Cosas de la vida

Qué debe tener un buen gato hidráulico

Si necesitas comprar un gato hidráulico para el coche pero no sabes bien cuál escoger o en qué debes reparar, te acercamos una serie de consejos y aspectos que harán que tu elección sea la correcta.

 

Para qué sirven los gatos hidráulicos

Si has oído hablar del gato hidráulico para coche y sabes que necesitas tener uno para tu automóvil pero no tienes claro en qué consisten o cuáles son sus funciones, presta atención.  En primer lugar, los gatos hidráulicos dan la opción de levantar objetos pesados y lo hace a través de diferentes niveles de altura. Se trata de una herramienta muy útil a la hora de cambiar piezas y permite de ese modo revisar la parte inferior de los coches. 

Al seleccionar un gato hidráulico para el coche hay que tener en cuenta diferentes aspectos como son su diseño, el tamaño que presenta, la resistencia, la estabilidad que ofrece, así como la capacidad de carga máxima y el nivel de elevación con el que cuenta. 

Cómo escoger el gato hidráulico de tu vehículo

Seleccionar el mejor gato hidráulico para tu coche puede no ser una tarea sencilla. Por ello tener en cuenta aspectos como su funcionamiento, las capacidades que presenta y sus características será perfecto para seleccionar el modelo más adecuado para tu coche. 

Capacidad de carga

Uno de los puntos claves al seleccionar un gato hidráulico es su capacidad de carga y ver cuál corresponde a cada uno de los modelo. Para ello debes tener en cuenta cuánto pesa tu vehículo, para asegurarte que seleccionarás un gato acorde a tus necesidades. Puedes encontrar en el mercado gatos hidráulicos con forma de cilindros o botellas, ligeros, porque apenas pesan 3 kg y que pueden levantar hasta 6 toneladas sin que ello suponga un gran esfuerzo por parte del usuario. 

Lo más recomendable es ver el tamaño del coche y tener muy presente que si tienes un coche pequeño, con poco peso, se podrá adquirir un gato con menos capacidad de carga y también que cuente con un menor coste.

Puedes apostar también por gatos tipo carretilla, una opción muy estable, muy usada en talleres y que permiten levantar un coche de peso medio. Eso sí, debes tener en cuenta que presentan una dificultad a la hora de ser trasladados de un lugar a otro porque aunque tienen ruedas, generalmente, suelen contar un peso que va de 10 a 20 kilos.

El diseño

El diseño con el que cuente el gato hidráulico también es importante.  Se trata de seleccionar un modelo que te resulte fácil de usar y que presente una buena relación calidad-precio. Por ejemplo, si apuestas por un gato con forma de botella te podrás beneficiar de su base plana que hará que se pueda mantener estable en el suelo, todo ello a la vez que conservan un buen nivel de equilibrio y permite realizar el proceso de levantar el coche en cuestión.

Otro tipo de gato hidráulico que puedes encontrar en el mercado se conoce como Jacks Planta o carretilla. Se suelen emplear para realizar cambios en los neumáticos y cuentan con una forma rectangular y una base conformada por cuatro ruedas, lo que ayuda a desplazar el gato con mayor facilidad y sin que haya que hacer mucho esfuerzo para ello. Se trata de un tipo de gato compacto, y es posible guardarlos dentro del maletero del coche, pudiéndolo transportar en todos tus trayectos.

Tanto un modelo de gato hidráulico como otro cuentan con una palanca de bombeo que se podrá desplazar tanto hacia arriba como hacia abajo cuando se quiera elevar el coche. Hay algunos modelos que presentan un asa de goma ergonómica que harán que puedas sujetarlo de manera más cómoda.

También encontrarás modelos que cuentan ya integrado una zona de almacenamiento idónea para guardar tornillos, tuercas y piezas similares que en un momento determinado puedas requerir.

Elevación

El nivel de elevación que un gato te ofrece es otra de las claves a la hora de adquirir este tipo de modelos. Es fundamental consultar cuáles son los niveles mínimos y máximos para ver si es una opción que puede encajar con tus necesidades. Recuerda que los gatos se emplean para cambiar las ruedas del coche, pero también puede ser útil para modificar otras piezas que requieran ser reemplazadas o para hacer revisiones en el inferior del propio coche. 

Si lo que necesitas es hacer una reparación debajo del coche lo más recomendable será un gato que ofrezca mayor capacidad de elevación y de ahí la importancia de tener claro el uso que le darás.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba