Local

Vacunado tras un indigesto desayuno

Salvo que uno sea negacionista, siempre es un buen día para vacunarse contra el Covid 19. Ayer les tocaba en Salamanca a los de la quinta del 65 y ahí estuvo el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, recibiendo su primera dosis de Pfizer. El día y a la hora que le correspondía, dejando en papel mojado el anuncio realizado a finales de enero, cuando aseguró que él sería el último en vacunarse. Un anuncio demagógico y completamente fuera de lugar, ya que nadie está facultado para decidir qué puesto ocupa en la lista de vacunación.

Aparentemente sin retranca, el líder socialista, Luis Tudanca, que ayer cumplía 43 tacos, felicitó al presidente por su inmunización frente al virus. Fernández Mañueco no había iniciado la jornada con el mejor pie. Se había desayunado con la información publicada por el digital “infoLibre” en torno a la presunta financiación ilegal del PP de Salamanca mediante la que se cubrieron las cuotas pendientes de abonar por cientos de afiliados, quienes pudieron así participar en las primarias autonómicas en las que el actual presidente de la Junta vapuleó a su contrincante, Antonio Silván.

El juez instructor del caso, Juan Rollán, se apresuró a dar carpetazo al asunto, pero la Audiencia Provincial le obligó a reabrirlo y a practicar una serie de diligencias que están destapando la trama urdida para que pudieran votar en favor de Mañueco toda una legión de afiliados que no tenían derecho a participar en el proceso por no estar al corriente de pago.

Las declaraciones juradas de 39 dirigentes, cargos públicos y notables del PP salmantino asegurando que ellos aportaron el dinero necesario para satisfacer esas cuotas tienen toda la apariencia de ser más falsas que los Rolex de mercadillo. Y de ser ciertas, vulnerarían la Ley de Financiación de los Partidos, que prohíbe expresamente ese tipo de donaciones, algo que deberían saber “donantes” tan ilustres como el sempiterno diputado nacional José Antonio Bermúdez de Castro, para mayor inri ponente en su día de dicha Ley y protagonista en la campaña electoral de 2004 de aquel chusco episodio de haberse dejado olvidado un sobre repleto de dinero en metálico en una cafetería de Santa Marta de Tormes en la que se habían reunido medio centenar de candidatos, cargos públicos y militantes del PP salmantino.

“infoLibre” destaca la declaración judicial de la gerente del PP salmantino, Isabel González, quien ha manifestado su total desconocimiento de dichas declaraciones juradas, así como de las donaciones en metálico reconocidas en las mismas. Se da la circunstancia de que González es la esposa del senador Bienvenido de Arriba, principal cabecilla del sector crítico del partido alentado desde Génova. El próximo martes están citados a declarar seis de los “donantes”, entre ellos el citado Bermúdez de Castro, el portavoz adjunto del grupo popular en las Cortes, Salvador Cruz, y el director general de Análisis y Planificación de la consejería de Presidencia, Xavi Domínguez, este último estrecho colaborador de Mañueco desde sus tiempos de consejero de la Junta y alcalde de Salamanca. No lo va a tener fácil el juez Rollán para perpetrar un nuevo carpetazo.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba