fbpx
Provincia

Primera movilización contra el desembalse de Almendra

España y Portugal para reducir la suelta de agua, de momento

Los municipios ribereños de las presas de Ricobayo y Almendra pidieron hoy “implicación” a la sociedad zamorana contra los desembalses programados en virtud del Tratado de Albufeira e hicieron un llamamiento a la participación en la protesta convocada para el próximo sábado, 1 de octubre, a las 12.00 horas, en la plaza de La Marina, en la capital zamorana.

Ical.- “Es la primera movilización de protesta contra el desembalse de Ricobayo y Almendra, por  los terribles efectos que ello producirá en el patrimonio hidráulico y medioambiental de Zamora.  A nuestra provincia  se le está robando el agua y esto ya no lo podemos seguir tolerando. La sociedad zamorana debe reaccionar y  decir no a este expolio que colma ya el vaso, con su ultima gota de agua”, según el comunicado firmado por el alcalde de San Cebrián de Castro y vicepresidente nacional de la Asociación de Municipios Afectados por los Embalses, Javier Aguado.

“Hacemos un llamamiento a toda la sociedad zamorana para que se movilice con nosotros y hagamos entre todos una protesta única y singular que haga de Zamora una provincia reivindicativa, que lucha por lo suyo con uñas y dientes y que no va a dejar  que nos sigan tomando el pelo de esta manera”, añadió.

En este contexto, Javier Aguado, en representación de los municipios ribereños, recalcó que “no podemos permitir que, bajo la forma de pacto o convenio internacional, se vacíen de forma impía  nuestras reservas de agua,  viendo como nuestra fauna, nuestra flora, nuestra economía, muere, sin importarle a nadie y sin que nadie resuelva nada”.

Los municipios afectados consideran que los desembalses de Ricobayo y Almendra, unidos a los incendios que asolaron la provincia el pasado verano, han provocado que Zamora se convierta en “una de las zonas más degradadas del Sur de Europa” y apostillaron: “No lo podemos permitir.  El cambio climático y la degradación del medio ambiente son una amenaza existencial a la que nos enfrentamos y los ciudadanos de a pie, los zamoranos que vivimos en esta tierra debemos decir no de una vez por todas”.

La suelta de agua

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, dijo este jueves que el acuerdo alcanzando por España y Portugal para reducir la suelta de agua de los embalse hidroeléctricos en la última semana del año hidrológico por la situación de sequía que está atravesando Castilla y León, estima “parcialmente” las demandas de los regantes del río Duero, de las provincias de León, Zamora y Salamanca. También dijo que “empatizamos” son sus demandas y puede que “no sea suficiente”.

Barcones avanzó que seguirá trabajando con Portugal para valorar las actuaciones en periodos de extrema sequía como en que estamos atravesando en estos momentos. En la Comisión de Asistencia en materia de Seguridad, los subdelegados de Zamora, León y Salamanca transmitieron las demandas de los regantes. “Empatizamos con el sentir de los regantes, las personas que su pan depende del agua del rio Duero”, dijo la delegada del Gobierno.

Un tema que se inscribe en el marco del Convenio de Albufeira que está en vigor desde hace 22 años, con el presidente Aznar y que recoge las cuencas de los ríos Miño, Limia, Duero, Tajo y Guadiana. Para atenuar los efectos de la sequía, los dos países reforzaron, en el ámbito de este convenio el mecanismo de seguimiento de los regímenes de caudales. Para reforzar la cooperación a la hora de la liberación de los caudales se realizaron reuniones mensuales desde el mes de enero, así como desde el mes de julio encuentros quincenales entre las máximas autoridades de recursos hídricos de los dos países.

Más pantanos

El portavoz de la Junta y consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, por su parte, pidió al Gobierno que rectifique y “no tenga miedo” a ejecutar infraestructuras hidráulicas adicionales para aumentar las reservas, ante el periodo de sequía vivido este año y las críticas por los desembalses para derivar parte del agua almacenada a Portugal.

En la comparecencia posterior al Consejo de Gobierno, Carlos Fernández Carriedo aseguró que el Ejecutivo autonómico se pone al lado de los ganaderos, agricultores, el sector industrial y los habitantes de la zona que se han movilizado en las últimas semanas para evitar que se enviara parte de las reservas a Portugal, en virtud del Convenio de Albufeira, suscrito por España y Portugal.

Al respecto, el portavoz consideró que se ha perdido una oportunidad para haber hecho “grandes infraestructuras hidráulicas” para lograr una “mejor” regulación de la cuenca del Duero. En su opinión, el Gobierno se mantiene en este “error” a pesar de que estos proyectos son “imprescindibles” para hacer frente a las sequías en “mejores garantías y condiciones”, tanto por parte del regadío, como del abastecimiento, las instalaciones industriales y la pervivencia de la fauna y la flora.

De la misma, animó a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y al Gobierno a rectificar y dar prioridad a estas infraestructuras, así como a buscar con Portugal “soluciones acordadas en las mejores circunstancias posibles”. Por ello, apeló al “máximo diálogo” entre todas las autoridades, porque remarcó no se puede actuar como si no hubiera había una sequía.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba