fbpx
Cosas de la vida

¿Estamos ante el último cambio de hora?

El domingo 31 de octubre, a las 3 de la madrugada serán las 2

Los cambios entre el horario de invierno y el de verano siempre son objeto de polémica. Ante la llegada del nuevo horario, vuelve a plantearse el debate de si el cambio de hora es algo beneficioso.

Este año, el próximo domingo 31 de octubre, a las 3 de la madrugada atrasaremos los relojes una hora, que pasarán a marcar las 2. Con ello se da comienzo al horario que se ajusta al invierno, para aprovechar mejor las horas de luz. Con la nueva hora, a pesar de que amanece una hora antes, también anochece antes. Es decir, hay más tiempo de luz natural por las mañanas, pero menos por las tardes.

La Comisión Europea lleva tiempo debatiendo si es realmente útil el cambio de hora, y si pueden y deben tomar alguna decisión sobre ello. Tras el cambio de hora de marzo del 2019, el Parlamento Europeo votó aplazar hasta 2021 el cambio de hora. Sin embargo la llegada de la pandemia cambió las prioridades, y de momento la decisión sigue en el aire.

Uno de los motivos con que se argumenta el cambio de hora es el económico. En España, según datos del Instituto Para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) el ahorro ronda los 350 millones de euros, lo que supone un 5%. Dentro de esta cantidad, unos 100 millones corresponden al consumo doméstico, de media 7€ por hogar. El resto se dividen entre la industria y la iluminación de edificios.

El otro de los argumentos esgrimidos son los beneficios para la salud. Algunos expertos defienden que el horario de invierno mejora la adecuación entre la luz natural y el ritmo de actividad mayoritario de la población. Además, al amanecer más temprano se disfruta de luz solar al levantarse, lo cual también es beneficioso.

Clara Muñoz, doctora en Biomedicina por la Universidad de Barcelona, afirma que cuanto antes nos adaptemos al nuevo horario, mejor será para nuestra salud. En este sentido, el sueño tarda entre dos y diez días en acostumbrarse, y el llamado efecto ‘jet lag’ también durará unos días. Por su parte el cortisol y la melatonina tardarán un mes en regularse de manera natural.

Para contribuir a que nuestro organismo se adapte mejor, Muñoz da unos consejos. En primer lugar debemos levantarnos 2 ó 3 horas antes de lo habitual, de la misma manera debemos acostarnos antes de lo habitual. Debemos aprovechar las mañanas para exponernos a la luz del sol y hacer ejercicio. En lo referente a la alimentación recomienda desayunar lo antes posible, comer todos los días a la misma hora, cenar antes de las 7 u 8 de la tarde y evitar la cafeína después de las 3 de la tarde. Por último, desaconseja las siestas largas y más allá de las 4 de la tarde así como abusar de la luz artificial por la noche, tanto en la habitación como en la vivienda en general.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba