fbpx
Cosas de la vida

Cannabis en la modernidad

Atrás quedó la ola de desprestigio que desde hace un buen tiempo rodea la planta del cannabis, y es que la cultura moderna ha dado un paso adelante en su aceptación como un producto natural con grandes beneficios gracias a sus compuestos cannabinoides, siendo el Cannabidiol uno de los que goza de mayor popularidad por su valor terapéutico. Por su parte, el Tetrahidrocannabinol se sigue viendo como la principal sustancia nociva que ocasiona efectos psicoactivos.

Otros productos derivados como el hachís también gozan de reconocimiento, pero su contenido de THC roza en la ilegalidad; sin embargo, el hachis de CBD en Justbob se ha convertido en una de las mejores alternativas para quienes buscan calidad apegada al consentimiento de las leyes; este es uno de los productos más recientes y cotizados todo gracias a su elevada concentración de CBD y un porcentaje de THC inferior al 0,2 %, por lo tanto, se encuentra completamente certificado para su venta legal.

¿Cómo saber si un producto derivado del cannabis es legal?

La planta del cannabis ha estado involucrada en el marco legal desde hace muchos años, sin embargo, la ciencia y la medicina han sido piezas claves para la aceptación de su uso con fines terapéuticos. De esta manera, algunos países del mundo han apostado por su legalización bajo leyes claras y España no está exenta a esta realidad. 

Actualmente, los países que forman parte de la Unión Europea se rigen por normativas que han considerado al CBD como una sustancia legal, mientras que el THC sigue siendo tildado como una sustancia psicoactiva dado los efectos nocivos que ocasiona a nivel del sistema nervioso central conocido como “subidón”. Así pues, para que un producto a base de CBD sea considerado legal debe contener un nivel de THC por debajo del 0,2 %. Para lograr esto, muchas casas comerciales y bancos de semillas trabajan en pro de conseguir productos 100 % orgánicos que cumplan a cabalidad las normas establecidas para la Unión Europea. Por ejemplo, si de hachís se trata, lo que se busca en este compuesto vegetal es que sea enriquecido con CBD puro y sus niveles de THC estén en línea con los estándares legales. Lo mismo ocurre con el aceite de CBD y otros cientos de productos derivados que hoy en día son tendencia para los usuarios responsables y/o coleccionistas. 

Otro punto importante que destacar es que, a pesar de que el producto cumpla con lo establecido por la ley, su venta está prohibida a menores de edad, esta normativa resulta de gran provecho para la concientización de la sociedad moderna.

España le da la bienvenida al CBD

España es uno de los países de la Unión europea que se apegan a las normativas establecidas si de productos derivados del cannabis se trata. Es por eso que la cultura moderna ha encontrado en este recurso natural un gran aliado no solo desde el punto de vista terapéutico, sino en el campo veterinario, de la cosmetología, y no podía faltar, la moda. 

Asimismo, muchos establecimientos y sitios webs están a la orden del día en lo que respecta a la comercialización de estos productos, y cada vez se amplía más el abanico de opciones para los consumidores que se interesan por los beneficios legales del cannabis. 

Uno de los productos más cotizados es el aceite de CBD, por su puesto, este cannabinol es el pase directo para que cualquier producto sea aprobado por las leyes gracias a sus propiedades, que han sido descritas ampliamente desde que salió a la luz en 1940. Sin embargo muchos expertos estiman que a pesar de que la evidencia ha sido contundente, aún falta camino por recorrer desde el punto de vista científico para seguir validando su reconocimiento en el campo de la salud.  

Grosso modo, hoy en día el CBD representa uno de los coadyuvantes naturales más importantes para diversos tratamientos, por ejemplo, ante los cuadros de estrés crónico, ansiedad o fobia social ha dado resultados acertados. En las terapias de dolor también tiene grandes aplicaciones gracias a su potencial desinflamatorio y analgésico para aliviar lesiones musculares o articulares. Tanto es así que la medicina deportiva lo ha incluido como una sustancia aprobada en diversas disciplinas, pues su uso no crea dependencia ni afecta la capacidad cognitiva de los atletas o deportistas.

También es aprovechado como un buen antiemético natural y, gracias a su potencial antioxidante, es catalogado como un compuesto antienvejecimiento y restaurador de las células cutáneas, de ahí que la cosmetología lo haya incluido en una amplia gama de artículos para el cuidado de la piel (incluso se puede conseguir en maquillaje para el uso cotidiano). 

La fama del CBD parece no decrecer. Cada vez son más los campos de aplicación que se rigen por la normativa legal y, así, puede llegar a miles de consumidores sin restricción o fiscalización.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba