Deportes

Chuchi Jorqués, en profundidad: “El fútbol está perdiendo el proceso, la esencia… solo importa el resultado”

El entrenador del CD Guijuelo agradece al club que haya apostado por él y espera devolverle la confianza

Un (intenso) mes en el Guijuelo y un mes viviendo su primera experiencia en un banquillo profesional como entrenador.

El club ‘verde’, en el que militó tres temporadas dejando grandes tardes de fútbol y señas de identidad como persona, le ha dado la oportunidad para empezar una carrera que seguro llegará muy lejos, con un reto entre manos tan difícil como atractivo.

“Mi sueño más cercano es dejar al Guijuelo en Segunda B”, asegura este palentino de 42 años, que tiene casi 400 partidos a sus espaldas entre Segunda B y Copa del Rey como jugador. De hecho, junto a Jonathan, Carlos Rubén, Razvan y Antonio Pino fue el artífice del primer y único play off de la historia del Guijuelo con Rubén de la Barrera en el banquillo. Ahora ha pasado de ser su compañero a su entrenador.

Lamenta que en el fútbol se haya convertido en algo tan resultadista, que muchas veces no ofrece el tiempo necesario para que algo funcione, maldito tiempo… Chuchi Jorqués tiene claro que debe agradecer al Guijuelo que haya apostado por él, aunque volver a casa siempre sea mucho más fácil.

Asegura, con el corazón en la mano, que le gustaría dirigir un proyecto desde cero en el Guijuelo sin importarle la categoría en la que milite, lo que no quiere decir que no se vaya a dejar hasta la última gota de energía en este cada vez más difícil reto contra viento y marea. Pero, eso sí, no se olviden… los partidos hay que jugarlos hasta el final.

Chuchi Jorqués

Tras un (intenso) mes como entrenador, ¿qué sensaciones tienes en tu debut en un banquillo de Segunda B con el Guijuelo?

Hay momentos en los que tengo sensaciones contradictorias; vinimos en un momento delicado, con muchos partidos y sin poder trabajar mucho o cómo nos gustaría, pero inmensamente feliz de estar aquí y asumir este proyecto. Estoy contento con el trabajo del equipo, pero no nos acompañan los resultados y es un problema porque necesitamos ese resultado que nos cambie el chip.

En el plano personal, ¿eres el entrenador que esperabas ser? ¿Te reconoces?

Sí, porque me considero una persona exigente y competitiva, con todo bien controlado; vamos, lo que fui como futbolista, muy maniático con mis métodos, y entrenando imaginaba que iba a ser así. Pero me he dado cuenta de que soy más tranquilo y no protesto tanto a los árbitros como cuando era jugador, que era más ‘tocapelotas’ al rival. Sí me imaginaba siendo exigente, buscando alternativas, estudiando al rival…

Ahora que has vuelto a pisar un terreno de juego años después de retirarte, ¿tienes aún ese ‘gusanillo’ de jugar?

No, no lo tengo. Cuando fuimos a Pasarón, a Riazor o en nuestro primer partido en casa se me vinieron a la cabeza todo lo que viví como jugador; pero es una etapa cerrada y tuve la suerte de retirarme muy tarde y en el momento en el que yo quise y elegí, soy un privilegiado. Ahora disfruto más que cuando he estado de director deportivo porque soy feliz en el campo, preparando las sesiones, conviviendo con el jugador… no echo de menos jugar.

¿Crees que es necesario haber sido jugador para ser un buen entrenador?

No lo creo así; hay gente que a lo mejor no ha jugado al fútbol y está muy cualificada para entrenar. Sí puedes conocer más cosas, más vestuarios, la mente del jugador, cómo se vive el momento anterior a un partido… pero no es una cosa determinante. Hay grandes entrenadores que no han jugado al fútbol, pese a que te puede ayudar en algunas cosas; tampoco creo que vayas a ser mejor entrenador por haber sido jugador antes.

Sin duda, se ‘curra’ mucho más como entrenador…

Mucho más, no tiene nada que ver; ahora me pongo en el lugar de muchos entrenadores y entiendes todo lo que pasaba. Como entrenador son 24 horas viendo al rival, preparando sesiones, alternativas, dándole vueltas a la cabeza… son muchas cosas y es más complejo de lo que parece. Ahora, dependes de 22 futbolistas que juegan y que intentan hacer lo que les digo, pero cada uno de su padre y de su madre. Ellos tienen que querer…

Chuchi Jorqués

Has pasado por todos los estamentos del fútbol: jugador, director deportivo y, ahora, entrenador. ¿Con cuál te quedas?

Como entrenador, cuando vengo al partido sí tengo cierto cosquilleo, esa cosa… pero no es lo mismo que como jugador. Disfruto mucho como entrenador, pero competir, tener el balón no se compara con estar dentro del terreno de juego; es otro sentimiento porque yo he disfrutado como un enano como jugador. Siendo entrenador sufres mucho más y estás más impotente. Pero tengo clara una cosa, me gustaría lograr como entrenador la mitad de lo que he hecho como jugador.

En el fútbol actual solo vale el resultado; ¿crees que se está perdiendo la esencia de este deporte por centrar todo en eso?

Sí, se está perdiendo esa esencia; y, además, pienso que si durante 10 jornadas no puedes hacer más cosas bien que el rival, estás más cerca de perder que de ganar. Pero si haces muchas cosas mejor que el contrario, siempre estás más cerca de lograr la victoria; luego es verdad que hay una parte de incertidumbre que te puede llevar a hacer muchas cosas bien y perder, pero ese proceso es importante.

Ese proceso no lo hemos podido tener hasta ahora; no quiero que suene a excusa, porque es una realidad. Hay muchas cosas que quieres trabajar, pero no ha habido tiempo hasta ahora y no tener que estar mirando el reloj para no meter mucha carga a los jugadores o que no estén de pie porque han sido muchos partidos, no te deja ser tú.

Yo creo mucho en el proceso, en el trabajo, en una metodología… a mí me gusta que mi equipo sea protagonista con balón y ahora parece que solo vale el fútbol directo y llevar al campo rival y si no lo haces no juegas bien. Depende del contexto y del partido y si das cuatro pases en campo propio ya te critican.

El fútbol está perdiendo ese proceso y lo importante es el resultado, que es lo que te marca como entrenador para poder estar o no en un proyecto.

Y los proyectos y los procesos necesitan tiempo, a veces mucho, y eso ya no existe en el fútbol…

Desde que hemos llegado con poco tiempo, hemos tenido que priorizar las cosas y ver qué hacía mal el equipo y potenciar lo que hacía bien. En estos días de trabajo y semanas completas hemos hecho más trabajo y conceptos que lo vivido en los 17 días anteriores con tantos partidos.

Sí, pero muchas veces el fútbol es ahora, no mañana; no deja desarrollar el trabajo

Sinceramente, creo que en 3-4 meses te da tiempo a trabajar mucho; hay un momento clave en el que puedes acumular trabajo y conceptos, que son las semanas de pretemporada. Ese tiempo es una base primordial para la temporada y luego puedes dar pinceladas para cada rival. Si no lo tienes, ya vas contra el reloj y no sabes si priorizar una cosa es mejor que otra, no es fácil lo que nos hemos encontrado.

Chuchi Jorqués

El club ha querido ‘rascar’ en la cabeza del jugador; ¿qué os puede aportar la figura del psicólogo deportivo?

Su perspectiva profesional va a ser muy importante; como entrenador intentas hacerle ver al jugador ciertas cosas, pero no he estudiado una carrera de Psicología. Es cierto que también va contra el reloj, aunque les puede tocar la fibra, los jugadores se pueden abrir mejor a él en ciertos apartados… creo que es fundamental meter carga física y gasolina para lo que nos viene después.

Una vez le pregunté a Rubén de la Barrera si en el fútbol se valora el talento. ¿Es este deporte racista con el talento?

Hay jugadores que tienen talento por sí mismos y tienes que saber introducirlos en una dinámica grupal; pero no les puedes coaccionar y cohibir y debes darle un poco de libertad; hay que exigirles algunas cosas, sí, pero no frenar su talento. Y aquí en Guijuelo los hay; no les puedo decir cómo jugar, les puedo enseñar el camino, pero muchas veces te pueden ganar un partido. Es cierto que se está cortando mucho el talento porque a veces los entrenadores no dejan a los jugadores expresar su fútbol y están encorsetados en un sistema. Hay que darles aire fresco sin que dejen de mirar al grupo.

Si hace tres meses te dicen que vas a estar aquí; ¿qué hubieses pensado?

Que era una broma, lo veía inviable; tengo que agradecer al Guijuelo que haya apostado por mí. Sé que ahora es muy fácil criticar y decir que no tengo experiencia, y es injusto. Hay personas que cuando se sacan la carrera de Economista o Periodista tampoco tienen experiencia y la cogen según van trabajando. Mi etapa como futbolista me vale, igual que el hecho de haber estado con entrenadores como De la Barrera, Estévez, Imanol Idiakez, Pepe Calvo… y más, de los que he aprendido métodos muy buenos, igual que de preparadores físicos como Arroyo, Carabias. Pero luego yo tengo mi propia idea.

Están los que dicen… “es que éste no tiene experiencia”. Ya, pero hay muchos que empiezan en su trabajo y no la tienen; hay que juzgar a las personas cuando pasen y hagan su trabajo. Hoy en día sé que mis números no son buenos y si sigue así mereceré irme a mi casa y lo asumiré. Pero criticar por la falta de experiencia me parece injusto; el equipo nos trasmite que ha cambiado el chip y que le gusta lo que hacemos. Necesitamos tiempo y no me vale como excusa, pero me habría gustado tener más semanas de trabajo. Si no me sale bien, no me hará perder mi capacidad, ni mis ganas de seguir entrenando.

Un sueño como entrenador ahora que acabas de empezar

Mi sueño más cercano es mantener al Guijuelo en Segunda B; sería un logro espectacular después de la temporada que llevamos. Y si consigo la mitad de lo que he logrado como jugador, me sentiré un privilegiado, aunque hoy en día ya lo siento así. Hay miles de entrenadores mejores y más preparados que yo, pero el Guijuelo ha apostado por mí y estoy muy ilusionado.

Chuchi Jorqués

Tu sueño siempre ha sido entrenar; ¿llegaste a pensar que no ibas a poder realizarlo?

Sí, sí; he pensado varias veces en tirar la toalla; cuando me retiro, llamas a las puertas y éstas te dicen que estás formado, que tal… pero que no tienes experiencia. Por eso, tengo que agradecer públicamente al Cristo Atlético por darme la oportunidad de ser secretario técnico cuando no había trabajado y luego fui director deportivo con plenos poderes. Y ha habido momentos en los que me planteé dejarlo y pensé que no podría seguir vinculado al fútbol como entrenador. He vivido el fútbol fuera del campo y quiero hacerlo desde dentro.

Ahora tengo esa responsabilidad de hacerlo bien en Guijuelo para poder demostrar que puedo estar en un banquillo, y sin excusas. Estoy ilusionado y capacitado y si no soy capaz de sacarlo adelante, no me voy a juzgar mal. Ha habido entrenadores muy buenos que ahora están en Segunda B, Segunda o cuerpos técnicos… con piedra en el camino y espero superarla por el amor que tengo al Guijuelo.

¿Piensas más allá de esta temporada y poder empezar un proyecto desde cero en Guijuelo?

Me gustaría coger el Guijuelo y empezar un proyecto desde cero y me da igual en la categoría que sea porque ésta es mi casa. Pero es algo que no depende de mí y no quiero pensar más allá de lo que pase de aquí a final de temporada; soy realista y sé cómo es la vida del entrenador porque lo he vivido como jugador.

Si el equipo no reacciona, a lo mejor es injusto que esté aquí; he venido y los chavales han cambiado, pero hay que lograr un resultado positivo porque todo se puede diluir; el máximo responsable soy yo.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Chuchi, y que has hecho en el guijuelo? Te renovarán y así sigues siendo entrenador que parece ser que es lo que quieres.

Deja un comentario

Botón volver arriba