Local

Equo pide que no se implante la línea fría en los comedores escolares

 EQUO ha denunciado este jueves irregularidades y falta de seguridad en la línea fría de catering que quiere implantar la Junta de Castilla y León en los comedores escolares cuyos alimentos distribuye la concesionaria Serunión. Ante una avalancha de negligencias la Consejería de Educación ha publicado un informe con conclusiones peyorativas sobre dicha empresa. Los ecologistas piden que no se implante la línez fría en los comedores escolares.

 

La aparición reciente de gusanos en platos de sopa de seis colegios en Castilla y León (cinco en León y uno en Segovia) y otro con gorgojos en la Rioja que era atendido por la misma empresa vuelve a abrir con más fuerza el debate de servir catering de línea fría en los colegios de Salamanca. Un hecho que no es nuevo ya que se denunciaron gusanos en sopas y en sacos de arroz en Elche, gusanos en Granada, hace dos años en Alicante y, además, en 2007 se encontró un plato con un trozo de una cuchilla en Mallorca.

La empresa Serunión que lleva 30 años trabajando con la Junta de Castilla y León deja entrever una larga lista de penosos antecedente algunos ya sancionados. Desde EQUO los portavoces Marta Santos y Alejandro Martín han denunciado un control inexistente de la calidad y una falta de inspecciones en la producción de comida de dicha empresa.

Informe

Las críticas del partido vienen avaladas por un dossier que ha publicado la Consejería de Educación el 23 de octubre de 2014 sobre el control de Serunión en la línea fría que sirve en los comedores escolares. Según Marta Santos se ha realizado una auditoría externa que refleja conclusiones como que Serunión no ha realizado una correcta gestión del incidente ocurrido en los comedores escolares donde se solicitaron analíticas y medidas internas que la empresa no ha desarrollado. Dice, además, que no se asegura la trazabilidad del sistema al no incluir los proveedores que tiene. Que se han almacenado materias primas durante todo el periodo estival. No se asegura un control sobre la insectación y cuerpos extraños porque no hay control visual, y que los resultados analíticos aportados por Serunión no se consideran aptos.

Denuncias

Desde EQUO presionan para que vuelva la cocina “in situ” en los colegios, desaprueban estas “políticas de privatización de los comedores”  a la vez que denuncian un aumento de los beneficios privados, una reducción de puestos de trabajo y una falta de compromiso local. La portavoz Marta Santos ha exigido a al Junta Auditorías externas sobre los 63 comedores en Salamanca y que se disuelva el contrato con Serunión por negligencia y falta de calidad. Además, según Alejandro se está formando una plataforma en contra del sistema de Serunión que de momento forman 7 pueblos de la provincia, pero también se recogen firmas en ciudades por España en oposición de este empresa.

 



Noticias relacionadas

Un comentario

  1. ¡Qué forma de confundir Línea Fría con negligencia del cátering!
    La línea fría se aplica de forma mayoritaria en las colectividades de toda Europa, sin problemas de calidad y con productividad. Para resolver un problema hay que diagnosticarlo correctamente. Si se diagnostica mal, es imposible (salvo que los hados tiren los dados a nuestro favor) que lo resolvamos bien.

    La Vía Fría permite:
    – Reducir costes: se compra en grandes cantidades y se elabora de forma productiva, con maquinaria para colectividades. Se elaboran todos los platos necesarios con menos inversión y coste que si se hacen en n cocinas.
    – Seguridad Alimentaria: La Vía Fría exige el envasado de los alimentos y su control de temperatura (en frío positivo), lo que garantiza la no proliferación bacteriológica. Además tiene otras ventajas, como es el hecho de que se puede almacenar producto envasado sin pérdida de calidad por unos días, permitiendo afrontar variaciones de consumos con mejores garantías.
    – Con la vía fría se tira muchísima menos comida.

    En contraposición, la Vía Caliente implica:
    – Cocinar en caliente y entregar en caliente, con una fortísima presión en tiempo (se ha de consumir en las dos horas siguientes a la elaboración), con un alto coste en transporte, un alto riesgo de contaminación (a temperatura ambiente y tibia los patógenos proliferan exponencialmente), alto riesgo de fallos de calidad y altos costes laborales. Además, lo que no se consuma se tira necesariamente.

    La alternativa que parecen proponer en EQUO es volver a las cocinas en los colegios, que sería como una Vía Caliente local. Pero… ¿ya saben los costes que supone eso? A mí también me gustaba, en las casas pudientes de antaño, cuando había una cocinera a mi disposición para pedirle lo que fuera cuando fuera, y de una calidad maravillosa… pero esos tiempos han pasado, y estamos en crisis. Y ni aún estando en crisis tendría sentido económico tener una cocina en cada colegio. Quizá convendría comunicar a todos los nostálgicos los costes que supone tener esa cocina, y traspasárselos. Si quieren y pueden pagarlos de su bolsillo, adelante entonces. No negaré yo las ventajas de la cocina local en cuanto a proximidad, calidad, variedad, etc.
    Pero no me olvidaré de sus desventajas: desigualdad (colegios con buena cocina vs colegios con mala cocina… ), coste, y los mismos riesgos que cualquier cocina.

    Confundir cocinas centrales con vía fría es un error (para nuestra desgracia, muchos caterings trabajan con cocinas centrales y vía caliente, lo que no aporta una gran ventaja respecto a la vía caliente local).

    Y respecto a la problemática del catering que se menciona… me parece muy bien que se revise el contrato y que se les exija responsabilidades y un análisis de las causas de esos incidentes intolerantes, más establecer controles. Pero absolutamente ninguno de esos incidentes es endémico al concepto de la Vía Fría o una cocina central. Si acaso, esos riesgos se ven minimizados merced a poder centralizar los controles tanto sobre materias primas como sobre la elaboración. Así que andar hablando de caterings y Vía Fría como si fuesen lo mismo es hacer un flaco favor a una resolución del problema.

    Cabría preguntarse, como se ha dado en más de una ocasión, si no ha habido un sabotaje intencionado (provocado quizá por un injusto tratamiento al personal, o quizá por una insana aversión a la eficiencia). Pero lo mejor que podemos hacer para resolver el problema, que es dar de comer con calidad a nuestros chavales en nuestros colegios, es analizar cuáles son las alternativas y no saquemos conclusiones confundiendo términos y causas de los problemas.

Deja un comentario

Botón volver arriba