fbpx
Castilla y León

Mañueco no se plantea pedir el toque de queda

El PSOE le pide que “deje de culpar a todos” y aplique los medios que tiene tras el estado de alarma

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, defendió este lunes que «ahora mismo en Castilla y León estamos más aperturistas que Madrid, ya que los bares cierran a las 00.00 de la noche» y aseguró que este miércoles, en la reunión del Consejo de Gobierno, se analizará la situación epidemiológica de la Comunidad. El PSOE, por su parte, le pidió que “deje de culpar a todos” y aplique los medios que tiene tras el estado de alarma.

 

Ical.- Fernández Mañueco, que visitó las instalaciones del Aeródromo Provincial de Soria, aseguró que la Junta no se plantea solicitar ni el cierre perimetral ni el toque de queda, ya que la situación epidemiológica en la Comunidad, de momento, es favorable y el ritmo de vacunación, si se garantizan los sueros, también.

Asimismo, el presidente de la Comunidad mostró su respeto a las decisiones que adoptan con respecto a los posibles cierres otras comunidades autónomas como Madrid, y puntualizó que cada una tiene unas circunstancias diferentes.

En este aspecto, defendió que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tomará las mejores decisiones y defendió que el Gobierno autonómico tomó las propias en función de sus circunstancias.

En el Consejo de Gobierno adelantado al próximo miércoles, al ser fiesta local en Valladolid el jueves, se analizará, según el presidente de la Junta, cuál es la evolución y la situación de la epidemia en Castilla y León “ante la desaparición y la inacción de Pedro Sánchez y su Gobierno cuando más se necesita”.

De esta forma, acusó al Gobierno central de desaparecer en la  gestión de la pandemia, y le acusó de no saber dar respuesta tampoco al proceso de vacunación, a pesar de ser lo único que debe gestionar, ya que las comunidades autónomas sufren un déficit de sueros.

En este sentido, consideró que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha realizado una “dejación de funciones lamentable”, ya que permitió que el estado de alarma decayera sin dar las herramientas jurídicas y legales precisas a las comunidades autónomas para asumir dichas competencias.

Asimismo, recordó que, en octubre, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León consideró que tanto el toque de queda como el cierre perimetral debía estar sometido a una legislación excepcional, y añadió que el Gobierno prometió hace más de un año que dotaría de una legislación a las comunidades autónomas para dotarlas de herramientas pero la misma no ha sido elaborada. “Ha dejado decaer el estado de alarma sin dar explicaciones”, dijo.

Protestas para tapar la incompetencia

El PSOE de Castilla y León, por su parte, pidió este lunes al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, que “deje de culpar a todos” después del cese del estado de alarma y recordó que tiene instrumentos jurídicos y normativos suficientes para aplicar en el control del coronavirus.

“Estamos preocupados por la falta de ambición de Mañueco y de su portavoz que se limitan a criticar a los demás”, sostuvo la secretaria autonómica de Organización, Ana Sánchez, en una rueda de prensa en la que afirmó que se abre un tiempo nuevo, marcado por “el buen ritmo” de la vacunación y “por el momento” de las comunidades autónomas.

Sin embargo, expresó “la preocupación” de su partido porque solo “protestan ante el Gobierno para tapar su incompetencia, inacción y desidia”, cuando conocían que el estado de alarma, aprobado por el Congreso, tenía fecha de caducidad y no se han preocupado de planificar, como hacen otras comunidades.

Ana Sánchez recordó que los socialistas no han juzgado las medidas que ha ido adoptando la Junta a lo largo de esta pandemia, porque, entre otras cosas, no les comunican los datos ni se dirigen a ellos para buscar su apoyo, aunque no quita que, una vez adoptadas, sí las hayan valorado.

De esa manera, se refirió a que se haya ampliado hasta la medianoche la apertura del horario de la hostelería y que se mantenga el criterio del cierre del interior de estos establecimientos cuando se superan los 150 casos de incidencia a 14 días por 100.000 habitantes.

Tampoco, entró a “convertirse en portavoz del Gobierno” en relación a que pueda presentar una modificación de la ley de sanidad, como pide el PP y las comunidades gobernadas por este partido, en caso de que el Tribunal Supremo desestime la petición de Canarias, la única que se ha dirigido a este máximo órgano judicial, de aplicar un toque de queda.

En relación a sí apoyarían a la Junta si ésta también lo pidiera, manifestó que antes tendrían que conocer los datos en que lo sustentarían y les tendrían que convencer con ellos de que la medida sería buena para la Comunidad, aunque recordó que Fernández Mañueco e Igea “solo se reúnen” entre ellos.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba