fbpx
LocalPortada

Se busca a la heroína que salvó a una mujer de un infarto

La hermana de la afectada viene desde Palma de Mallorca para contactar con ella

El pasado finde semana una mujer sufrió un infarto en una administración de lotería ubicada en la Rúa Mayor. Una heroína desconocida salvó la vida de la mujer afectada y su hermana vino desde Palman de Mallorca porque quiere conocerla.

Un grupo de turistas procedentes de Palma de Mallorca entró en la administración de lotería. El grupo compró sus boletos y de pronto uno de ellos se desplomó dentro del establecimiento. El dueño del local, José María Gómez, llamó rápidamente a una ambulancia al ver que la afectada, de unos sesenta años, no respondía.

Después de efectuar la llamada, José María Gómez salió a la calle para pedir ayuda. «Grité que una mujer había sufrido un infarto y si alguien sabía hacer una reanimación cardiopulmonar», recuerda José María.

Fue entonces cuando una chica que acababa de comprar en el local de lotería acudió de inmediato. Los acompañantes de la afectada cedieron espacio a la recién llegada y la heroína comenzó el masaje cardiopulmonar a la mujer que yacía en el suelo. «Estuvo quince minutos sin parar hasta que llegó la ambulancia», explica José María Gómez.

Cuando los servicios de emergencia se presentaron intervinieron de inmediato, y la heroína al ver que no podía prestar más ayuda se marchó. «La cruz roja, un policía local y el médico que atendió a la mujer me dijeron si conocía a la chica que había practicado el masaje cardiopulmonar, querían agradecerle su labor porque le había salvado la vida. Les respondí que no, y que ya se había marchado», manifiesta Gómez.

Al día siguiente se presentó en el local de lotería el grupo de turistas que acompañaban un día antes a la mujer afectada. «Trajeron una caja de bombones para entregárselo a la chica del masaje. Me dijeron que si la veía alguna vez se lo entregase», cuenta José María Gómez.

A los dos días del suceso se presentó en el local de José María Gómez la heroína. «Vino a preguntar por el estado de la mujer. Le entregué la caja de bombones pero no le pedí su número de teléfono o algún contacto», lamenta José María Gómez, por lo que sucedería poco después.

Y es que, al tercer día del percance, la hermana de la afectada acudió al local de lotería. Había venido a Salamanca desde Palma de Mallorca para comprobar el estado de su hermana y decidió pasarse por el lugar donde ocurrieron los hechos. «Quería ponerse en contacto con la chica que había salvado a su hermana para agradecerle su intervención. Pero claro, no tenía el contacto de aquella joven», cuenta José María Gómez.

En todo el tiempo que ha regentado este negocio, José María Gómez nunca había vivido algo parecido. «Pensé que si algún día le daba un infarto a un cliente sería porque le entregase un premio de millones de euros», concluye.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba