza de la entidad para afrontar la situación actual y seguir dando respuesta a sus clientes en el actual contexto de dificultad.

Asimismo, Unicaja Banco remarcó que ha sido capaz de revertir los efectos negativos del estado de alarma en su margen básico (margen de intereses + comisiones), que crece un 8,9 por ciento en el tercer trimestre, en relación con el segundo. Dicha mejora se produce tanto en el margen de intereses (9,2 pro ciento) como en las comisiones (8,1 por ciento).

Por otro lado, la contención de costes sigue siendo uno de los pilares de la gestión del Banco, habiéndose reducido los gastos de explotación, tanto en relación con el mismo período del ejercicio anterior (-5,5 por ciento) como con el segundo trimestre (-0,2 por ciento). Todo ello ha llevado a la entidad a la mejora de su resultado básico (margen básico – gastos de transformación) en un 8,9 por ciento en relación con el ejercicio anterior.

El empeoramiento de las condiciones económicas no ha sido impedimento para que Unicaja Banco haya continuado con la disminución de sus activos no productivos, incrementando significativamente el alto nivel de las coberturas, y sus ya destacadas posiciones de liquidez y solvencia, manteniendo una situación de destacada fortaleza frente al incierto escenario económico. En este sentido, a cierre del tercer trimestre, la ratio CET-1 se sitúa en el 16,3 por ciento y la de capital total en el 17,8 por ciento, situadas entre las más elevadas del sector, con un exceso sobre los requerimientos SREP de 1.264 millones de euros.

En este escenario, Unicaja Banco indicó que continúa con su apoyo y respuesta a las necesidades de particulares, empresas y autónomos, y en especial a los colectivos más vulnerables, adoptando medidas y soluciones flexibles, participando en la aplicación de las iniciativas del Gobierno y sectoriales, y desarrollando medidas propias, e impulsando diversos protocolos de actuación para garantizar el servicio y reforzar la protección y seguridad de clientes y empleados.

Hasta el momento, la entidad ha aprobado más de 11.500 solicitudes de préstamos con aval ICO de autónomos y empresas, por un importe aproximado de 850 millones de euros, y tramitado más de 21.500 solicitudes de moratoria tanto legales como sectoriales sobre préstamos hipotecarios y personales, que afectan a un volumen aproximado de crédito de 875 millones de euros.

Resultados  

Por otra parte, Unicaja Banco destacó que ha primado el fortalecimiento de su «buena» posición de partida, realizando dotaciones extraordinarias por 166 millones de euros, para abordar con garantías las incertidumbres sobre la evolución de la pandemia y sus potenciales impactos, situando el beneficio neto en 77 millones. El resultado, sin las citadas provisiones, habría crecido, en relación con el ejercicio anterior, un 21,7 por ciento, alcanzando los 194 millones de euros, lo que habría supuesto un ROE del 6,5 por ciento.

Los principales factores que han permitido la generación de dichos resultados son la mejora del margen básico, que aumenta un 8,9 por ciento en el tercer trimestre, tras el impacto del confinamiento en el segundo, así como el esfuerzo continuo en la contención de gastos y los elevados niveles de saneamiento de la cartera, que permiten mantener las necesidades de saneamientos recurrentes en niveles bajos.

Los ingresos, como se ha reseñado, han crecido de manera importante en el tercer trimestre, con un incremento sustancial del margen de intereses, del 9,2% en este trimestre en relación con el anterior, originado por la mejora de los costes de financiación tanto minoristas como mayoristas. El descenso de los costes minoristas, derivado del vencimiento de pasivos a plazo de coste elevado, que continuará hasta mediados de 2021, ha contribuido, junto con el mantenimiento de la rentabilidad del crédito, a la mejora del margen de clientes. Por otro lado, los costes de financiación mayorista mejoran por la contribución de las nuevas aportaciones de liquidez (TLTRO).

Adicionalmente, las comisiones aumentaron en el trimestre un 8,1 por ciento, impulsadas por los servicios de cobros y pagos, así como por la mayor aportación de los fondos de inversión y seguros al apartado de servicio de valores y productos no financieros.

Se ha continuado con el proceso de contención y reducción del gasto, habiéndose conseguido reducir en el trimestre los gastos de explotación un 0,2 por ciento, llevando la caída interanual de los mismos al 5,5 por ciento. Con todo ello, el resultado básico de la entidad ha crecido un 8,9 por ciento en relación con el ejercicio anterior.

Por último, la entidad destacó que, excluyendo las dotaciones extraordinarias comentadas, de 166 millones, los saneamientos y otros resultados, han sido un 50 por ciento inferiores a los del mismo período del ejercicio anterior. Los saneamientos de adjudicados se mantienen en niveles similares, mientras que las dotaciones a fondos y otros resultados disminuyen sustancialmente.

Actividad comercial

La actividad comercial del Grupo, si bien se ha visto impactada por la crisis del COVID-19, ha iniciado su recuperación en el tercer trimestre. En este sentido, si bien el crédito no dudoso al sector privado disminuyó un 0,8 pro ciento en el año, creció un 6,3 por ciento en empresas. A este incremento ha contribuido tanto la producción de préstamos a empresas, impulsados en los últimos meses por la oferta de líneas especiales de financiación destinadas a afrontar las consecuencias de la pandemia, como por la mayor utilización de las líneas de cuentas de crédito y otros saldos disponibles.

Por otro lado, los recursos de clientes aumentaron un 5,1 por ciento en los 12 últimos meses y un 1,3 por ciento en el trimestre. También fue positiva la captación de los recursos de clientes en balance, donde se experimentó un crecimiento del 8,1 por ciento interanual, del 5,9 por ciento en el año y de un 0,9 por ciento en el trimestre, destacando también en este último trimestre el incremento de recursos fuera de balance y seguros, que crecen un 2,4 por ciento, y los saldos en balance con administraciones públicas (16,4) y vista (1,2).

A pesar de que la pandemia del COVID-19  ha afectado a la evolución de la nueva producción, ésta se recupera en el tercer trimestre en el segmento particulares, con un crecimiento del 90 por ciento, mientras que la evolución en empresas se ve afectada por la menor demanda en el último trimestre de operaciones con garantía del ICO.

Elevada cobertura

La reducción sostenida de los activos no productivos -NPAs- (dudosos más adjudicados inmobiliarios) permitió a Unicaja Banco reducir su exposición bruta en 304 millones de euros (-11,2 por ciento) en los últimos 12 meses, con descensos del 18 por ciento en los activos dudosos y del 1,8 por ciento en los adjudicados. El saldo de activos dudosos del Grupo, a cierre del tercer trimestre de 2020, disminuyó hasta los 1.290 millones de euros, y el de inmuebles adjudicados, hasta los 1.117 millones.

La caída de dudosos se tradujo en una bajada de la tasa de morosidad de 0,8 puntos porcentuales en los últimos 12 meses, hasta situarse en el 4,6 por ciento. En el tercer trimestre los activos no productivos también caen en un 2,2 por ciento. Es igualmente destacable el sustancial incremento de los ya elevados niveles de cobertura, en este contexto de incertidumbre.

Así la ratio de cobertura de NPAs se ha incrementado en 7,9 puntos porcentuales desde el mismo trimestre del año anterior y en 2,9 puntos en el último trimestre, para situarse en el 64,5 por ciento. Dicho incremento se debe fundamentalmente a las dotaciones extraordinarias realizadas para anticipar las previsibles consecuencias negativas de la pandemia en la calidad de los activos, que en Unicaja Banco, por el momento, no se han puesto de manifiesto.

En consecuencia, el saldo de activos no productivos, netos de provisiones, con un importe de 855 millones de euros, representa un 1,4 por ciento de los activos del Grupo, a cierre del tercer trimestre de 2020, reduciéndose 0,7 puntos porcentuales en los últimos 12 meses.

Solvencia y liquidez

En términos de solvencia, al cierre del tercer trimestre de 2020, el Grupo Unicaja Banco ha mejorado su situación, presentando una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET-1) del 16,3 por ciento, y de capital total del 17,8 por ciento, situadas entre las más elevadas del sector, y con un incremento en relación con el mismo período del ejercicio anterior de 0,9 puntos y de 2,2 puntos, respectivamente. Estos niveles de capital suponen un exceso sobre los requerimientos SREP de capital total de 1.264 millones de euros.

En términos de fully loaded (según el cómputo una vez finalizado el período transitorio para la aplicación de la normativa de solvencia), Unicaja Banco cuenta con una ratio CET-1 del 14,7 por ciento, y de capital total del 16,2 por ciento, que también experimentan incrementos en relación con el mismo período del año anterior de 0,9 puntos y de 2,3 puntos, respectivamente.

Los positivos niveles de cobertura, de solvencia y de calidad del balance se reflejan, asimismo, a través de una nueva mejora de la ratio Texas (indicador que mide el porcentaje que representan los activos dudosos y adjudicados respecto del agregado de capital y provisiones de dudosos y adjudicados). La ratio mejoró hasta el 43,7 pro ciento, tras una reducción interanual de -6,2 puntos.

Por otro lado, Unicaja Banco mantuvo unos «sólidos» niveles de liquidez, así como un elevado grado de autonomía financiera. En este sentido, los activos líquidos disponibles (deuda pública en su mayor parte) y descontables en el BCE, netos de los activos utilizados, se elevaron, a septiembre de 2020, a 15.780 millones de euros, lo que representa un 25,4 por ciento sobre el balance total del Grupo.

Asimismo, los recursos de clientes con los que se financia la entidad superan ampliamente su inversión crediticia, como refleja la relación de los créditos sobre los depósitos (Loan to Deposit, LTD), que se sitúa en el 66,7 por ciento. Por último, la ratio regulatoria LCR, que mide el volumen de activos líquidos disponibles que tiene la entidad, sobre las salidas netas de fondos de los próximos 30 días, se sitúa a septiembre en el 311 por ciento, equivalente a más de tres veces el límite regulatorio, establecido en el 100 por 100.

Los excesos de capital y de liquidez existentes sitúan a Unicaja Banco en una sólida posición para afrontar las incertidumbres que plantea el recrudecimiento de la incidencia de la pandemia en estos últimos meses.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba