Local

«De momento, la pandemia no nos ha hecho mejores; confiemos en nuestra resiliencia»

Miguel Marcos ha repasado, un año después, sus reflexiones sobre el virus de la Covid-19

Casi un año ha pasado ya desde que todo comenzó en España; el virus de la Covid-19 se había instalado en nuestras vidas para quedarse un largo tiempo. Y nosotros sin saberlo…

Por ello, una vez más, un hilo del médico internista del hospital de Salamanca e investigador del Ibsal, Miguel Marcos, se ha vuelto a hacer viral por el repaso a la situación de todo lo que hemos vivido, un año después de que eta pesadilla comenzase.

¿Hemos aprendido algo? ¿Somos mejores? ¿Qué pasa con la vacuna? ¿Cuándo recuperaremos la normalidad? ¿Qué futuro nos espera? Todas estas preguntas y muchas más, tienen al menos una respuesta…

«Hace un año escribí este hilo y este tuit. Ese bajo riesgo individual (extremadamente bajo en jóvenes) ha sido el gran motor de la pandemia junto con la transmisión por aerosoles (elevada y no reconocida hasta hace poco). Y nos ha pasado por encima, aquí y en muchos sitios».

«Leo el hilo y está claro que me confundí al decir que “las autoridades están estableciendo las medidas para controlar la epidemia”. Pero tampoco teníamos alternativa. Casi dos semanas después ya pedía, todavía con timidez, aumentar las medidas de control«.

«Al final cerramos la puerta del establo cuando ya se había escapado el caballo. Nosotros y los países cercanos, el fallo fue global en Europa. Y así hemos ido hasta ahora, por detrás del virus y tratando de “convivir” o de jugar al gato y al ratón (pero nosotros somos el ratón)».

«Y los fallos de esta estrategia (o de la comunicación de la misma) han sido tan claros que muchos hemos terminado diciendo cosas que jamás imaginamos. ¿Cómo podía yo pensar hace un año que iba a enmendar la plana a Simón? Demérito suyo más que mérito mío».

«Y es que hemos ido repitiendo errores ola tras ola de forma asombrosa, con cotas difíciles de superar antes de navidades con los ‘allegados’ o ‘cenar con el vecino’. El precio en muertos y saturación del sistema de la tercera ola ha sido alto. Que no se repita otra vez, por favor».

«Afortunadamente, tenemos ya una herramienta que nos permite tomar la iniciativa y, por primera vez en la pandemia, intentar controlarla de verdad: las vacunas. Poco podremos alabar el esfuerzo, el mérito científico y la inversión que ha supuesto tenerlas en tan poco tiempo».

«Si la cosa no se tuerce demasiado en forma de variantes del virus, al final de este año la situación habrá cambiado radicalmente. Tal vez no erradiquemos el virus, pero la epidemiología de la infección por SARS-CoV-2 y su impacto sanitario y económico será completamente diferente».

«Esperemos no llegar al próximo año hablando tanto del virus y que vayamos recuperando la normalidad. Si te ha afectado directamente, será difícil o imposible olvidarlo (sobre todo si ha fallecido alguien cercano, tienes secuelas del virus o te ha impactado mucho económicamente)».

«Para mucha gente, por fortuna, solo será un mal sueño, aunque los cambios sociales y económicos y todo lo que ha ocurrido (como llevar la mascarilla) sin duda nos dejarán marcados y perdurarán en el tiempo aunque ya casi no nos demos cuenta de por qué pasó o por qué lo hacemos«.

«De momento, la pandemia no nos ha hecho mejores y, al contrario, parece haber sido capaz de potenciar y sacar lo peor de muchas situaciones y personas. Pero esperemos que con el tiempo extraigamos enseñanzas y logremos mejoras en algunos campos. Confiemos en nuestra resiliencia«.

«Mientras tanto, vacunemos a toda la velocidad posible de la forma más sensata que podamos. Que de momento, más que correr a la inmunidad de grupo, parece que vamos cojeando. Y recordemos que tenemos que vacunar al mundo entero. No ya por ética, que por supuesto, sino por necesidad«.

«Como decía hace un año, tranquilidad y apliquemos las medidas de prevención. Nos queda todavía pandemia y hay que mantener la concentración hasta que comprobemos un descenso sostenido y claro de los casos. Lo conseguiremos entre todos, pero, de momento, ajustaos las mascarillas».

«Y siempre recordando que, aunque es difícil que volvamos a la casilla de salida, alguna variante nos puede retrasar la solución de la pandemia y causar más carga de muerte, enfermedad y daño económico«.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba