fbpx
Castilla y León

La Junta guarda un minuto de silencio por los asesinatos de Valladolid

Barcones lamenta el primer caso mortal de violencia de género sobre un menor en Castilla y León, 60 mujeres desde que hay registros

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, presidió este lunes en la sede de Presidencia del Gobierno autonómico el minuto de silencio en señal de condena por el crimen de violencia de género registrado esta madrugada en Valladolid, donde una mujer de 45 años y su hija de 8 fueron asesinadas, presuntamente a manos de la pareja de ella.

Junto a Mañueco, guardaron el minuto de silencio compañeros del equipo de Gobierno como el consejero de la Presidencia, Jesús Julio Carnero, la consejera de Educación, Rocío Lucas, la consejera de Familia e Igualdad de oportunidades, Isabel Blanco, y la consejera de Movilidad y Transformación digital, María González Corral, entre otros.

En la mañana de hoy, en una entrevista en el programa radiofónico ‘Herrera en Cope’, Mañueco condenó el crimen y trasladó a los familiares de las víctimas las condolencias del Gobierno autonómico.

“El Gobierno traslada las condolencias a los familiares de las víctimas, condena esta agresión machista y estará presente en las concentraciones que se celebren”, dijo.

Minuto de silencio junto ala Delegación del Gobierno en CyL. (Ical)

 

Por su parte, la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, lamentó este lunes el primer caso mortal de violencia de género sobre un menor en Castilla y León desde que hay registros en este sentido, 2013, mientras la cifra en España asciende ya a 49 niños fallecidos por esta causa. Barcones expuso que el caso de Paloma, su madre, supone que la cifra se eleve a 60 mujeres desde 2003, la primera en 2023.

Son los casos de Paloma e India, su hija, asesinadas presuntamente esta madrugada por la pareja de la madre en un quinto piso del número 66 del Paseo de Zorrilla. “Valladolid y Castilla y León están rotas de dolor, teñidas de luto por este asesinado”, sentenció Barcones, visiblemente emocionada.

Tras guardar un minutos de silencio por este hecho a las puertas de la Delegación del Gobierno, recordó que a las 3.12 de la madrugada el 1-1-2 recibió una llamada de una persona, el cuñado del supuesto asesino, que indicó que le había llamado para contarle que había matado a su pareja y a la hija de ésta, de ocho años, con un arma blanca. A partir de ahí, la Policía Nacional desplegó todo el operativo para intentar localizar a las dos víctimas.

En un primer momento, prosiguió Barcones, los agentes acudieron al edificio, donde hablaron con los vecinos. Tras localizar a la familia de Paloma, la madre de ella acudió al inmueble, pero “la llave estaba puesta por dentro” y solo pudieron acceder con el auxilio de los bomberos. Al entrar, se encontraron con la imagen dantesca de Paloma e India asesinadas, y “a un sujeto con heridas compatibles con habérselas provocado él mismo”. Los agentes se incautaron de dos cuchillos, que en principio serían las dos armas blancas utilizadas, pero que los análisis tendrán que concretar.

Por lo que se sabe hasta el momento, según la investigación, el presunto asesino, tras acabar con las dos vidas, intentó suicidarse. Fue trasladado al Hospital Clínico, donde ha sido intervenido quirúrgicamente y está detenido. De momento, el autor no ha reconocido los hechos.

“Nos volvemos a teñir de luto por algo que es insoportable, insoportable como sociedad. Una mujer y una niña asesinadas por la violencia machista. Terrible”, exclamó Barcones, quien mencionó en varias ocasiones a India, “ese angelito que ha sido asesinado junto a su madre”. “Es la dramática situación que tiñe hoy Valladolid y Castilla y León”, continuó la delegada, que estuvo acompañada, entre otros, por la subdelegada en Valladolid, Alicia Villar; el consejero de Economía y Hacienda y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, y el jefe superior de Policía Nacional de Castilla y León, José Campesino, quien apuntó que será la autopsia y los análisis forenses y judiciales los que determinen si los asesinatos se produjeron justo antes de la llamada del cuñado o habían ocurrido tiempo antes. Por el momento, “hay que darle credibilidad a la llamada».

En la Comunidad, anualmente se registran unas 5.000 denuncias por violencia de género. Unas 3.100 mujeres se encuentran en el sistema Viogen, pero del entorno de 2.100 cuentan con protección policial.

En este caso concreto, Paloma no había denunciado y, por lo tanto, no constaba orden de protección, si bien su presunto asesino, sostuvo la delegada, había agredido a otra mujer en 2017 y “tenía antecedentes por violencia de género”.

Tres mensajes

Barcones aprovechó para trasladar tres mensajes. En primer lugar, “todo el dolor de nuestra tierra, de Castilla y León, con la familia de Paloma e India, y los familiares que estaban allí para intentar entrar en la vivienda con la Policía”. “Nadie podemos ni imaginarnos el dolor de esa madre con su hija y su nieta asesinadas. El terrible dolor de esa familia. Todo el cariño y las condolencia de su tierra”, trasladó.

El segundo punto fue para todas las mujeres víctimas de violencia, a las que aconsejó acudir a una comisaría o un cuartel y “contar a alguien la situación que vivís”, porque las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, todas las unidades de violencia contra la mujer y el 016 “están para ayudar y proteger y salir de esta situación”. “Decidnos que necesitáis ayuda porque estamos para ayudar”, instó. En este sentido, agradeció la labor de los agentes “en esta noche tan larga, muy trágica y negra”.

Por último, reclamó “unidad y firmeza de todas las instituciones y sociedad”, porque a su juicio “no cabe ni el más mínimo atisbo ni la más mínima rendija donde pueda escudarse la violencia machista”, para “acabar con este dolor que es ya insufrible, que ya no podemos soportarlo más”.

 

Noticias relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Botón volver arriba