fbpx
Provincia

Los mejores ingenieros del proyecto europeo ‘Greenpeg’ visitan Aldeadávila

La iniciativa investiga la búsqueda de rocas pegmatitas necesarias para las “energías verdes”

La presa salmantina de Aldeadávila, propiedad de Iberdrola, fue elegida por los mejores estudiantes de ingeniería del proyecto europeo ‘Greenpeg’ para aprender de primera mano cómo se genera la energía hidroeléctrica. Esta iniciativa, impulsada por ocho países europeos, investiga el desarrollo de herramientas de exploración económicas y de bajo impacto ambiental para la búsqueda de rocas pegmatitas que contienen materias primas necesarias para la implementación de las “energías verdes”.

Según destacó Iberdola mediante un comunicado, esta instalación de energía limpia “sigue sorprendiendo por su grandeza y por el lugar en el que fue construida”, en una zona escarpada de rocas de granito “cuya belleza atrae a centenares de visitantes cada año” y que ya ha servido también de escenario principal en producciones cinematográficas “tan reconocidas” como la última saga de Terminator, Doctor Zhivago, ganadora de cinco Oscar y otros tantos Globos de Oro, y la española La Cabina, de Antonio Mercero. En 2016, se convirtió en protagonista de la campaña que la empresa japonesa Fujitsu lanzó bajo el lema ‘The world is your workplace’.

El jefe de la instalación renovable, Clodoaldo Rodríguez, y el director de explotación de presas de Iberdrola en la zona Oeste, Alberto Vaquero, fueron los responsables de versar a los estudiantes universitarios sobre Aldeadávila, una de las mayores centrales generadoras de energía eléctrica en España, puesto que su producción supone más del diez por ciento de la generación media hidroeléctrica del país, suficiente para abastecer a 250.000 hogares. Además, ahorra la emisión anual de 1,3 millones de toneladas de CO2. La estructura principal de esta planta hidroeléctrica figura bajo tierra, cuenta con 12 kilómetros de túneles de 12 metros de ancho por ocho metros de alto.

“Las visitas a las instalaciones de Iberdrola fueron una oportunidad única para los estudiantes del proyecto ‘Greenpeg’, no sólo para despertar aún más su interés en las energías renovables y conocer de primera mano las experiencias de los ingenieros de Iberdrola en este sector, sino también para tener presente la importancia de las materias primas en la fabricación de las infraestructuras y tecnologías necesarias para generar energía verde”, subrayó Carla Pueyo, encargada del proyecto en la Universidad de Oslo.

“Con la participación en este tipo de iniciativas, la compañía demuestra, una vez más, su compromiso con el desarrollo sostenible, la formación y divulgación de las energías renovables en las zonas donde opera, incentivando y promoviendo la colaboración entre las instituciones públicas y la empresa privada”, manifestó la compañía.

El Mirador del Fraile

Los estudiantes del proyecto ‘Greenpeg’ disfrutaron también de las vistas desde el nuevo Mirador del Fraile de Aldeadávila de la Ribera, sobre la presa del mismo nombre y con fallas de granito verticales que caen al río.
Se trata de una nueva infraestructura turística impulsada por la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Patrimonio Natural, que permite disfrutar de unas vistas “privilegiadas” del río Duero. Iberdrola, propietaria de los terrenos, los ha cedido gratuitamente para este desarrollo turístico y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad.

Esta estructura en la que destaca sobre las demás un voladizo de 12 metros que sobrevuela el río Duero ha permitido a los ingenieros noruegos gozar de una vista hasta ahora inédita de Las Arribes. Además del voladizo, se ha dado forma a un pequeño observatorio para disfrutar del paisaje y de las aves que lo sobrevuelan.

Liderazgo energético global

El compromiso de Iberdrola con Castilla y León se enmarca en la “profunda vinculación de la compañía con esta tierra, en la que nació hace más de 115 años y desde la que viene impulsando la transición energética hacia energías “renovables, limpias y competitivas” que promueven el desarrollo de una sociedad “sostenible y responsable” con el entorno medioambiental y socio económico.

La apuesta de Iberdrola por las energías limpias comenzó precisamente con la promoción de los Saltos del Duero y este compromiso, más de un siglo después, se ha materializado convirtiéndose en un “líder energético global”, el primer productor eólico y una de las mayores compañías eléctricas por capitalización bursátil del mundo.

En Castilla y León, Iberdrola es líder en el desarrollo de estas energías, con la gestión de más de 5.200 megavatios renovables, del los que 3.500 son hidroeléctricos, que consolidan a la región como la comunidad autónoma con más megavatios “verdes” instalados por la compañía en España.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba