Provincia

La gran bóveda de Aldeadávila viaja de Salamanca a Zaragoza

El aragonés Pablo Serrano la esculpió en la central hidroeléctrica de Iberdrola

La gran bóveda de Aldeadávila que el aragonés Pablo Serrano esculpió en la central hidroeléctrica de Iberdrola ha viajado desde esta localidad salmantina a Zaragoza para ser expuesta en el IAACC Pablo Serrano hasta el próximo 28 de marzo. Esta obra de Serrano refleja un «perfecto equilibrio» y contraste entre el paisaje escarpado de los Arribes del Duero y la técnica artificial propia de una presa, ha resaltado la comisaria de la exposición, Lola Durán.

La central de Aldeadávila comenzó a construirse en los años 50 del siglo pasado, una época con gran demanda de energía, en los Arribes y se convirtió en una obra pionera y de vanguardia.

A petición de Iberduero, Serrano, que había participado en exposiciones internacionales y ya era un reconocido artista, presentó tres proyectos para la presa, el primero y el tercero -que finalmente sería seleccionado- pueden contemplarse en la exposición.

Es en esta época, 1962, cuando el escultor se encuentra inmerso en su serie «Bóvedas para el hombre», que muestra el pensamiento humanista de Serrano y en la cual hace de la bóveda un símbolo de refugio y de «protección del hombre ante el mundo», ha relatado la comisaria.

La «gran bóveda de Aldeadávila», cuya construcción supuso seis meses, es la obra con la que Pablo Serrano erigió la entrada del túnel de acceso a la central, de 700 metros de largo, 8,90 metros de ancho y 7 metros de alto, construida en la roca de granito de un cañón, el del río Duero, que alcanza los 500 metros de altura en esa zona.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba