fbpx
Castilla y León

Renault recibirá 44 millones del primer Perte que supuestamente lo excluía

Para su proyecto de un "ecosistema industrial de innovación"

El Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (Perte Vec) asignó 40 millones a Renault para el proyecto de un ecosistema industrial de innovación para este tipo de turismo que encabeza la firma del rombo, según la publicación realizada este martes por el Ministerio de Industria en base a la primera convocatoria del Plan, recogida por Ical. La cifra supone algo más de la mitad del presupuesto de la propuesta, que asciende a 74 millones de euros, y que obtuvo una calificación de 73,59 puntos, la más alta de todas.

El departamento que dirige la vallisoletana Reyes Maroto publicó el reparto de los 877,2 millones de euros en ayudas públicas que recoge la resolución definitiva de la primera convocatoria del PERTE del vehículo eléctrico y conectado que corresponde a los diez proyectos que han sido beneficiarios, entre ellos el de Renault.

La cifra supera en casi 300 millones los recogidos en la resolución provisional y movilizará inversiones por valor de 2.250 millones en el sector. Además, pronto se conocerá, tal y como anunció este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los detalles de una segunda convocatoria del PERTE, que contemplará las demandas del vehículo híbrido.

Por lo que respecta al proyecto que beneficia a Castilla y León, Renault lidera a medio centenar de empresas que se han unido en este PERTE. La iniciativa aglutinará 31 iniciativas en torno a la descarbonización, la conectividad y la movilidad como servicio.

Los socios cubren todos los ámbitos del futuro ecosistema industrial: compañías tecnológicas, energías limpias, economía circular, fabricación de vehículos y componentes, baterías, universidades y centros tecnológicos. Se distribuyen en una decena de comunidades autónomas y un 70 por ciento son pymes.

El medio centenar de socios que integran la agrupación de empresas encabezadas por Renault han presentado un proyecto tractor a la convocatoria, cuyo objetivo es convertir a España en líder de la movilidad sostenible.

Las 31 iniciativas se estructuran en torno a tres ejes: descarbonización, conectividad y movilidad como servicio. En el ámbito de la primera de ellas se incluyen proyectos relacionadas con el hidrógeno, combustibles neutros en carbono, las baterías o la reducción del peso de los materiales, entre otros.

En lo que se refiere al segundo eje -conectividad- se abordarán diferentes iniciativas relacionadas con la digitalización, la ciberseguridad, el desarrollo de las plataformas electrónicas de los vehículos o la conectividad. Un ejemplo es la iniciativa ARTUS, que presenta el diseño de diferentes infraestructuras de test para vehículos autónomos y conectados en varias autonomías.

Asimismo, en cuanto al eje de la movilidad como servicio, se desarrollarán nuevas tecnologías que permitan dotar a los vehículos de innovadoras funcionalidades.

Con esta transformación, las fábricas de Renault de Valladolid y Palencia podrían recibir la producción de modelos cien por cien eléctricos que puedan sustituir o sumarse a los proyectos ya asignados de modelos híbridos. En este sentido, España sería el segundo país que produciría vehículos eléctricos después de Francia, que tiene por ahora la exclusiva.

Renault, a la cabeza

El proyecto tractor estará liderado por Renault España S.A., empresa que cuenta en España con cinco fábricas, 600 puntos de red y 25.000 empleados, y va a suponer la preparación para el futuro tanto de las plantas españolas como de todo su ecosistema industrial y de conocimiento. Su puesta en marcha permitirá cubrir la transformación integral de la cadena de valor.

La agrupación está constituida por medio centenar de empresas que cubren todos los ámbitos del futuro ecosistema industrial, compañías tecnológicas, de energías limpias, economía circular, inteligencia artificial, ciberseguridad, servicios, fabricación de vehículos, componentes y baterías. Asimismo, hay universidades y centros tecnológicos, fomentando la colaboración público-privada.

Los socios están presentes en casi una decena de comunidades autónomas: Castilla y León, País Vasco, Madrid, Andalucía, Galicia, Valencia, Castilla La Mancha, Cataluña y Aragón.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba