fbpx
LocalPortada

Nueva vida para el kiosko de Salesas

En desuso desde 2020, proponen convertirlo en un centro de mayores

El kiosco bar de Salesas lleva cerrado desde 2020 y ahora proponen darle una nueva vida, concretamente como espacio de encuentro y para el desarrollo de actividades sociales, culturales y de ocio por parte de las asociaciones de mayores.

 

El kiosco-bar de Salesas es una instalación municipal que, según los socialistas, es un ejemplo de lugar óptimo para las personas mayores por varias razones. Por una parte, está situado en un parque desde el que se accede de forma directa, toda la edificación es de planta baja y cuenta con 127 metros cuadrados en su interior con espacio para 16 mesas y opción de terraza en el exterior. Además, dispone de posibilidad de zona de bar y aseos. Por otra, la estructura de kiosco permite una buena ventilación, gran visibilidad y regulación climática.

En años anteriores, el kiosco era un espacio dedicado a la restauración con gestión privada, pero en 2020 la última licitación quedó desierta y, desde entonces, lleva más de un año abandonado, por lo que el grupo socialista pide que el Servicio de Mantenimiento del Ayuntamiento de Salamanca revise su estado de conservación y realice una evaluación de los trabajos de acondicionamiento y adaptación necesarios antes de iniciar el procedimiento de cesión de dicho espacio para su uso por las asociaciones de mayores de la ciudad.

El PSOE recuerda que desde hace más de un año, el 13 de marzo de 2020, los centros de mayores y centros de día municipales permanecen cerrados. Se suspendieron actividades y servicios siguiendo las directrices de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, que solamente ha permitido determinadas actuaciones como la asistencia social, geriátrica, terapias ocupacionales o de higiene. Sin embargo, como consecuencia de las restricciones establecidas por la situación de pandemia, no se han podido llevar a cabo actividades de ocio, sociales y culturales.

Durante todo este tiempo, las personas mayores han sido un ejemplo en el respeto a las recomendaciones sanitarias en un año muy difícil para ellas. La convivencia diaria con el aumento de fallecimientos entre sus iguales, el miedo a un contagio con grave riesgo para su vida, el confinamiento en los domicilios, el alejamiento de sus seres queridos y la pérdida de la mayoría de sus apoyos sociales, han castigado duramente a este colectivo por encima del resto de los grupos de población. La pandemia ha condicionado su vida creando situaciones psicológicas muy duras, mermando su autonomía, obligándolas a renunciar a sus rutinas y a sufrir en soledad las consecuencias de la crisis sanitaria.

En este sentido, los concejales socialistas argumentan que las personas mayores necesitan recuperar tan pronto como sea posible su vida y actividad social, cultural y de ocio, para lo que precisan disponer de los lugares más adecuados.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba